Noticias De Bariloche

Felicitaciones para el equipo, balance positivo y la emoción de Alberto Fernández después del debate

Fernández cree que puso en evidencia a Mauricio Macri
Fernández cree que puso en evidencia a Mauricio Macri

Apenas terminó el debate presidencial, Alberto Fernández hizo un balance con su equipo. A algunos los sorprendió porque suele renegar de los gurúes y del entrenamiento al que se someten algunos políticos. Pero fue evidente que se preparó, y lo hizo de tal manera que sus exposiciones coincidieron exactamente con el tiempo establecido. El balance, en la forma y el contenido, fue positivo.

El candidato a presidente dijo en la intimidad que cree que cumplió su objetivo y que llevó el debate hacia donde pretendía. Por eso agradeció y reconoció a todos los que lo acompañaron y principalmente a quienes trabajaron en la preparación del debate en el Frente de Todos. Después se fueron a comer al hotel de ATE, a orillas del río Paraná y la laguna Setúbal, porque en el mediodía de hoy se irán a Rosario donde tendrán un gran acto con intendentes de todo el país. María Eugenia Bielsa, ex vicegobernadora presente en el debate, está a cargo de la organización. La razón: el evento nuclea a intendentes de todo el país con los que Fernández, si es electo presidente, buscará poner en marcha un plan de viviendas que genere empleo a partir de la construcción. La ministra a cargo sería Bielsa.

Lejos de estar cansado, Fernández siguió dos o tres horas más, post debate, hablando del tema. Mientras dejaba la Universidad del Litoral intercambió mensajes con quienes no estaban en el Paraninfo para saber cómo se vio el debate por televisión. Chateó con Sergio Massa, que lo siguió desde Rincón de Milberg con amigos. Massa lo felicitó y Fernández le pidió su opinión. La respuesta del candidato a diputado nacional fue que “desnundó las mentiras de Macri”, que “manejó muy bien la cámara y los tiempos”, que “transmitió ideas y rumbos” y subrayó que “no eludió ningún tema”. Incluso dijo que lo percibió “genuino y espontáneo”. En el Frente Renovador, además, encargaron encuestas con 20 mil celulares como muestra después del debate. El tracking que usaron fue para medir quién mostró más firmeza y el resultado fue 53 a 29 a favor de Alberto Fernández y en contra de Mauricio Macri. Firmeza y enojo fue lo que mostró el candidato a presidente. Y no fue casual, fue una estrategia para empatizar con el electorado propio y con los afectados por esta gestión.

Una hora después del cierre del debate, Fernández le respondió a Infobae, también por chat. “Estoy muy bien”, fue todo lo que dijo antes de irse a cenar ya pasada la medianoche, convencido de que ganó en la confrontación.

A la hora de los resultados, el candidato habló en plural. “Creo que hicimos diferencia claramente”, se entusiasmó. El trabajo en equipo fue sin embargo el mayor triunfo del Frente de Todos. El trabajo coordinado entre el team de México 337, el de Cristina Fernández del Instituto Patria y el del Frente Renovador. Hubo contenidos acordados y se trabajó en sintonía para que coincidiera lo que planteó el candidato con lo que expresaba la militancia en las redes sociales y la posición que defendieron distintos voceros, por ejemplo los massitas Diego Bossio y Mirta Tundis o el kirchnerista Agustín Rossi, que señaló que “nuestro candidato transmitió ideas, propuestas y estuvo contundente en todas las temáticas”. “Sobre todo le transmitió a los argentinos y argentinas una enorme esperanza”, agregó. En contraposición a las últimas elecciones también fue una novedad la sintonía entre todos, que nadie se haya salido del libreto ni en Santa Fe, ni en los medios, ni en redes sociales. Y que el candidato no haya subestimado al formato y por el contrario, incluso contra su propio deseo y creencias, haya planificado su participación con rigurosidad. La participación de Daniel Scioli, como “ganador retroactivo” del debate del 2015 y para exponer a Macri en su reflejo, fue un gesto elogiado ampliamante, incluso cuando el papel del ex gobernador no fue el mejor cuatro años atrás.

