Noticias De Bariloche

Vuelve Belén Álvarez con “Sagrada Familia”

Lejos del ritmo agotador que se impuso unos años atrás, la cantante elige y planifica cuidadosamente cada presentación. La próxima tendrá lugar el próximo viernes, en Salón Araucanía.

Belén Álvarez insiste en cultivar el perfil bajo que eligió transitar unos tres años atrás pero, un par de veces por año, vuelve a las andadas. El viernes que viene (29 de marzo), desde las 21, estaremos frente a una de esas ocasiones, cuando en Salón Araucanía debute “Sagrada Familia”, un proyecto que la tiene como impulsora y figura estelar, en compañía de varios de los alumnos de la Academia Artística Musical Integrada (AAMI).

“Es un proyecto, que nace de mucho trabajo, lo realizo con alumnos míos que están en el último año de secundario y muchos en el último año de Canto, porque después se van de la ciudad y me abandonan”, lamentó la joven cantante, con una sonrisa. “Es una promesa que estoy cumpliendo porque, en algún momento, les dije: ‘cuando ustedes estén cantando con todo, con el cuerpo, el alma y el corazón, yo voy a procurar que la gente los conozca…’ Así que es el cumplimiento de la promesa”, subrayó.

En la Redacción de El Cordillerano, Álvarez precisó que “en esta ocasión, son cuatro de mis alumnos del nivel avanzado pero es independiente de la escuela, una producción mía. Nos vamos a presentar en Araucanía y la banda, también está integrada por adolescentes, entre ellos, mi hijo, aunque no va a poder tocar en esta oportunidad porque está recién operado. Lo trasplantaron de córneas hace diez días pero bueno, salió todo así”. En definitiva, serán de la partida Eliana Hecker, Leandro Vargas, Micaela del Giudice, Nicolás Avilés, Rodrigo Lostra (guitarra), Guillermo Lostra (guitarra) y Tomás Muller (batería). Además, habrá dos músicos invitados: Juanjo Almonacid (batería) y Néstor Cheuquean (bajo).

El nombre del espectáculo se explica porque “con algunos de estos chicos, nos conocemos hace más de siete años, tienen 16 o 17,  así que llegaron a mí cuando eran chiquitos y yo tenía siete años menos que ahora (risas). Al vernos todas las semanas, se teje un vínculo hermoso porque es lo que siempre procuro en mis clases o encuentros, que no sea sólo cantar o transmitir un conocimiento, sino establecer un vínculo que exceda las cuestiones académicas. En muchas ocasiones, sucede que me termino haciendo amiga de los padres, de la familia y, entonces, nos terminamos integrando. Nuestra escuela es un emprendimiento familiar, entonces todo fluye en esos términos. Por eso ‘Sagrada Familia’, porque el vínculo excede la sangre y nos cuidamos, nos queremos y nos necesitamos, como una familia”, ejemplificó.

El desafío 

Sobre el escenario, “el hilo conductor del repertorio sería el desafío. Propuse muchas de las piezas que se van a hacer y ellos terminaron negociando, pero todas representan un desafío vocal importante, también en cuanto a la interpretación. Tenemos piezas de Queen, de Mercedes Sosa, de George Benson, van a hacer un canción mía… También algunas cosas latinas y clásicos de Led Zeppellin o AC/DC, siempre cantados por los chicos, así que va a estar espectacular”.

Desde ya, Belén despuntará el vicio. “Yo canto con ellos, ellos cantan a dúo, cada uno tiene su momento individual y después cantamos todos juntos. Este es un proyecto personal mío que espero poder prolongar, sería muy extenso explicar ahora todo lo que tengo en la cabeza pero este es un comienzo, un proyecto que va a continuar. La idea es que la familia se agrande, que vengan otros chicos con diferentes talentos y dones, que esa familia pueda crecer”, anticipó.

No se trata de un asunto puntual. “Me encantaría poder pensar una Sagrada Familia numerosa, con muchos cantantes y con una banda totalmente integrada por adolescentes, el rango de edad que más ocupa mi trabajo como docente. Disfruto de darles clases, disfruto estar con ellos, extraigo su juventud (risas) y la verdad, espero que esto puedo continuar”, confió la cantante, una “veterana” de 36 años. “Este es un primer encuentro y ya quedan muy pocas entradas, así que, antes de fin de año, seguramente haya otro concierto”, adelantó. El convite queda formulado.

Reflexiva pero inquieta

Junto a “Sagrada Familia”, “estoy cerrando otro proyecto para poder presentar algo solista pero, como te decía recién (antes de que se prendiera el grabador), estacionar es un lío en todos lados y el tiempo de las personas está colapsado. Entonces, también resulta difícil hacer música con gente por los horarios y las combinaciones de las cosas. Cuando no se dan esos términos, termino disfrutando poco porque no hay tiempo para ensayar, no hay tiempo para producir, no hay tiempo porque todos tenemos otras ocupaciones. Si puedo planificarlo y saber que voy a poder hacerlo tranquila, calculo que lo llevaré a cabo. Muchos de los músicos decimos que la música es el arte de combinar los horarios, además de los sonidos (risas)”.


Integrantes de la Sagrada Familia.

A pesar de la vorágine generalizada, Belén Álvarez tiene margen para cobijar nuevas creaciones. “Siempre encuentro un ratito, la tecnología ayuda bastante… Cuando tengo una idea la puedo capturar al instante, tengo cientos y cientos de grabaciones que, en algún momento, sé que algo voy a hacer. También paso mucho tiempo al piano, cuando estoy esperando alguna clase o después, siempre reservo un tiempo. La situación con Tomás también va a llevar mucha dedicación y cuidados, empezamos el año agradecidos pero son muchas cosas y necesito estar presente en todas. Así que prefiero ir cuidada con muchas cosas y ser más consciente al proyectar”, avisó. Cuidada y consciente, pero irá.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.