Noticias De Bariloche

El arribo de inmigrantes se estabilizó en Río Negro y en Neuquén creció

El director nacional de Migraciones,
Horacio García, dijo que en casi cuatro años de gestión radicaron
805 mil inmigrantes, pero sostuvo que el 82 por ciento de esas
personas se quedó en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el
Conurbano bonaerense. “Eso es malísimo”, reconoció y sostuvo
que el desafío es “orientar el flujo migratorio hacia adonde la
Argentina necesita trabajo”.

Los datos oficiales -a los que accedió “Río Negro”- indican que el año pasado se otorgaron 2.808 radicaciones (entre permanentes y temporarias) a extranjeros en Neuquén, lo que representa un incremento del 40,9 por ciento en comparación con 2017, cuando 1.992 inmigrantes accedieron a esa documentación. Por eso, Neuquén pasó en un año del undécimo al séptimo puesto a nivel país.

El director nacional de MIgraciones, Horacio García, difundió datos del movimiento de inmigrantes en el país. (Foto: Alfredo Leiva)

En Río Negro, Migraciones entregó el año pasado 2.154 radicaciones, lo que refleja un aumento de solo el 0,6 por ciento respecto a 2017. Ese año, 2.027 inmigrantes accedieron a regularizar su situación en el país. Río Negro se mantiene desde 2017 en el décimo lugar entre las provincias que los inmigrantes eligen para vivir.

Los extranjeros radicados en 2018 en Neuquén representan apenas el 1,2 por ciento del total que regularizó su situación legal en la Argentina. En Río Negro equivale al 0.9 por ciento.

El año pasado, los venezolanos fueron la ola migratoria más importante. Los datos de Migraciones indican que en 2018 se extendieron radicaciones -permanentes y temporarias- a 70.531 personas procedentes de Venezuela. En 2017, habían sido 31.167. El crecimiento es del 44 por ciento entre un año y otro. Así los venezolanos se ubicaron en el primer lugar respecto a ciudadanos de otros países. La amplia mayoría recibió una radicación temporaria.

En 2017, las personas nacidas en Paraguay ocuparon el primer lugar. Las estadísticas oficiales informan que 61.342 paraguayos accedieron a una radicación permanente o temporaria. El año pasado fueron 47.391, lo que indica una caída del 29 por ciento.

El director nacional de Migraciones, Horacio García, dialoga con la pareja de médicos venezolanos que trabajan en el hospital de Comallo. (Foto: Alfredo Leiva)

La comunidad boliviana es la tercera corriente migratoria. Migraciones regularizó en 2017 a 48.165 bolivianos, mientras que el año pasado fueron 37.203, lo que equivale a una disminución del orden del 29 por ciento.

También bajó la cantidad de peruanos que regularizaron su situación legal. En 2017, fueron 20.270 y el año pasado 16.638, lo que representa un descenso del 21,8 por ciento. En 2017 hubo 16.114 colombianos a los que se les resolvió la radicación y en 2018, 17.692.

Contraste

A diferencia de lo que ocurrió hace varias décadas, la corriente migratoria desde Chile es mínima en comparación con otros países de la región. En 2017, se les otorgó radicación -temporaria o permanente- a 3.798 personas nacidas en Chile, mientras que el año pasado accedieron a esa documentación 3.168, es decir, un 20 por ciento menos.

García dijo que hay que revertir la tendencia de que la amplia mayoría se quede a vivir en Ciudad de Buenos Aires o el Conurbano. “Lo que se marca claramente es que los venezolanos vienen a trabajar, producir y estudiar. Son personas con sujeción a la ley y todos pasan por Migraciones”, afirmó. “Todos quieren estar radicados regularmente en el país”, agregó.

Dijo que es una migración joven, la mayoría de entre 18 y 45 años y estimó que el 50 por ciento tiene estudios universitarios. Sostuvo que en el país hay demanda insatisfecha de médicos, ingenieros y técnicos y oficios.

Valoró además el aporte de la comunidad boliviana que sostiene el corredor frutihortícola en varias zonas del país. Y los paraguayos su aporte a la actividad de la construcción.

El director nacional de Migraciones insistió en que el Estado debe planificar hacia adonde orientar el arraigo de los inmigrantes.

Garcia no quiso polemizar con el senador peronista y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Miguel Pichetto, que cuestionó días atrás, en radio Continental de Buenos Aires, que los inmigrantes que llegan al país consiguen trabajo. “Cómo puede ser que gente que viene del extranjero, pongamos el ejemplo de los venezolanos, 400 mil ingresaron en el último año (…) y están todos trabajando”, afirmó Pichetto.

Pero deslizó que no comparte la postura de Pichetto. Aseguró que los extranjeros no le vienen a quitar el empleo a los argentinos. “Para nada. Evidentemente, en la Argentina hay problemas para conseguir el empleo que la gente quiere y en el lugar donde quiere”, opinó García. Dijo que hay casos de extranjeros que encontraron empleo “en el lugar que necesitaba el país” y destacó el caso de los médicos venezolanos Yeziel Díaz y su esposa Laura Vergel, que trabajan en el hospital de Comallo.

