Noticias De Bariloche

Hacen relojes de madera de lenga caída y plantan un árbol cada vez que venden un producto

Juan Chaher y Francisco Barbier son los creadores detrás de Lengas Wear, una startup argentina que hace relojes con madera de árboles caídos. Y por cada accesorio que venden plantan un árbol en la Patagonia.

Estos Centennials, que tienen 20 y 21 años, comenzaron esta iniciativa en 2017 con el objetivo de generar un proyecto sustentable. Se conocieron en el colegio, y hoy trabajan juntos en un taller, en General Pacheco.

Durante la entrevista en los estudios de Infobae se mostraron orgullosos del trayecto recorrido. Contaron que hoy lograron vivir de la venta de estos relojes que empezaron sólo como una idea y que poco a poco fue tomando forma.

Algunos dirían que para que un proyecto se cumpla primero hay que soñarlo. Y algo así ocurrió en este caso. No empezaron ideando un plan de negocio rentable sino que el punto de partida fue generar un producto ecológico y embarcarse en un proyecto que tuviera un sentido, que los llenara de algún modo. Después llegó la hora de darle forma a ese concepto para lograr eso fuera un negocio y, una forma de vida.

Los relojes están hechos de madera de lenga que obtienen de árboles caídos (Santiago Saferstein)

“Desde el principio estaba la idea de hacer un producto sustentable. Tuvimos muchas ideas, sabíamos que la madera le aportaría una belleza única al producto y que es un material biodegradable y renovable”, explicó Chaher, en diálogo con Infobae.

Comenzaron con una inversión inicial de USD 1.000 durante el primer año, donde exploraron con diferentes diseños, hicieron prototipos y eligieron proveedores. Ya en 2018 empezaron a comercializarlo a través de su tienda online.

“Trabajos con una fundación que se llama ReforestArg, que planta árboles en áreas de la Patagonia donde se hicieron talas masivas de árboles”, cuenta Barbier. Cada vez que ellos venden un reloj, le donan un porcentaje a esta entidad. De ese modo contribuyen a restaurar áreas degradadas de la Patagonia.

Por cada reloj que venden donan un porcentaje a una fundación que ayuda a reforestar bosques devastados en la Patagonia (Santiago Saferstein)
Por cada reloj que venden donan un porcentaje a una fundación que ayuda a reforestar bosques devastados en la Patagonia (Santiago Saferstein)

“Nosotros plantamos la semilla en el vivero y después de dos años la llevamos a la montaña. Con los fondos de las empresas que nos apoyan no sólo nos encargamos de plantar y cuidar el árbol esos primeros años sino que también hacemos campañas de concientización que consisten en llevar a personas a que planten esos árboles”, explicó a Infobae Tobías Merlo, licenciado en ciencias ambientales y director de ReforestArg.

La fundación ya lleva plantados más de 11 mil árboles. Se sustentan por medio de colaboraciones que reciben de empresas, personas y el apoyo que tienen de la provincia de Chubut.

“Empezamos trabajando para recuperar lo que arrasó el incendio que hubo en Cholila en 2015, pero la idea es luego también empezar a restaurar bosques afectados en el norte del país y otras regiones”, detalló.

El proceso de armado y desarrollo del reloj

No vienen de familias con tradición en el desarrollo de relojes. Nunca habían hecho un producto similar ni tenían capacitación especializada en el tema. Aprendieron leyendo, preguntando, mirando videos tutoriales: son verdaderos autodidactas. Y muy detallistas, según cuentan. Por eso no dudaron en tirar varios prototipos a la basura hasta lograr el producto deseado.

Para hacer el reloj, los dos fundadores de Lengas Wear trabajan en el taller junto a otras dos personas. Y en este momento están capacitando a dos personas más para que se sumen.  Además cuentan con 8 proveedores para terminar de darle forma al proyecto.

Juan Chaher y Francisco Barbier son los creadores de Lengas Wear (Santiago Saferstein)
Juan Chaher y Francisco Barbier son los creadores de Lengas Wear (Santiago Saferstein)

“Un reloj pulsera nos pareció que presentaba un desafío y si logramos materializar la idea de hacer un reloj pulsera en madera con un consumo responsable de materia prima, acompañado con una propuesta de reforestación teníamos en nuestras manos un producto remarcable“, reflexionó Chaher.

Barbier destaca el minucioso trabajo de mano de obra que hay detrás de cada reloj, un proceso de producción que les lleva varios días. “Hay que pulir la madera, proteger el cuero de las correas, cuidar todo para que el material sea duradero y después también está todo lo que es de relojería y que implica ensamblar las agujas y poner el vidrio al reloj“, enumeró.

Los relojes vienen en dos tonos (Santiago Saferstein)
Los relojes vienen en dos tonos (Santiago Saferstein)

Por ahora hicieron un solo modelo de reloj que viene en dos colores y que cuesta $3.250. ¿Pensarán hacer un smartwatch a futuro? “Lo tenemos contemplado. No están en nuestros planes a corto plazo, pero lo consideramos”, contestó Chaher. Después de todo, hacer relojes comenzó como un desafío. Nada indica que no se animen a sumar un reto más a este proyecto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: 

Nydro, el “Airbnb energético” con acento argentino

Un argentino creó un mate electrónico para que la yerba no se lave ni se enfríe

Es especialista en aprendizaje de las máquinas en Google y cuenta cómo les enseña a pensar a las computadoras

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.