Noticias De Bariloche

Javier Milei: “El socialismo es un gran negocio para los políticos ladrones”

El contexto actual de la Argentina parece ser el mejor escenario para la aparición de una figura como la de Javier Milei. Excéntrico, analítico, polémico, pero por sobre todas las cosas auténtico. El economista, que se define como liberal libertario, explotó en la televisión y se hizo conocido a partir de las duras críticas a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri.  

Pasaron dos gestiones de gobierno pero poco ha cambiado en el discurso económico y político de Milei. Ni siquiera los escasos minutos de Alberto Fernández como Presidente de la Nación detuvieron sus análisis viscerales y hoy asegura que la Argentina está frente a un típico caso de “estabilización transitoria con un formato heterodoxo”.  En otras palabras, de cara a otra de esas crisis que hacen historia.

El control de capitales, los 16 indicadores para el tipo de dólar y los controles de precios, son algunos de los elementos que abonan su teoría. En una entrevista en el espacio Algo que decir, de Radio Seis, anticipó que los argentinos seremos testigos del desaceleramiento de la inflación aunque en forma transitoria.

“Esto tiene que ver con el colchón previo a que asumiera Alberto Fernández”, comentó acerca de una serie de decisiones que tomó el empresariado previendo cuáles serían las primeras medidas del nuevo gobierno.

Sin embargo su visión no es optimista. El estímulo de la demanda agregada y la emisión de dinero serán causantes del deterioro de los números del sector externo. Es por eso que se pregunta qué hará el gobierno “cuando se agote el colchón, se miren los números de desendeudamiento y vean que la única forma de pagar es con superávit primario. Y no lo tenemos.

Sin tapujos, dijo que Fernández aplicó un impuestazo “que le termina sacando plata a los que producen para dárselo a los que no producen”, y opinó que este tipo de medidas no favorecen a la producción. Al contrario de lo que pregona el gobierno por estas semanas, para Milei la mejora en el sector llega de la mano del empresario que toma la decisión de producir y no de quienes desean consumir.

“Cuando se produzca la caída en la demanda de dinero estaremos enfrentando una nueva crisis y como se estuvo perdiendo tiempo, esa crisis va a tener peores ribetes”.

Un peso con mala imagen

“Que el peso sea la peor moneda del mundo no debería sorprender, porque Argentina tiene los políticos más ladrones del mundo, explicó acerca de la pérdida de valor adquisitivo y la referencia del dinero argentino en el exterior.

Milei sostuvo que la necesidad de pesificar la economía local va de la mano de una estafa por parte de la clase política. “Es para cobrarte impuestos inflacionarios, es para robarte”, comentó respecto a medidas como la del cepo cambiario que terminan por obligar a la población a administrarse con la divisa local.

Ni siquiera el ministro de Economía, Martín Guzmán, se mantuvo fuera de las críticas. Su pasado como estudiante en la prestigiosa Universidad de Columbia le valió el calificativo de “caradura”, ya que usó dólares para pagar su carrera pero no permite que los argentinos ahorren en dólares en la actualidad.

A modo de ejercicio didáctico, y para demostrar la confianza en el peso argentino, hace algún tiempo Milei lanzó una ingeniosa propuesta en la que ofreció comprar la casa de cualquier político en pesos, a 30 años y con una tasa del 2%. El silencio posterior abona la teoría de que no pudo concretar la operatoria.

“El peso es la moneda que emite el político argentino. No podría valer ni excremento. Si estás en pesos vas a perder plata”.

Pero su embestida contra la clase política no terminó en Guzmán. Se metió en el ajuste que se propone para los funcionarios de gobierno, en medio de conceptos solidarios, y dijo que es mentira que el costo de la política sea insignificante. “Es la mentira que tienen que vender para seguir defendiendo sus privilegios de casta”, acusó.

En el plano de los datos concretos, el economista detalló que el costo de la política tuvo un salto que pasó del 5,4% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2007 al 7,4% en los años siguientes. “Tenías para hacer un ajuste de dos puntos al PBI pero prefirieron un impuestazo del 1,7%”, lamentó.

“Cuando (José Luis) Machinea aplicó el impuestazo era de 1,1% del PBI y recaudó el 0,1%, por lo tanto hay que ver cuánto terminan recaudando”.

“Son unos delincuentes”, dijo y pidió no olvidar un informe del Banco Interamericano del Desarrollo (BID) que muestra a América Latina como una región con “ineficiencia técnica de gasto público”. En el resto de los países esa cifra llega al 4,4% del PBI pero en Argentina se mantienen en el 7,4% y con el rubro “filtraciones”, de 5 puntos del PBI, para los actos de corrupción.

Una receta conocida

El problema económico y social argentino es de larga data. Para Milei, la debacle comenzó con el segundo gobierno de Irigoyen, se profundizó con el Golpe del 30 y fue llevado al “paroxismo” por Juan Domingo Perón.

“Los que vinieron quisieron hacer peronismo sin Perón”, agregó acerca del fracaso de las recetas económicas que instrumentó cada gobierno durante 90 años.

“De ser uno de los cinco países más ricos del mundo hoy estamos en el puesto 70”.

Fiel a su ideología, este economista no avala el intervencionismo del Estado en la sociedad. De hecho es especialmente crítico con la educación pública “donde se adoctrina en la religión del Estado, cunado ser esclavo está bien y se te infunde resentimiento hacia el exitoso”.

Para él, los argentinos tienen la cabeza “infectada de socialismo” y se les ha “dañado el cerebro” tras ser víctimas de un lavado atroz.

“El socialismo es un gran negocio para los políticos ladrones”, agregó antes de asegurar que desde el año 70 se triplicó el tamaño del Estado Nacional y se multiplicó por ocho la cantidad de pobres en todo el país.

“Es un negocio fenomenal para los políticos. Lo que han construido desde la educación pública es gente resentida, envidiosa. Gente que prefiere perder la libertad que ver el brillo de otros seres humanos”.

Una propuesta liberal

Javier Milei trabajó junto al también economista Diego Giacomini en una propuesta para reducir en 15 puntos el gasto público. La idea principal es eliminar la obra pública para pasar a un sistema de iniciativas privadas, como ocurre en Chile, y “eliminar de cuajo” los subsidios económicos redefiniendo los contratos.

También apuntó contra las “transferencias discrecionales” de fondos de Nación a las provincias, y de éstas a los municipios.

El sistema previsional fue contemplado por esta propuesta ya que, según explicó, arroja un déficit de tres puntos porcentuales del PBI, y pretende un contexto dinámico para que ningún jubilado pierda poder adquisitivo.

“Como esto permitiría bajar 10 puntos la presión fiscal, permitiría reinsertar los fondos en la oferta de la economía para que empiece a crecer y aplicar un programa de retiros voluntarios de modo tal que la gente se pueda ir a trabajar al sector privado aun teniendo la indemnización, resumió acerca de una receta de tres pasos que podría aplicar el gobierno.

En noviembre del 2019 Milei tuvo palabras de elogio para el entonces presidente electo Alberto Fernández.  Tras una serie de charlas consideró que es muy inteligente, un gran armador y tremendamente pragmático. Por estos días el economista no se desdice de aquel “piropo” pero reconoce que de aquellas charlas no se lograrán aportes a las decisiones que se deban tomar en materia económica.

Para el economista, el Presidente “se debe a su base de sustentación política” y lamentó que “en condiciones normales” nunca llevará adelante un programa como el que propone en cada presentación. Parados sobre dos polos opuestos, solo el tiempo dirá quien tuvo razón.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.