Noticias De Bariloche

Qué se puede esperar tras el acuerdo PSOE-Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias (REUTERS/Sergio Perez)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias (REUTERS/Sergio Perez) (SERGIO PEREZ/)

No pasarán. Como si fuera una reedición de aquella vieja consigna republicana, la izquierda española tomó nota de los resultados de los comicios del pasado domingo 10 de noviembre y lograron alcanzar el acuerdo que no habían conseguido en la legislatura anterior, donde el bloqueo interfuerzas provocó la nueva convocatoria a elecciones.

Los resultados de los nuevos comicios expusieron un claro avance de la derecha del Partido Popular, y un explosivo aumento de legisladores de la ultraderecha de VOX. La izquierda hizo a un lado lo que los separaba y decidió levantar un dique de contención a esta situación. En el preacuerdo dado a conocer lo dicen de manera clara: “Ambas formaciones (PSOE y Unidas Podemos) comparten la importancia de asumir el compromiso en defensa de la libertad, la tolerancia y el respeto a los valores democráticos como guía de la acción de gobierno de acuerdo con lo que representa la mejor tradición europea”. Esta es la razón de ser del acuerdo.

Apenas 48 horas después de las elecciones, el PSOE e Unidas Podemos anunciaron que habían arribado a un preacuerdo de gobierno para garantizar un Gobierno progresista de coalición que sitúe a España como referente de la protección de los derechos sociales en Europa.

Es un gran paso el que han dado las principales fuerzas de izquierda españolas, y si bien es imprescindible, no es suficiente para la formación de gobierno. El PSOE y Unidas Podemos acumulan juntos 155 escaños, 10 menos que si el acuerdo se hubiera alcanzado en la legislatura anterior y aún por debajo de los 176 para constituir mayoría. ¿Gobernará en minoría el acuerdo de izquierdas? ¿Será ungido gobierno con la abstención de las fuerzas regionalistas? ¿Se sumarán los nacionalistas centrífugos al acuerdo de gobierno? ¿Se intentará reeditar el lejano acuerdo que expulsó a Mariano Rajoy de la Moncloa?

Un rápido repaso indica que VOX se opondrá al programa de gobierno que se presente como resultado de este acuerdo. El Partido Popular podría abstenerse, aunque su recuperación en las urnas prevea que oponga mayor resistencia. El restante partido nacional de derecha Ciudadanos, tuvo una abrupta caída lo que lo sitúa casi sin margen de maniobra propio. Entre los regionalistas Esquerra Republicana de Catalunya y la CUP catalana no se sumarán al acuerdo, aunque sí podría contar con la ayuda de Coalición Canaria y el PNV, que históricamente han acompañado la formación de gobiernos. Sin embargo, no queda en claro aún que se alcance el número mágico de 176 votos para obtener el respaldo de la mayoría del pleno, quizás apuesten a obtener más síes que noes y establecer negociaciones puntuales para cada política a implementar.

La clave estará en el desarrollo del punto 9 de un acuerdo de 10 puntos, ya que tras una sucesión de lugares comunes entre el progresismo y del que difícilmente cualquier fuerza de izquierda podría dejar de rubricar, en este apartado se afirma: “Garantizar la convivencia en Cataluña: el Gobierno de España tendrá como prioridad garantizar la convivencia en Cataluña y la normalización de la vida política. Con ese fin, se fomentará el diálogo en Cataluña, buscando fórmulas de entendimiento y encuentro, siempre dentro de la Constitución. También se fortalecerá el Estado de las autonomías para asegurar la prestación adecuada de los derechos y servicios de su competencia. Garantizaremos la igualdad entre todos los españoles”.

Se plantea entonces el debate acerca de la (re) construcción del Estado español y su razón de ser. Por un lado la propuesta de esta mayoría para ahondar el camino de las comunidades planteado a partir de la Constitución de 1978, tal como se vislumbra en el preacuerdo, frente a quienes entienden que el statu quo es un corset para las fuerzas independentistas.

Decía Albert Einstein que “locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando obtener resultados diferentes”. Los líderes del Partido Socialista y de Unidas Podemos entendieron el mensaje de las urnas y el avance de la ultraderecha, tomaron nota e hicieron lo que debían hacer para intentar impedir su avance. No fueron locos, en términos de Einstein, puesto que no replicaron el bloqueo de la legislatura pasada, habrá que explorar hasta qué punto deciden hacer locuras para crear un nuevo camino, y con quienes están dispuestos a caminarlo.

El autor es licenciado en Ciencia Política y magister en Estudios de la Unión Europea. Twitter: @eduardorivas07. Blog: https://principedelmanicomio.wordpress.com/

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.