Noticias De Bariloche

El misterio de la princesa Latifa: intentó escapar de Dubai y de su padre, y nada se sabe de ella desde entonces

Por Vivian Yee
La princesa conocida como Sheikha Latifa no había dejado Dubai, el rutilante emirato gobernado por su padre, en 18 años. Sus solicitudes de viajar y estudiar en otros lugares habían sido rechazadas. Le habían quitado el pasaporte. Los apartamentos de sus amigas estaban prohibidos para ella, su palacio prohibido para ellas.
A los 32 años, sheikha Latifa bint Mohammed al-Maktoum no iba a ninguna parte sin un celoso escolta.
“No hay justicia aquí”, dijo en un video que grabó en secreto el año pasado. “Especialmente si eres mujer, tu vida es muy desechable”.
Así fue que, con un sacudón sorpresivo, sus amigos en el extranjero leyeron un mensaje de WhatsApp de ella en el pasado marzo en el que anunciaba que se había ido de Dubai “para siempre”.
“Tengo una sensación muy incómoda”, respondió uno de ellos, un buzo estadounidense llamado Chris Colwell. “Es esto real”, agregó. “Dónde estás.”
“Libre”, respondió ella. “Y vendré a verte pronto”. Añadió un emiticón de un corazón.
Su es..

Por Vivian Yee

La princesa conocida como Sheikha Latifa no había dejado Dubai, el rutilante emirato gobernado por su padre, en 18 años. Sus solicitudes de viajar y estudiar en otros lugares habían sido rechazadas. Le habían quitado el pasaporte. Los apartamentos de sus amigas estaban prohibidos para ella, su palacio prohibido para ellas.

A los 32 años, sheikha Latifa bint Mohammed al-Maktoum no iba a ninguna parte sin un celoso escolta.

"No hay justicia aquí", dijo en un video que grabó en secreto el año pasado. "Especialmente si eres mujer, tu vida es muy desechable".

Así fue que, con un sacudón sorpresivo, sus amigos en el extranjero leyeron un mensaje de WhatsApp de ella en el pasado marzo en el que anunciaba que se había ido de Dubai "para siempre".

"Tengo una sensación muy incómoda", respondió uno de ellos, un buzo estadounidense llamado Chris Colwell. "Es esto real", agregó. "Dónde estás."

"Libre", respondió ella. "Y vendré a verte pronto". Añadió un emiticón de un corazón.

Su escape, planeado durante varios años con la ayuda de una entrenadora de la capoeira finlandesa y un autoproclamado ex espía, duró menos de una semana.

A los pocos días de zarpar en el océano Índico en el yate del ex agente francés, rumbo a la India y luego a los Estados Unidos, la sheikha se quedó en silencio. No se la ha visto desde entonces, excepto en algunas fotos publicadas en diciembre por su familia, que dice que está a salvo en casa después de sobrevivir a lo que dijeron que fue un secuestro.

Sin embargo, gracias al video que hizo antes de huir, la cara y la voz de la jequesa se han extendido por todo el mundo, captando más de 2 millones de visitas en YouTube, estimulando la ávida cobertura de noticias y estropeando la imagen de Dubai como una capital mundial de ostentación y comercio como un graffiti.

A comienzos de mes, el papa Francisco se reunió con el sheikh Mohammed bin Rashid al-Maktoum, padre de la sheikha Latifa (Foto: Oficina de Prensa del Vaticano)

Al igual que las mujeres jóvenes que han huido del restrictivo régimen de Arabia Saudita, la Sheikha Latifa se ha asegurado de que nadie pueda olvidar cuán pocas libertades se asignan a las mujeres en las sociedades más conservadoras de Medio Oriente, o lo costoso que puede ser desafiar al gobernante de Dubai.

A pesar de todos sus mega shoppings, su alta cocina y sus vertiginosos rascacielos, Dubai cambiar repentinamente de luegar de recreo internacional a estado policial represivo. Ha llamado la atención en Occidente por detener a extranjeros por tomarse de la mano en público y beber alcohol sin licencia.

El año pasado, fue ampliamente condenado por retener a un académico británico, Matthew Hedges, después de acusarlo de ser un espía británico. En los últimos años, las autoridades también han intensificado la represión de la disidencia interna.

