Noticias De Bariloche

Por no reconocer a su hijo pagará 180.000 pesos

(VDM Noticias) Un fallo del fuero de Familia de Cipolletti condenó a un padre a pagarle 180 mil pesos a su hijo en concepto de daño moral por no haberlo reconocido.

La sentencia consigna que la madre tuvo que transitar un juicio de filiación y otro en el que reclamó alimentos. El niño consiguió llevar el apellido del progenitor 5 años después de haber nacido y por una orden judicial.

La sentencia de la jueza Marissa Palacios -que aún no está firme- consigna que el progenitor no reconoció espontáneamente al niño a pesar de que en medio del proceso la pericia de ADN determinó que una probabilidad de vínculo filiatorio “superior al 99,99%”.

El reconocimiento se hizo recién el 20 de agosto de 2015 cuando una sentencia ordenó el registro del niño con el apellido paterno. Para ese entonces ya habían transcurrido cinco años desde su nacimiento.

Respecto de la pericia de ADN la magistrada consideró que “una vez obtenido este resultado, el demandado, nada hizo a los efectos de que su hijo pudiera ejercer su derecho a la identidad, sino que F. debió esperar al dictado de la sentencia para materializar dicho derecho de raigambre constitucional”.

“Ha quedado demostrado que la conducta del demandado ha sido conteste se ha mantenido renuente en el cumplimiento de su deber, implicando que la actora debió transitar todas las etapas del trámite de filiación para lograr su pretensión. Y sostengo conteste porque la Sra. N., no sólo debió recurrir a la protección judicial en pos del ejercicio del derecho de identidad de su hija, sino que también debió accionar a los efectos que el demandado cumpla con su obligación alimentaria”, señala el fallo.

En ese marco, la jueza recordó que, el niño tiene “derecho a gozar del emplazamiento familiar que se corresponda con su realidad biológica en virtud de lo dispuesto por los arts. 7 y 8 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, Niña y Adolescentes” y “el padre tiene el deber jurídico de reconocerlo, pues el hecho de que el reconocimiento sea un acto voluntario y unilateral no lo convierte en discrecional, y no queda librado a la autonomía privada del sujeto reconociente”.

“En ese sentido, quien incumple con el mentado deber jurídico conociendo la existencia de un hijo suyo debe responder ante los daños ocasionados”, subraya el fallo.

En función de esos argumentos, la jueza impuso la condena de daño moral por el monto de 180 mil pesos.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.