Inicio Bariloche y la Región Un inventario reveló los misterios de los glaciares del cerro Tronador

Un inventario reveló los misterios de los glaciares del cerro Tronador

Compartir
Publicidad

Los glaciares Manso (conocido como Ventisquero Negro), Castaño Overa y Alerce conforman el manto de hielo que desde lejos se puede ver en la cima del monte Tronador. Estas formaciones forman parte de los 16.986 glaciares de la Cordillera de los Andes en Argentina que ubican al país entre los 15 con mayor superficie de hielo en el mundo.

El inventario de glaciares es el primero realizado por el Instituto Nacional de Niveología, Glaciología y Ciencias Ambientales, y fue presentado esta semana por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman.

En el estudio de analizan los glaciares de la Patagonia Norte que generalmente son de tamaño medio a chico y que la mayoría no había sido estudiado hasta el momento.

En esta zona hay una superficie de 138,88 km2 de superficie de hielo, la mayor parte está en el Monte Tronador y en el Volcán Lanín.

Los glaciares más comunes de la región “son de tipo de montaña con numerosos cuerpos de hielo y nieve, pequeños y aislados, y solo algunos glaciares de valle y descarga”, detalla el informe que fue difundido por el Ministerio de Ambiente.

Te puede interesar: Primer inventario de glaciares: hay 16.000 en la Coordilera

Toda la cuenca del río Manso ocupa una superficie de 2.817 km2, en la cual se inventariaron 104 glaciares, que ocupan un área de 19,69 km2 (0,69 % de toda la cuenca). Se encuentran allí glaciares descubiertos (los visibles de la cima del Tronador) que cubren el 81% del área, manchones de nieve perenne llamados glaciaretes (12%), glaciar cubierto (ocupa el 6% del área, es el conocido como Ventisquero Negro, reconstituido a partir de los desprendimientos del glaciar Manso) y glaciares de escombros (1% del área).

El hielo descubierto abarca desde los 1.200 msnm hasta los 3.200 msnm “debido a que cubren inclusive las laderas más altas del Monte Tronador”, detalle el informe que precisa que para los glaciaretes (o manchones de nieve) el rango varía desde los 1.300 hasta los 2.300 msnm. En el caso del hielo cubierto, se ubica de los 980 a los 1.374 msnm (Ventisquero Negro).

En retroceso

Según el inventario, el glaciar Río Manso, conocido como Ventisquero Negro, en la zona de Tronador, “es uno de los glaciares más fácilmente accesibles de Sudamérica”. La parte superior desciende desde la cumbre de Tronador y está formada por hielo limpio pero se encuentra interrumpida por acantilados de cientos de metros que generan avalanchas y desprendimientos (que son los que le dan el nombre al cerro Tronador, por los estruendos que provocan).

El material de estas avalanchas que caen alimentan a la lenga inferior reconstruida del glaciar, “la cual transporta una importante carga de detritos y rocas que le confiere un aspecto sucio”.

El inventario precisa que de 150 años a esta parte, la lengua inferior “adelgazó significativamente”. “En las últimas décadas la lengua inferior del glaciar ha experimentado una pérdida significativa de hielo”, precisa el informe.

El glaciar Castaño Overa, que se encuentra unos pocos kilómetros al este del glaciar Río Manso, hasta mediados de la década de los 80 tenía una parte inferior que “era un cono de hielo regenerado por debajo de un acantilado de 200 metros de altura, el cual podía ser visitado por medio un sendero, pero en las últimas décadas este cono se ha desintegrado casi por completo”.

“Este glaciar al igual que le resto de los glaciares argentinos del Tronador registra un pequeño re-avance durante la década del ’70”, señala el informe que recuerda la rotura que se produjo en mayo de 2009 y que provocó graves trastornos en el área de Pampa Linda, con un aluvión sin precedentes que en 3 horas “descargó un volumen de agua de aproximadamente 10 millones de metros cúbicos, con caudales pico de unos 4.100 m3 por segundo”.

Leer mas

Publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here