Noticias De Bariloche

La docente que denunció que fue torturada se negó a declarar durante su indagatoria

“Ollas no”, acusó Corina de Bonis que le escribieron en su abdomen en septiembre pasado

Corina De Bonis, la docente que había denunciado torturas tras una serie de ollas populares realizadas el año pasado en Moreno durante el reclamo por mejoras edilicias en escuelas de la zona, fue indagada este jueves por la Justicia.

Sospechada de haber inventado los hechos, la mujer, que está procesada y acusada por los delitos de falsa denuncia y falso testimonio, se presentó en el despacho del fiscal Leandro Ventricelli, que la imputó, pero se negó a declarar y volvió a su casa.

A partir de varias pericias, que incluyeron la observación de cámaras y escuchas telefónicas, los investigadores creen que De Bonis habría mentido cuando el 12 de septiembre del año pasado denunció su secuestro y tortura por parte de tres hombres que la subieron a un auto, la golpearon, la amenazaron de muerte y, antes de liberarla, le marcaron con un punzón en su abdomen “Ollas no”.

Pero 223 días después de aquel día de septiembre los investigadores llegaron a la conclusión de que todo hace indicar que De Bonis miente, dado que no existe coincidencias en tiempo y espacio respecto de su relato. Por eso la empleada del Centro Educativo Complementario (CEC) 801 de Moreno fue procesada el 23 de abril pasado y citada a indagatoria para este jueves 2 de mayo.

Lo mismo ocurrió con la vicedirectora de ese establecimiento, María Fuentes, sobre quien también pesa la acusación de “falso testimonio” por haber indicado que recibieron un llamado intimidatorio que, según se habría comprobado, lo hizo la propia De Bonis.

Corina de Bonis denunció haber sido torturada por “tres hombres” en un auto
Corina de Bonis denunció haber sido torturada por “tres hombres” en un auto

De Bonis asistió a la oficina del fiscal pero tras negarse a declarar regresó a su casa, ya que los delitos que se le imputan son excarcelables (porque la pena prevista en el Código Penal no supera los tres años de prisión).

Ventricelli le hizo saber a la mujer las contradicciones que existen entre su relato y las pruebas. O mejor dicho, la falta de estas.

De Bonis aseguró que el 23 de agosto de 2018 había existido una amenaza en el CEC donde trabaja, pero sólo se comprobó una llamada telefónica de 93 segundos de duración donde no existió ningún mensaje intimidatorio. Los investigadores detectaron que la que hizo la llamada fue la propia docente.

Respecto del hecho presuntamente ocurrido el 11 de septiembre pasado, la fiscalía llegó a la conclusión de que no existió. De Bonis había denunciado que fue “secuestrada” en la esquina de Tablada y Lugones. Pero se recuperaron las imágenes de tres cámaras de la zona y no se observa en estas más que a la docente caminando sola y tranquila.

Tampoco se detecta el paso de algún vehículo parecido al que ella describió como el que usaban sus captores. Por supuesto, menos se ven imágenes de un secuestro o violencia.

El hecho había generado el repudio del ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro
El hecho había generado el repudio del ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro

Uno de los policías que tuvo la tarea de mirar las cámaras descartó que los secuestradores la hayan “arrojado” sobre calle Tablada, en la esquina La Piedad, como ella contó. Y aseguró que en las imágenes se ve a la docente pasar “en forma alineada tanto en su cabello y prendas”. Para este oficial de la Bonaerense el evento en cuestión “no se habría producido en el lugar del hecho y en las secuencias narradas por la víctima”.

Paralelamente, personal de la Brigada de Investigación de Moreno/General Rodriguez agregó su análisis de las filmaciones al expediente. “Se puede concluir la imposibilidad de que el suceso en estudio pueda haber ocurrido en ese lapso temporal y en el lugar indicado”, dice el informe.

Los agentes contactaron a las dos personas que aparecen en las tomas caminando delante de De Bonis y declararon que no observaron ningún auto como el que la docente describió ni escucharon “gritos, frenadas, circular de vehículos a alta velocidad, ni ruidos de pelea”.

En ese sentido, la División Tecnologías Aplicadas de Policía Federal reveló que la maestra no tiene golpes en su pómulo derecho, tal como había indicado en su denuncia. También analizó la cinta asfáltica de la calle Tablada y concluyó que la caligrafía marcada en el abdomen de De Bonis hubiera sido difícil de hacer sobre esa calle, dada la irregularidad del terrno:  “No sería posible una escritura perfecta”, remarcaron.

Y además coincidieron con sus colegas bonaerenses en que no se visualizó la presencia del vehículo en el cual se llevara a cabo la supuesta agresión. Explicaron que, en base al cálculo matemático de distancia y tiempo recorrido por el supuesto auto de los secuestradores, “habría que suponer que la víctima en ningún momento detuvo su marcha”.

La gobernadora Vidal también se manifestó en su momento contra el ataque a De Bonis
La gobernadora Vidal también se manifestó en su momento contra el ataque a De Bonis

Sobre las filmaciones también participó la División Pericias Técnicas de Videos del Ministerio de Seguridad de la Provincia, que el 17 de abril pasado entregó un informe donde se explica que “no se observa ninguna maniobra o hecho relacionado a un secuestro y/o retención en contra de su voluntad, ni la detención de un vehículo de color rojo en las escenas donde se ve a la señora transitar por las cámaras, ni actitud que denotara algún evento relacionado a lo investigado, ni daños físicos aparentes”.

En la investigación también participaron peritos psicológicos, quienes trazaron un perfil de De Bonis y concluyeron que el relato de la docente “posee características estereotipadas”, y que se trata de una persona pasible de sugestionabilidad e influenciabilidad.

Además encontraron en ella “inquietudes altruistas y posicionamiento de tinte sacrificial”, y detectaron características de su relato que hacen dudar de su veracidad, “pensando que pudo haber sido influenciada y utilizada por otras cuestiones de naturaleza política”, en relación al conflicto docente desatado a partir de la explosión de una escuela en Moreno por una pérdida de gas.

El círculo de una posible mentira por parte de De Bonis también se cierra con el testimonio de los médicos que analizaron la herida de la marca “Ollas no” en su abdomen.

La pericia no pudo confirmar ni descartar que haya sido causada por terceros pero resaltó que “en caso de que hubiere habido resistencia, forcejeo o movimientos involuntarios de defensa y del propio andar del vehículo, hubiesen aumentado la posibilidad de que esas mismas lesiones presentaran otras características como así también mayor profundidad”. Esto da a entender que la docente pudo haberse marcado ella.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.