Fernández hizo guiños a todos los candidatos, excepto a Macri. En el cierre lo saludó tibiamente (Adrián Escandar)
Fernández hizo guiños a todos los candidatos, excepto a Macri. En el cierre lo saludó tibiamente (Adrián Escandar) (Adrian Escandar/)

Que se destaque el trabajo en equipo no es una cuestión menor. El mayor fantasma que enfrenta Fernández, tanto hacia adentro del espacio como hacia afuera, es cuál será el peso de Cristina Fernández y si podrá mantener la cohesión de todos los fragmentos del peronismo que unió en el Frente de Todos. CFK no sólo no estuvo presente físicamente en el debate, ni siquiera la mencionó Mauricio Macri, sólo sobrevoló el “pasado” para licuar sus responsabilidades o cuando señaló el dedo índice que levantó decenas de veces Fernández y lo comparó con la prepotencia K.

En el plano personal también fue una gran noche para el candidato del Frente de Todos. Quienes lo vieron contaron que estaba emocionado con lo que escribió su hijo Estanislado en las redes sociales. En el inicio el joven se expresó en los mismos términos que su padre: “Lo único que voy a decir sobre el debate es que hace 4 años un candidato trato a otro de cinico y mentiroso y las vueltas de la vida demostraron que el verdadero mentiroso era el mismo. #Saludos” (sic). En varios tuits expresó su orgullo y su amor. Y deseó suerte al candidato aunque aclaró: “No la necesitas porque la tenes clara, pero nunca esta de más recordarte lo orgullosx que estoy de vos. Te amo viejo.” No puso acentos y para no usar género puso x en lugar de las “o” y de las “a”.

Estanislao Fernández estaba acreditado pero desistió de viajar a Santa Fe. Antes del arranque llamó a su padre para preguntarle si lo habían maquillado, algo que no le gusta mucho al candidato. Todo lo fue comentando casi en tiempo real. Durante el evento criticó en público la corbata que usó su papá: “La tenés desde el 98, ya es hora de cambiarla”. Y confrontó con algunos candidatos y muchos seguidores. Cuando terminó la transmisión felicitó a Fernández y escribió: “Te adoro y estoy llenx de orgullo de ser tu hijx. Pd: esa corbata la tenes desde el 98″. El candidato a presidente lo llamó y le aclaró que era nueva. “Es hora de comprar corbatas diferentes”, replicó en mayúsculas.

Alguien que conoce mucho a Fernández padre dijo que lo vio fuerte en el inicio, destacó que fue distendiéndose durante el desarrollo del debate y que finalmente se “divirtió” cuando un día antes creían que le molestaba el formato esquematizado y rígido. En cambio a Macri lo vieron molesto, incómodo y enojado.

“Un monstruo”, calificó a Fernández un dirigente peronista mientras otro aseguraba que le dio “una paliza” a Macri.

La campaña continúa. Hoy al mediodía el equipo albertista viaja a Rosario, donde a las 18 el candidato a presidente cerrará el encuentro de intendentes acompañado por Omar Perotti, gobernador electo de Santa Fe. Estará también el chaqueño Jorge Capitanich, que ayer fue electo gobernador de su provincia. Fernández todavía tiene varias actividades más: un gran acto en La Pampa el jueves 17 por el Día de la Lealtad (en este caso junto con su compañera de fórmula) y el próximo domingo habrá un segundo debate en la Universidad de Derecho de la UBA, en Buenos Aires. En Santa Fe, el candidato sacó un as de la manga al invitar a Daniel Scioi. ¿Con qué sorprenderá el próximo fin de semana?

Seguí leyendo:

Debate presidencial 2019: Alberto Fernández polarizó con Mauricio Macri en cada intervención y lo acusó de mentir, en línea con su equipo en redes

Luego del debate, Mauricio Macri y Alberto Fernández continuarán con la agenda de campaña de cara al 27 de octubre

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.