"No importa si usted es un ciudadano emiratí común o un miembro de la familia real o un inmigrante de un aliado cercano como el Reino Unido", dijo Hiba Zayadin, investigadora de Human Rights Watch. "Si estás dañando esa imagen cuidadosamente confeccionada", agregó, "enfrentarás las consecuencias".

La sheika Latifa, princesa de Emiratos Arabes Unidos, junto Tiina Jauhiainen, la finlandesa instructora de capoeira con quien intentó escapar. La selfie la tomaron cuando comenzaron con la frustrada huida
La sheika Latifa, princesa de Emiratos Arabes Unidos, junto Tiina Jauhiainen, la finlandesa instructora de capoeira con quien intentó escapar. La selfie la tomaron cuando comenzaron con la frustrada huida

A lo largo de los 39 minutos crudos del video, con voz compuesta y contundente, Sheikha Latifa describió en un inglés fluido su vida de privilegio restringido y esperanzas atrofiadas. Ella estaba esperanzada en que cambiara si pudiera conseguir asilo político en los Estados Unidos.

"No sé cómo, cómo me sentiré, solo al levantarme por la mañana y pensar 'puedo hacer lo que quiera hoy'", dijo. "Eso será un sentimiento tan nuevo, diferente. Será increíble".

Temiendo por su vida si la atrapaban, dijo que estaba grabando el video en caso de que fallara.

"No me llevarán de vuelta con vida", dijo. "Eso no va a suceder. Si no salgo con vida, al menos hay un video".

Sheikha Latifa enfrentó por primera vez las rígidas restricciones después de que su hermana fallara en un intento de fuga años antes.

Cuando tenía 14 años, su hermana mayor, Shamsa, escapó de los guardias de seguridad de su familia en un viaje a Inglaterra. Allí, su padre, el jeque Mohammed bin Rashid al-Maktoum, el gobernante de Dubai y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos, posee una gran finca y un destacado stud de caballos de sangre pura de carrera, Godolphin.

Los noticias en ese momento dijeron que la custodia emiratí finalmente rastreó a Shamsa en una calle de Cambridge, obligándola a subir a un automóvil. Cuando un detective de Scotland Yard comenzó a investigar su caso como un secuestro, las autoridades de Dubai se negaron a permitir que la entrevistara. El caso acabó allí.

La sheikha Latifa dijo que Shamsa, la única de los 30 hermanos con quienes tenía afinidad, había sido drogada para hacerla más dócil desde entonces, "básicamente como caminar con una jaula siguiéndola".

Horrorizada por el trato de Shamsa, dijo que intentó escapar a través de la frontera hacia Omán. Recuperada casi de inmediato, dijo que estuvo recluida en régimen de aislamiento durante más de tres años.

Las leyes de familia emiratíes permite que las mujeres sean castigadas por desobedecer, y Latifa dijo que a menudo la sacaban de la cama para que la golpearan, la privaran de atención médica y, hasta los últimos meses, incluso de un cepillo de dientes.

Incluso después de que fue liberada a los 19 años, su vida se definía tanto por las limitaciones familiares como por su riqueza.

Ella vivía en un palacio detrás de altos muros, con 40 habitaciones repartidas en cuatro alas, una para cada pariente que vivía allí, dijo Tiina Jauhiainen, una mujer finlandesa que comenzó a entrenar a la sheikha Latifa en el arte marcial afro-brasileño de la capoeira en 2010. Había unos 100 sirvientes y un complejo deportivo con su propia piscina y spa. Dondequiera que iba la jequesa, también iba con ella una doncella filipina.

La finlandesa instructora de capoeira Tiina Jauhiainen ayudó a la jequesa Latifa en un cinematográfico y frustrado escape. En abril del año pasado, ofreció una conferencia de prensa sobre el intento de escape y posterior detención de la hija del gobernante de Emiratos Árabes Unidos, el sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum. (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)
La finlandesa instructora de capoeira Tiina Jauhiainen ayudó a la jequesa Latifa en un cinematográfico y frustrado escape. En abril del año pasado, ofreció una conferencia de prensa sobre el intento de escape y posterior detención de la hija del gobernante de Emiratos Árabes Unidos, el sheikh Mohammed bin Rashid Al Maktoum. (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)

Pero la suya era una vida de ocio forzado, confinado. Podía gastar su dinero solo en hobbies y deportes, como equitación y buceo, o en invitar a amigas a almorzar o hacerse manicuría. No se le permitió estudiar medicina como ella quería, dijeron sus amigos.

