Inicio Bariloche y la Región Para la querella, Carrasco murió en una emboscada policial

Para la querella, Carrasco murió en una emboscada policial

Publicidad

Nicolás Carrasco fue víctima de una emboscada de un grupo de policías, según la hipótesis de la abogada querellante Marina Schifrin, quien avanzó en la teoría de que los uniformados en un “accionar planificado” iban tras otro joven que había sido testigo clave del crimen de Diego Bonefoi esa madrugada, muerto en un caso de gatillo fácil.

Carrasco fue herido gravemente con cuatro disparos de postas de plomo entre las 16:21 y las 16:26 del 17 de junio de 2010. Cayó tendido junto a Lucas Gallardo, en la puerta de la vivienda de este joven, que era un testigo clave del asesinato de Bonefoi.

La querella agregó que la vivienda de Gallardo había sido atacada durante el día, como varios testigos y parte de la pericia señalaron en el juicio y argumentó: “podemos pensar que hubo un hecho que fue planificado. Se debería haber investigado”. Pese a que no se pudo precisar quién fue el autor material de la muerte de Carrasco, Schifrin dio por probadas las “omisiones” y “responsabilidades” de los exjefes policiales y por eso pidió que se condene a 6 años de prisión efectiva e inmediata a los exjefes policiales Jorge Carrizo, Fidel Veroiza, Argentino Hermosa, Jorge Villanova y al exsecretario de Seguridad, Víctor Cufré. (Ver aparte).

La querella avanzó en la posible existencia de acciones coordinadas de un grupo de policías que utilizaron postas de plomo, lo vinculó al crimen de Bonefoi y al hecho de que el autor de ese homicidio fue un agente de la Policía de Río Negro, el cabo Sergio Colombil, quien prestaba funciones en la Comisaría 28.

“Los policías agitaron el conflicto y mucho tiene que ver que tenían un camarada preso, no lo veían como un hombre que mató a un niño, lo veían como un camarada en desgracia”, afirmó Schifrin e insistió en la “desorganización” y “desproporción” del operativo que tuvo como objetivo “resguardar la comisaría 28”, donde hasta el mediodía estuvo detenido el cabo Colombil.

Varios testigos, incluso uno de los comisarios imputados, indicó que la orden era preservar la comisaría ante una posible quema o asalto por parte de los manifestantes, algo que fue cuestionado por la abogada quien se preguntó: “¿Si el objetivo era proteger un bien patrimonial por qué buscaron balas de plomo, por qué no buscaron vallas?”.

La querellante señaló también que en el juicio hubo policías que se remitieron a la falta de memoria para no responder. “Los policías tienen un pacto y es un pacto que no colabora con la verdad y la justicia”, afirmó y pidió al tribunal que la fiscalía investigue los delitos de encubrimiento, incumplimiento de los deberes de funcionario público y homicidio doloso. En su alegato, la abogada pidió que otros dos policías sean investigados. Se trata de Fernando Manquenao quien admitió haber utilizado postas de plomo y haber trasladado cajas con esas municiones, y Mariela Bazán que “recolectó prueba” ya que distribuyó y luego levantó casquillos de municiones. También pidió investigar por encubrimiento al entonces jefe de Prosegur, Norberto Barridón.

Leer mas

Publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here