Noticias De Bariloche

El Gobierno espera más respuestas de la oposición a su convocatoria y gana tiempo mientras sigue con atención la aparición de Cristina Kirchner

Mauricio Macri este martes, durante la reunión de seguimiento del Ministerio de Justicia (Presidencia)

La espuma por la convocatoria lanzada formalmente este lunes por Mauricio Macri empezó a bajar en intensidad.

“La pelota está del lado de la oposición”, decía esta tarde un funcionario de Casa Rosada sin demasiada vehemencia. “El acuerdo tiene ahora su propia dinámica”, agregaban en el entorno del jefe de ministros, Marcos Peña.

En rigor, hay pocas certezas en el Gobierno de cómo seguirá el acuerdo de 10 puntos lanzado por Macri. No hay pautada, por el momento, ninguna reunión que figure en la agenda del jefe de Estado. A las respuestas evasivas de este martes de dirigentes como Roberto Lavagna, Sergio Massa o el gobernador Gildo Insfrán se sumaba la expectativa por la presentación del jueves de Cristina Kirchner en la Feria del Libro.

En el oficialismo todavía había cierta conformidad por la repercusión mediática de la convocatoria. En definitiva, el principal objetivo para impulsar el acuerdo pasó por retomar nuevamente la iniciativa tras una seguidilla de pésimas noticias centradas en la crisis económica que golpea al Presidente, y por la que afloran insistentes versiones en torno a su candidatura.

Nicolás Dujovne, que hace algunas semanas consiguió el aval del FMI para intervenir el mercado cambiario, tuvo una más que activa participación en la confección de los 10 puntos. A Macri le importa controlar el dólar para tratar de calmar la inflación más que cualquier otra cosa.

Roberto Lavagna y Sergio Massa
Roberto Lavagna y Sergio Massa

La respuesta por carta de Lavagna fue, para la Casa Rosada, “vidriosa”. “La búsqueda de consensos es central y no debe buscar posicionamientos electorales”, contestó el ex ministro de Economía en un texto en el que amplió los 10 acuerdos básicos lanzados por el Gobierno.

Sergio Massa respondió con un tono más duro: “No podemos definir acuerdos solo basándonos en lo que pide el FMI o los inversores extranjeros”, resaltó, y aseguró que abundará también a través de una carta, el formato elegido por la Casa Rosada para la invitación formal.

El gobernador de Formosa hizo lo propio: remarcó que el problema del país es político y no económico, cuestionó en duros términos el endeudamiento y el acuerdo con el FMI y rechazó la invitación. “El verdadero problema, señor Presidente, no es económico sino político, reducirlo a una serie de puntos sobre ‘cuestiones básicas de nuestro desarrollo económico’ es otorgar preponderancia excesiva a la economía por sobre la política y las personas que habitan la Argentina”, escribió Insfrán en el documento de dos páginas.

El gobernador de Formosa Gildo Insfrán
El gobernador de Formosa Gildo Insfrán

Y agregó: “La crisis en la que estamos surge de una concepción que reduce al Hombre -varón y mujer- a una mera variable económica, a un
simple número estadístico sin trascendencia ni historia, y a eso no podemos prestarnos”.

En el caso de la ex presidenta nunca hubo expectativas. Tanto en el Gobierno como en el kirchnerismo se sienten cómodos con el agite de la polarización.

Alberto Fernández, uno de los principales operadores de la ex jefa de Estado, subrayó esta tarde que conversaría con ella sobre la convocatoria, pero dejó claro que “no hay mucho por hacer”. En Casa Rosada están convencidos de todos modos de que habrá una respuesta pública de la senadora en la presentación del jueves de su obra “Sinceramente”, que ya es récord de ventas. Hay mucha más expectativa en el oficialismo por escuchar a Cristina Kirchner que por la evolución de la convocatoria abierta.

La aparición de CFK de este jueves, que con excepción de algunos mensajes intermitentes no habla desde hace tiempo, acaparó el interés del Gobierno. Coincide con la difusión intencionada de encuestas por parte de la Jefatura de Gabinete que muestran un achicamiento de la brecha entre el Presidente y su antecesora.

Las respuestas más satisfactorias a la convocatoria presidencial llegaron, cómo se preveía, de los ámbitos empresarial y religioso. Hubo buena recepción del Grupo de los 6, de la Unión Industrial Argentina, de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa, de IDEA, del Foro de Convergencia Empresarial, de la Asociación Empresaria Argentina, de la Asociación de Bancos, de la Conferencia Episcopal, de la Iglesia Evangélica y de asociaciones agroindustriales.

Seguí leyendo:

Roberto Lavagna le respondió a Macri con otra carta: “La búsqueda de consensos es central y no debe buscar posicionamientos electorales”

Pulseras exclusivas y calles cortadas: cómo será la lista de invitados y la seguridad de la presentación del libro de Cristina Kirchner

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.