Tampoco podía viajar, ni siquiera al emirato de Abu Dabi, una de las siete ciudades-estado que conforman los Emiratos Árabes Unidos. Ella presionó a sus amigas para que le describieran cada viaje para ella "como si viajaran conmigo", dijo Stefania Martinengo, su amiga y entrenadora de paracaidismo.

También se le prohibió visitar lugares no públicos, incluso casas de amigos. Ávida paracaidista, una vez aterrizó secretamente en una parte no aprobada de la ciudad para por pasear en kayak durante 20 minutos con Colwell.

Cuando sus amigos viajaban en el Mercedes negro que a menudo la transportaba, se ponía unos auriculares y se sentaba en silencio, negándose, delante del conductor, a decir una palabra.

El paracaidismo era su principal distracción.

Cayendo al cielo, "eres igual a todos", dijo Martinengo. "No hablas, solo estás volando. Creo que le gustaba ser libre en el cielo".

A primera vista, ella no parecía ni fabulosamente rica ni tremendamente infeliz.

Presentándose como Latifa, a menudo la tomaban solo como una mujer local más. Bajo la abaya que cubría todo lo que vestía en público, usualmente vestía camisetas y pantalones deportivos. Ella escapaba de la mayoría de las fotos. Ella escuchaba antes que hablar. Ella nunca se quejó de su situación, dijeron sus amigos.

Ella nunca habló sobre su familia. Los deslumbrantes ricos de Dubai hicieron alarde de sus vidas en Instagram; ella era apenas googleable.

Pero ella fantaseaba con tomar las riendas de su propia vida. Habló sobre comenzar un equipo de paracaidismo emiratí, con la esperanza de que su padre la dejara viajar a competencias internacionales. Vegana y apasionada del bienestar y la vida sana, planeaba invertir en un centro de yoga y jugos en Europa con Martinengo.

Cuando Martinengo le preguntó cómo ayudaría a manejar el negocio sin viajar, dijo: "Tengo la sensación de que las cosas podrían cambiar".

Casi nadie se dio cuenta hasta más tarde de que durante varios años había planeado escapar.

Primero se contactó con Hervé Jaubert, cuyo sitio web lo describe como un ex oficial de inteligencia francés y "un hombre fuera de lo común", que una vez logró escapar de Dubai en un pequeño bote de goma vistiéndose de mujer.

Luego Latifa alistó a Jauhiainen. En un momento dado, se entrenaron para bucear y nadar a Omán a través de un scooter submarino.

Jauhiainen dijo que la jequesa Latifa quería ayudar a otras mujeres que habían estado atrapadas en situaciones similares, y que quería liberar a Shamsa. De ser necesario, creía que podría trabajar como instructora de paracaidismo.

Hervé Jaubert, el ex agente de inteligencia francés que fue contratado por la sheikha Latifa para escapar de Dubai (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)
Hervé Jaubert, el ex agente de inteligencia francés que fue contratado por la sheikha Latifa para escapar de Dubai (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)

"Estoy lista para voltear hamburguesas o hacer cualquier cosa mientras obtenga mi libertad", le dijo a la Sra. Jauhiainen.

Unos días antes de irse, se escabulló de un centro comercial para grabar el video en el apartamento de Jauhiainen.

"Me siento positiva sobre el futuro", dijo. "Me siento como si fuera el comienzo de una aventura. Es el comienzo de la reivindicación de mi vida, mi libertad, mi libertad de elección".

"Estoy realmente ansiosa por eso", añadió.

La mañana de la fuga, la jequesa Latifa fue llevada a desayunar con Jauhiainen en un restaurante, como solía hacer. Según Jauhiainen, subieron a su auto y se dirigieron a Omán, donde viajaron en una balsa inflable, luego en jet ski, hasta el yate de Jaubert. Una selfie que tomaron en el auto muestra a la sheikha Latifa sonriendo detrás de gafas de sol espejadas, eufóricas.

"Somos como Thelma y Louise", bromeó Jauhiainen, refiriéndose a la película estadounidense de 1991.

"No digas eso", protestó la sheikha Latifa. "¡Tiene un final triste!"

