Noticias De Bariloche

El público no cedió ante la lluvia y despidió a la Manzana

Era la noche que se perfilaba como la preferida cuando largaron a la venta las entradas, pero al cierre de esta edición el clima lluvioso complicaba la asistencia al cierre de la 47º Fiesta Nacional de la Manzana.
A pesar del tiempo, la fiesta cosechó concurrencia. Pilotos y paraguas, eran la postal entre quienes caminaron el predio.
El programa de ayer fue variado. En el escenario mayor se regaló una casa amueblada a un hombre de la Linea Sur. Gustavo Muraya es el nombre de quien quedó más cerca del peso de la manzana.
Lo que se suspendió por la lluvia fue la actuación de la Orquesta Sinfónica, ya que el agua podía dañar sus instrumentos. El público celebró la voz de Luciano Pereyra cuando abrió con “Me gusta amarte” y se aguardaba el show de Abel Pintos. Entre sus presentaciones se iba a coronar a la nueva reina de la manzana.
En la globa regional, familias y grupos de amigos desde temprano se acomodaron en las mesas y sillas y al resguardo de la lluvia. La nutrida grilla de art..

Era la noche que se perfilaba como la preferida cuando largaron a la venta las entradas, pero al cierre de esta edición el clima lluvioso complicaba la asistencia al cierre de la 47º Fiesta Nacional de la Manzana.

A pesar del tiempo, la fiesta cosechó concurrencia. Pilotos y paraguas, eran la postal entre quienes caminaron el predio.

El programa de ayer fue variado. En el escenario mayor se regaló una casa amueblada a un hombre de la Linea Sur. Gustavo Muraya es el nombre de quien quedó más cerca del peso de la manzana.

Lo que se suspendió por la lluvia fue la actuación de la Orquesta Sinfónica, ya que el agua podía dañar sus instrumentos. El público celebró la voz de Luciano Pereyra cuando abrió con “Me gusta amarte” y se aguardaba el show de Abel Pintos. Entre sus presentaciones se iba a coronar a la nueva reina de la manzana.

En la globa regional, familias y grupos de amigos desde temprano se acomodaron en las mesas y sillas y al resguardo de la lluvia. La nutrida grilla de artistas ofreció seis números, con Susy Blues para el final.

El sábado el predio había rebalsado de asistentes en una noche agradable y despejada. El momento de mayor emoción llegó con la aparición del Duki, que copa escenarios con el trap. Luego fue el turno de CNCO, que cerró el escenario mayor con estilo. Su presentación estuvo acompañada de sus características coreografías, fuegos artificiales, llamas de fuego y saltos en el escenario que impresionaron al público manzanero.

Era la noche que se perfilaba como la preferida cuando largaron a la venta las entradas, pero al cierre de esta edición el clima lluvioso complicaba la asistencia al cierre de la 47º Fiesta Nacional de la Manzana.

A pesar del tiempo, la fiesta cosechó concurrencia. Pilotos y paraguas, eran la postal entre quienes caminaron el predio.

El programa de ayer fue variado. En el escenario mayor se regaló una casa amueblada a un hombre de la Linea Sur. Gustavo Muraya es el nombre de quien quedó más cerca del peso de la manzana.

Lo que se suspendió por la lluvia fue la actuación de la Orquesta Sinfónica, ya que el agua podía dañar sus instrumentos. El público celebró la voz de Luciano Pereyra cuando abrió con “Me gusta amarte”.

En la globa regional, familias y grupos de amigos desde temprano se acomodaron en las mesas y sillas y al resguardo de la lluvia. La nutrida grilla de artistas ofreció seis números, con Susy Blues para el final.

El sábado el predio había rebalsado de asistentes en una noche agradable y despejada. El momento de mayor emoción llegó con la aparición del Duki, que copa escenarios con el trap. Luego fue el turno de CNCO, que cerró el escenario mayor con estilo. Su presentación estuvo acompañada de sus características coreografías, fuegos artificiales, llamas de fuego y saltos en el escenario que impresionaron al público manzanero.

Luciano y Abel imponentes artistas en el cierre de la FNM

Eva Murati Liberati

Hoy, 02:59

Ultimo Momento

Septiembre Camba es la nueva soberana 2019. La última noche cerró con dos grandes artistas argentinos que coparon el predio.

La lluvia no fue un obstáculo para admiradoras y admiradores de Luciano Pereyra y Abel Pintos, que dieron cierre a una nueva edición de la Fiesta Nacional de la Manzana. El escenario mayor se llenó de emociones y letras en una noche inolvidable para muchos.

El premio del “Peso de la Manzana” viajó a la Línea Sur de la provincia. Gustavo Macaya fue el ganador de una casa en la apertura de actividades del principal escenario. La lluvia fue protagonista casi toda la noche y algunas presentaciones se desarrollaron más rápido de lo habitual.

La Orquesta Sinfónica de Río Negro no pudo ofrecer su gran espectáculo debido a la presencia de agua en el escenario que dañaría los instrumentos y el desarrollo del espectáculo. Por otro lado los puestos de artesanos, que no tenía reparo, tampoco pudieron estar presentes en el último día. Sin embargo, algunos vieron la oportunidad y hubo muchos vendedores ambulantes de pilotos para protegerse de la lluvia.

El concierto de Luciano Pereyra se adelantó de acuerdo a lo previsto en el cronograma. El cantautor argentino hizo bailar al público con su repertorio, a pesar del clima. Agradeció una nueva invitación a la fiesta y expresó: “Que este agua sea un riego para todos los frutos”, haciendo referencia a la producción frutícola de la zona.

Para cerrar y con la lluvia en retirada, Abel Pintos cerró la edición 2019 de la Fiesta Nacional de la Manzana. “De solo vivir”, fue el tema que abrió el show. El bahiense agradeció una nueva invitación a la fiesta manzanera y con expresó: “No pasó mucho, pero se me hizo eterna la espera para volver”.

También destacó “el aguante del público manzanero” que pasó horas bajo la lluvia para disfrutar de ese momento. Una gran batería de temas dejaron al público más que conforme.

Leer mas

Agregar comentario

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.