Noticias De Bariloche

La feria de las vanidades

(Foto: Nicolás Aboaf)

La presentación del libro de Cristina Kirchner aportó más miedos que definiciones. Y reacciones varias, desde los que imaginaban mancillado el prestigio de la Feria hasta los jefes de las barras bravas del oficialismo que salieron a continuar sus clases de ética, olvidando o negando sus propios descalabros.

Cristina invocó favorablemente a Gelbard ahora, cuando nunca lo hizo gobernando. Carlos Leyba, en una nota periodística publicada recientemente y que recomiendo, explicó en con solvencia los esfuerzos y logros de aquella coyuntura. Yo le agrego este pensamiento: nuestro problema no es la ideología, ni el peronismo, ni el radicalismo ni el liberalismo siquiera, es la impotencia de gestar un proyecto colectivo, eso que marca el rumbo y construye el destino de todos los pueblos con voluntad de ser nación.

Es el único camino, y por ahora no forma parte de ninguna plataforma política con posibilidades de triunfo. Necesitamos asumir la realidad, es la única manera de enfrentarla y resolverla. Estamos en tiempos de hacerlo.

La política hoy habla de todo, menos de la producción de riqueza y de su distribución, de generar trabajo y dejar de endeudarnos solo para que los grandes beneficiarios de las privatizaciones puedan llevarse sus supuestas ganancias. Ocupamos el triste lugar de ser una de las pocas sociedades que retroceden, que se sumergen en la miseria sin siquiera lograr detener esa tragedia.

Hasta algunos intentan echarle la culpa a la modernidad, a la tecnología o hacerse los distraídos y negar los hechos. La dimensión de las tasas de interés marca sin lugar a dudas la primacía del dinero sobre el esfuerzo. No es necesario haber estudiado economía para entender que con esas cifras las finanzas le imponen sus reglas a la producción.

Macri insiste en la frase de “no hay otro camino”. Pero queda la sensación de que sus intereses personales, de grupo o de clase poco o nada tienen que ver con el destino colectivo. Entre la feria de las vanidades K y la obstinación macrista por el fracaso neoliberal, estamos nosotros. Y estamos perdiendo.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.