Noticias De Bariloche

Histórico: el argentino Damián Steiner fue el umpire de la final de Wimbledon entre Novak Djokovic y Roger Federer

El árbitro argentino Damián Steiner fue el encargado de dirigir la final de Wimbledon 2019, entre Novak Djokovic y Roger Federer, lo que significó la primera presencia argentina en la silla de una final de un torneo de Grand Slam.

Se trata del mejor árbitro argentino y director de la Escuela Argentina de Árbitros de la AAT, chapa dorada desde hace casi tres lustros, cuando en 2015 recibió ese galardón.

Sus comienzos en el arbitraje datan de los inicios de la década del ’90, cuando se sentaba en la silla para dirigir partidos de tenis y de pádel, mientras alternaba sus estudios entre el periodismo deportivo y el de la Escuela de Árbitros.

En 1996, luego de recibirse, realizó un curso de especialización de ITF (International Tennis Federation), en Caracas, lo que le valió su primera chapa de bronce. A partir de allí, construyó una carrera viajando por el mundo, entre 20 a 22 semanas al año, dirigiendo en todas las superficies y torneos.

El primer Torneo de Maestros de tenis para un argentino fue en Londres 2012 en el duelo entre Federer y Tipsarevic y con Damián Steiner como protagonista. Entre sus antecedentes arbitrales figura la final del Masters 2015, disputada entre los dos mismos protagonistas de hoy, Djokovic y Federer. En aquel Masters, también jugado en Londres, Roger le había ganado a Novak en el Round Robin, pero en la definición y con el argentino en la silla, el serbio se quedó con el título por un 6-3 y 6-4.

Novak Djokovic le da la mano a Roger Federer después de ganar la final de Wimbledon 2015 (Foto: by BPI/Shutterstock)
Novak Djokovic le da la mano a Roger Federer después de ganar la final de Wimbledon 2015 (Foto: by BPI/Shutterstock)

Ese mismo año, Steiner había dirigido otra final de Djokovic en el Masters 1000 de Miami, cuando el serbio cayó ante Andy Murray por 7-6, 4-6 y 6-0. Durante el encuentro, una volea del serbio en la red trajo una discusión entre los jugadores y el argentino, porque Murray sostenía que su rival había superado la línea de la red con su raqueta, antes de impactar la pelota y ganar el punto, una infracción que le daba directamente el punto al británico. Damián se mantuvo firme en que Djokovic había golpeado en su propio campo y su decisión terminó beneficiando al serbio.

Más allá de todas sus actuaciones en la silla de importantes encuentros, entre los antecedentes de Steiner figura otra final conflictiva en la que volvió a dirigir un Djokovic-Murray. En mayo de 2016, y sobre polvo de ladrillo, la definición del Abierto de Roma volvía a convocar al mismo trío de Miami.

En esta ocasión, el problema fue la humedad y la lluvia. Las cosas no iban muy claras para el serbio y la llovizna se mantenía persistente. A pesar del agua, el argentino bajó de la silla y comprobó que se podía continuar jugando. Djokovic, desde su asiento le gritó a Steiner: “¡No quiero jugar!” Y comenzó una áspera discusión. “Las condiciones están dadas”, le respondió Steiner, a lo que el serbio contraatacó con que no quería seguir jugando.

“¿Qué pasa con la seguridad (física)?”, le preguntó Nole. Damián con voz firme y en un tono un poco más alto le dijo: “Las condiciones de juego están garantizadas y la cancha está lista para jugar”. El match continuó y, con un 6-3 y 6-3, Novak Djokovic se quedó con un nuevo título de Masters 1000.

Damián Steiner tiene su propia moneda para realizar el denominado “Coin Toss” (sorteo) en la red. Es una pieza de unos 4 centímetros de diámetros, color bronce y bastante pesada, pero hoy tuvo el honor de hacerlo con una que lleva la marca de Wimbledon.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.