Mientras navegaban hacia la India en la tarde del 4 de marzo, las mujeres se preparaban para acostarse debajo de las cubiertas cuando escucharon ruidos fuertes. Se encerraron en el baño, pero se llenó de humo. La única salida estaba arriba.

En la cubierta, hombres armados a quienes Jauhiainen identificó como indios y emiratíes empujaron a Jaubert, a Jauhiainen y a los tripulantes filipinos al suelo, atándolos y pegándoles. Le dijeron a Jauhiainen que tomara su último aliento. Jauhiainen vio a la sheikha Latifa en el suelo, atada pero pateando, gritando que quería asilo político en la India.

En poco tiempo, un hombre que hablaba árabe abordó la embarcación. Dejó en claro, dijo Jauhiainen, que había venido a recuperar a la sheikh.

"Sólo dispárame aquí", gritó, recordó Jauhiainen. "No me lleves de vuelta".

Entonces Latifa se fue.

Su padre, el sheikh Mohammed, no volvió a su domicilio hasta diciembre, cuando la BBC estaba a punto de emitir un documental. Su oficina emitió un comunicado diciendo que Latifa estaba a salvo en Dubai, celebrando su cumpleaños número 33 con la familia "en privacidad y paz" (Jauhiainen dijo que la jequesa no había elegido pasar su cumpleaños con la familia en años).

El comunicado acusó a Jaubert, a quien llamó "criminal condenado", de secuestrar a Latifa por un rescate de $ 100 millones.

Organizaciones de derechos humanos denunciaron en Londres, en abril del año pasado, que el caso de Latifa es extremo pero de ningún modo es el único en los Emiratos Árabes Unidos sobre violación de libertades civiles (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)
Organizaciones de derechos humanos denunciaron en Londres, en abril del año pasado, que el caso de Latifa es extremo pero de ningún modo es el único en los Emiratos Árabes Unidos sobre violación de libertades civiles (Foto: Peter Manning/Alamy Live News)

El sheikh Mohammed no respondió a una solicitud de entrevista enviada a su oficina. La embajada de los Emiratos en Washington no respondió a una solicitud de comentarios.

Las cosas solo se han vuelto más extrañas desde entonces.

En la víspera de Navidad, Dubai publicó las primeras fotos públicas de la sheikha Latifa desde su desaparición. La mostraron junto a Mary Robinson, ex presidenta de Irlanda y ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quien confirmó que se había reunido con la jequesa a pedido de su familia.

Robinson dijo que la sheikha Latifa estaba a salvo con su familia, pero dijo que estaba recibiendo atención psiquiátrica, y la llamó "mujer joven con problemas" con una "condición médica grave".

"Este es un asunto de familia ahora", dijo Robinson.

Los defensores de la jequesa se sorprendieron de que una respetada defensora de los derechos humanos aparentemente había adoptado la línea oficial de Dubai. Ellos cuestionarios que Latifa tuviera algún padecimiento psiquiátrico, aparte de cualquier enfermedad que pudiera haber desarrollado debido a su encarcelamiento o que fuera sedada.

"Estoy 100 por ciento seguro de que no necesita atención mental", dijo Martinengo. "Tal vez ahora, después de todos estos tratamientos, pero no antes. ¿Cómo puedes pensar que una persona que ha estado en la cárcel durante nueve meses no parezca preocupada?".

Las amigas también encontraron la apariencia de la sheikha Latifa en las fotos -un poco aturdida, con los ojos perdidos sin notar la cámara- preocupante.

Con una atención negativa en torno a ella, Robinson emitió un comunicado diciendo que había realizado su evaluación "de buena fe y en la medida de mi capacidad", y agregó que la "vulnerabilidad de la jequesa era evidente".

A mediados de enero, un abogado que había estado trabajando con activistas abandonó el caso de la sheikha Latifa sin explicación alguna. Varios amigos que aún se encontraban en Dubai dijeron que estaban demasiado asustados para hablar, mientras que Jaubert repentinamente dejó de responder a las solicitudes de entrevista para este artículo.

La sheikha Latifa tenía pocas dudas sobre lo que le pasaría a ella.

"Si estás viendo este video, no es tan bueno", dijo en su video. "O estoy muerta, o estoy en una situación muy, muy, muy mala".

Copyright: 2019 New York Times News Service

Leer mas

Agregar comentario

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.