Noticias De Bariloche

La investigación que llevó a un hombre a juicio por 22 casos de ciberacoso

“Me parece una perversidad terrible y estamos peleando para obtener una máxima condena”, resumió el fiscal Martín Govetto acerca de una investigación que identificó a un hombre, con domicilio en Bariloche, como el atacante de al menos 22 niñas y adolescentes, quienes eran obligadas a enviar fotografías y videos.

Govetto encabeza un equipo que hace cinco años se capacita en cibercrimen en el Ministerio Público Fiscal. Para este caso el proceso de identificación demandó unos dos años a partir de una serie de alertas especiales que llegaron desde Estados Unidos y desde la fiscalía de Buenos Aires.

“Empezamos a ver qué modus operandi se repetía”, comentó acerca de los pasos previos a conocer que se trataba de la misma persona una y otra vez. Sin embargo hacia finales de 2017 las denuncias realizadas por cinco padres, cuyas hijas se animaron a contar lo que les estaba pasando, permitieron confirmar algunos patrones de conducta del atacante.

A partir de ese instante comenzó una carrera contra el tiempo que finalizó en agosto del siguiente año, momento en el que los investigadores pudieron determinar quién era la persona que contactaba a las niñas. “En septiembre entramos con todo y lo neutralizamos”, resumió el fiscal acerca del operativo.

Cómo trabajaba el atacante

Govetto comentó que desde un inicio buscan reforzar que estas situaciones surgen a partir de algo que un adulto les hace a sus víctimas. “Les hace cosas que las afectan gravemente. Es una persona que ataca a niñas y adolescentes sin ningún contacto físico. Siempre escondido atrás de una computados, un teléfono celular y las redes sociales”, describió.

El acusado operó todo el tiempo desde Bariloche aunque se puede hacer desde cualquier parte del mundo, por lo que las víctimas pueden estar en cualquier lugar. Algunas de las identificadas se encontraban en la ciudad, otras en el resto del país y también en otros países “con una estrategia y una preparación que realmente asombra”.

El fiscal confió que se trató de una persona con conocimiento para no ser detectado y por ello el equipo judicial desarrolló su estrategia durante 10 meses hasta que el atacante cometió un error. “Él entendía que podía ser detectado y todo el tiempo estaba buscando estrategias para que eso no ocurra”, reveló sobre el comportamiento.

Grooming Argentina

Para el especialista es muy importante poder brindar información y reconocer que se trata de un problema grave. “No solamente queda en el Grooming, es un delito cuya escala no es tan alta comparado con otros delitos que se pueden cometer”, explicó y dijo que el caso local fue más allá del contacto por medios informáticos a menores de edad sino que avanzó a otros delitos sexuales como producción de pornografía infantil, delitos de corrupción o promoción de corrupción de menores.

Govetto, quien insistió en que solicitará la pena más alta, dijo que los hechos denunciados tienen una escala penal de 10 años como base, más alta que un homicidio teniendo en cuenta que el agresor nunca tuvo contacto físico con las víctimas pero que el perjuicio que ocasiona “es inmenso”.

La metodología que siguió el hombre incluyó perfiles falsos como un niño o niña de la misma edad que la víctima, que comparte gustos y amigos en la etapa de fidelización. Luego avanzó con la etapa de seducción para finalizar en el acoso “de una manera brutal”.

En este caso lo que hacía este hombre era pedirles a sus víctimas que se tomen fotografías y se las enviaran. Las niñas y adolescentes creían que le mandaban videos y fotos a una amiga.

“Acá hay un culpable que es este hombre. No son las niñas o adolescentes que enviaron las fotos. El hombre realizó todo este despliegue de seducir y en muchas ocasiones amenazar para obtenerlo”, remarcó el fiscal.

Govetto explicó que, a diferencia de lo que suele suceder, este hombre no distribuyó el material por lo que el material se mantiene en resguardo. Comentó que el proceso parte de la acusación de 22 víctimas de Bariloche mientras que otras tantas no pudieron ser identificadas por estar en otras localidades.

Agregó que el acusado está con prisión preventiva desde diciembre. “Pretendemos que no recupere su libertad”, aseguró sobre un padre de familia que llevó consternación a sus allegados dado que su comportamiento lo mostraba “como un buen vecino”.

*Ante consultas o denuncias se encuentra disponible el equipo de cibercrimen en la Fiscalía ubicada en Otto Goedecke y Anasagasti. Los especialistas ofrecen información y se encuentran preparados para adoptar la estrategia más adecuada.

También la Comisaría de la Familia trabaja en la temática e incluso realiza charlas sobre Grooming en distintos puntos de la ciudad.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.