Noticias De Bariloche

Flor Vigna relató la intimidad de la despedida de Nico Occhiato: “Me dijo que no tenía tiempo para el amor”

Flor y Nicolás Occhiato comenzaron su relación en 2014, mientras compartían set en Combate (Canal 9).
Flor y Nicolás Occhiato comenzaron su relación en 2014, mientras compartían set en Combate (Canal 9).

Fue en la charla que Flor Vigna tuvo que GENTE que reveló la intimidad de su separación de Nicolás Occhiato: “De repente me dijo ‘no tengo tiempo para el amor’ y debí aceptarlo“, admitió.

“Fue la tercera en cinco años. La primera duró una semana. La segunda, un mes. Y sí…siempre tuvieron la misma raíz. Él prioriza su trabajo por sobre cualquier vínculo. Por ahí había laburado el día entero y llegaba a casa para ver material sobre su laburo. Al punto de ‘si me tengo que convertir en un robot, lo hago sin obstáculos'”, contó al explicar las causas de la separación.

“Nico me planteó que necesitaba estar solo. Sentía que ya no estaba dando lo que merecía la relación. Que quería dedicarse a trabajar, y no a ser mi novio. De repente me dijo: ‘No tengo tiempo para el amor‘”, dijo Vigna.

“Estoy aprendiendo a estar sola. Conectando como nunca con mis emociones. Me hice amiga de la psicología para quebrar con esos ‘momentos insabios’, como llamo a la caída en el pozo en que todo se ve negativo. Y me indago buscando mi mejor versión posible. Yendo al porqué de lo que vivo. Haciéndome cargo y aceptando. Porque todavía en duelo por la separación, me resulta imposible caretearla”.
“Estoy aprendiendo a estar sola. Conectando como nunca con mis emociones. Me hice amiga de la psicología para quebrar con esos ‘momentos insabios’, como llamo a la caída en el pozo en que todo se ve negativo. Y me indago buscando mi mejor versión posible. Yendo al porqué de lo que vivo. Haciéndome cargo y aceptando. Porque todavía en duelo por la separación, me resulta imposible caretearla”.

En cuanto a si creyó en su argumento, Flor no deja dudas: “Sí. Le creí. Porque somos muy transparentes. Al estar tan cerquita…(coloca la palma de su mano pegada a su nariz) ¡Acá no podés mentirte! Luego de separarnos tuvo sus momentos de debilidad. Si le pasaba algo, de repente se me aparecía pretendiendo que fuese su psicóloga. Y fui su psicóloga. Di lugar a esa situación hasta un punto en que debí priorizarme: “Pará, esto está haciéndome muy mal. No voy a conformarme ni adaptarte otra vez“. Creo que, más que la separación, me shockeó su indecisión posterior. Después de varias visitas le dije: “Pará, definite. Voy a volverme loca. Sabés que sos la única persona en este mundo que puede hacerme caer“. Ya me había mudado. Había comenzado a tomar clases de tal o cual cosa. A ver a mis amigas… Hoy vienen todas a cenar. Ellas me dicen: “¡Basta, Flor, no prepares tanto!“. Y yo les pido: “¡Dejenme ser su novia, necesito repartir amor!” (risas).

Respecto a si hubo señales del fin, la coprotagonista de Una semana nada más (El Nacional), respondió: “Una semana antes de separarnos le dije: “Nico, no te parece que ya no estamos tan alegres como antes?” Su respuesta fue: “Sí, puede ser que esté raro…” En cinco años jamás discutimos. Ante un conflicto era: “a mi me parece esto“; “A mí lo otro“. Y ahí quedaba. Tal vez fue un error no llegar al hueso en cada discusión. Fuimos tan amigos, tan hermanos… Lo que más me dolió fue haber perdido a mi confidente, a mi socio, en todo sentido. Cuando me sentía triste, él me sentaba y acomodaba las piezas: Tuc! Tuc! Tuc! Y me hacía reaccionar. “Tenés razón, Nico…¿Por qué veía tanto problema?” Me hacía sentir especial confesándome tantas cosas. Así también me dejó: “sanamente”, sin reprocharse nada, echándose encima toda la culpa. ¡Me hizo sentir bien hasta dejándome! Hoy no sé si hubiese preferido que me destruyera…” (risas).

“Alguna vez, después de separados, Nico y yo nos veíamos. Dormíamos juntos y a la mañana siguiente llegaba destrozada al ensayo”.
“Alguna vez, después de separados, Nico y yo nos veíamos. Dormíamos juntos y a la mañana siguiente llegaba destrozada al ensayo”.

Finalmente, habló de cómo está la relación con Pichi (su suegra): “Hasta el día de hoy me mensajea… Teníamos una relación de apego. De mucho cariño. Ella se casó muy joven y flasheaba que nosotros íbamos por ese camino. Hace poco me dijo: “Yo ya te imaginaba como mamá de mis nietos“. Le respondí: “Ay, Pichi…no me digas eso. ¡Es un montón!”.

Por redacción Gente.
Fotos: Christian Beliera.

SEGUÍ LEYENDO:

Flor Vigna habló de su separación de Nico Occhiato: “No nos hicimos daño”

Flor Vigna antes de su debut en el Súper Bailando: “No tenemos cábalas”

Las confesiones íntimas de Flor Vigna: “Nos gusta más comer que estar en la cama haciendo otras actividades”

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.