2.200 extranjeros fueron expulsados del país en los 4 años últimos. Representan el 0,027 por ciento del total de los inmigrantes radicados.

Horacio García, director nacional de Migraciones.

El director nacional de Migraciones, Horacio García, no quiso polemizar con el senador y candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio, Sergio Pichetto. (Foto: Alfredo Leiva)

Pocos en conflicto con la ley

“Dicen que somos reacios a la migración. Lo único que queremos es que personas que cometen delitos no estén más en nuestro territorio. Son aquellos que rompen el pacto de confianza”, aseguró el director nacional de Migraciones, Horacio García.

Dijo que expulsaron a 2.200 personas en
los cuatro años últimos. “Para muchos puede ser una cifra alta,
para muchos, baja. Nosotros creemos que es justa”, afirmó. Dijo
que representa el 0,027 por ciento de 805 mil extranjeros radicados
en el país. “Es una pequeña parte de los que rompen el pacto de
confianza”, aseguró.

Explicó que la amplia mayoría fueron personas condenadas en juicios abreviados, donde se pactó la expulsión y una ejecución condicional de la pena.

Yeziel Díaz y su esposa Laura Vergel recibieron un diploma de Migraciones como reconocimiento por su trabajo. (Foto: Alfredo Leiva)

Distinguieron a médicos venezolanos que trabajan en el hospital de Comallo

La ruta nacional 23, con sus tramos de asfalto y de ripio, sorprendió la tarde del 5 de marzo a Yeziel Díaz y su esposa Laura Vergel. La pareja había subido a un colectivo en la terminal de Bariloche y se dirigía hacia Comallo, distante a unos 120 kilómetros. No sabían nada de esa localidad. Tampoco de la Línea Sur de Río Negro. La única información la habían obtenido en Internet.

“¿Para adonde vamos?”, se preguntaba, sorprendido, Díaz, esa tarde en el viaje. Estaba tan desorientado que cuando el colectivo se detuvo en Pilcaniyeu, pensó que había arribado a su destino.

La pareja llegó de noche a Comallo. El director del hospital los esperaba en la parada. Hubo un saludo cordial. También el intercambio de algunos datos e impresiones. Dos días después, los médicos generalistas venezolanos empezaban a trabajar.

Casi 7 meses después, todo es diferente. Díaz es desde el 1 de agosto pasado el director del hospital de Comallo y su esposa trabaja en el mismo establecimiento. Y hace un mes nació Galo, el primer hijo de la pareja, que poco a poco se adapta a la vida en la Línea Sur de la provincia.

El director nacional de Migraciones, Horacio “Totó” García les entregó la semana pasada un diploma, con un mensaje de reconocimiento por su aporte al crecimiento del país y su contribución a la pluralidad cultural.

“Es un detalle muy bonito”, expresó Díaz, con el diploma entre las manos. “Uno trabaja al cien por ciento”, aseguró. Dijo que era algo que no esperaba. Su esposa agradeció a la gente de la Línea Sur, mientras soltaba una sonrisa, aferrada al cochecito en el que dormía su bebé plácidamente.

Los médicos venezolanos fueron padres de su primer hijo, Galo, que nació hace un mes. (Foto: Alfredo Leiva)

La pareja que había llegado en septiembre de 2017 a Buenos Aires con la mochila cargada de sueños y temores, nunca imaginó que su destino laboral estaba en un pueblo de unos 2.500 habitantes, “donde todos se conocen”.

Díaz y Vergel explicaron que habían resuelto irse de Venezuela porque la situación social y económica era insostenible. Díaz contó que trabajaba en ese momento en el Hospital Militar Carlos Arvelo y se especializaba en cirugía general. “Cuando haces lo que te gusta y lo que te apasiona, pero no hay medicamentos ni insumos, es muy duro”, comentó. Dijo que el país hacía tiempo que se desangraba.

Además, Vergel tenía a su madre en Buenos Aires y le habían diagnosticado cáncer de mama. La mujer había salido hace 5 años de Venezuela con su pareja y un hijo y se había radicado en Argentina. Todo eso influyó para que la pareja dejara su país.

Una entrevista laboral en octubre del año pasado con el secretario de Gestión de Establecimientos de Salud de la provincia, Daniel Aroca, les abrió las puertas para entrar al sistema público rionegrino.

Desde el primer momento les aclararon que el empleo no era en una ciudad. No dieron marcha atrás. Juntos emprendieron el viaje hacia lo desconocido. Díaz afirmó que habían arribado a principios de marzo a la región mentalizados para aportar a la comunidad. La pareja valoró “lo receptivos” que fueron los habitantes de una localidad” y destacó “la humildad que los caracteriza”.

Díaz asumió el 1 de agosto último al frente de la dirección del hospital de Comallo. Está a cargo de 45 personas, entre médicos, enfermeras, personal de mantenimiento, entre otros.

Comentó que los casos de hidatosis lo sorprendieron porque es una enfermedad que no se ve en Venezuela. Afirmó que atienden varios pacientes en el hospital por esa enfermedad, pero aseguró que están controlados.

The post El arribo de inmigrantes se estabilizó en Río Negro y en Neuquén creció appeared first on Diario Río Negro.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.