Noticias De Bariloche

Millones de jóvenes, un solo grito y mucho por hacer

La marcha en EEUU (AFP)
La marcha en EEUU (AFP)

Cuatro millones de pibes liderados por la pequeña gigante Greta Thunberg son uno: un mismo grito que recorre el planeta. Su mensaje es claro y contundente, y va dirigido a los líderes mundiales: “Hagan lo que tienen que hacer y háganlo ya”.

Parece una idea sencilla, pero que ha sido esquiva para quienes, durante décadas, se las han arreglado para patear para adelante las decisiones destinadas a combatir ese enorme flagelo conocido como calentamiento global.

El fenómeno del cambio climático no es nuevo, pero sus consecuencias se han acelerado y, a menos que logremos mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de 1,5° C, los próximos años serán mucho peores. Esto lo planteó la comunidad científica, lo replicaron más tarde los organismos internacionales, y ahora llega a oídos del mundo a través de los movimientos de jóvenes.

Este nuevo grito, se hace escuchar justo en el momento en el que aparecen liderazgos y expresiones políticas encarnados en personas que, aunque conocedoras de la situación, pretenden ignorarla abiertamente, bajo el argumento de que tomar medidas de control climático podría perjudicar a la economía.

Por eso mismo, muchos se preguntan: ¿es el cambio climático un problema que deba movilizar también a la argentina? ¿Es posible que un país que padece una enorme crisis económica y que acaba de declarar la emergencia alimentaria deba preocuparse también por el cambio climático?

La respuesta es que todo es parte del mismo problema. Somos un solo y único planeta y lo que suceda en un lado generará necesariamente consecuencias en el otro. Sin embargo, podemos estar seguros de que los impactos del cambio climático, se sentirán primero y más fuertemente en los países menos desarrollados y sobre todo en los sectores más vulnerables de sus poblaciones.

Por eso, el desafío que tenemos por delante es hacer que ese grito mundial pueda plasmarse en cambios concretos, que con un fuerte accionar global pero también local, consiga modificar los actuales modelos de producción, consumo y acumulación, los mismos que nos han llevado a la crisis climática que hoy padecemos.

La solución está en el origen del problema. El grito, hoy, en las gargantas más jóvenes. El desafío y la responsabilidad por lo que vaya a suceder, en manos de todas las generaciones.

El autor es director ejecutivo de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN)

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.