Noticias De Bariloche

Desde un pastel de ciervo hasta un plato de salmón frente al mar: cinco lugares con propuestas diferentes para cenar en Cariló

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Entre Avenida Divisadero, Cerezo, Becassina y Avellano se concentra toda la propuesta gastronómica de Cariló. Con Boyero como pasarela principal, fueron apenas un puñado de referentes ligados al mundo culinario quienes, a través de propuestas innovadoras, lograron crear un polo gastronómico en una ciudad que de noche abraza la oscuridad y entre un paisaje único entre los árboles y las calles de tierra.

En una temporada que se vislumbran números récord, Cariló es para Pinamar un fortín de concentración turística en donde los veraneantes agotaron las camas de los hoteles para enero y posiblemente la cifra se repita en febrero. Según el último informe publicado por el municipio, Cariló tuvo un 97% de ocupación y elevó el promedio de Pinamar a un 92% para la primera quincena del año.

Para certificar este fenómeno, Infobae recorrió la zona durante un fin de semana y destacó cinco ofrecimientos que conviven a pocos metros y ofrecen menús, sabores y precios diferentes.

Demuru

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Pedro Demuru, dueño del lugar, creó uno de los restaurantes más icónicos de Cariló. “Empecé a los 17 y tengo 42. Toda mi vida acá, en la cocina, pero no me dedico a pensar de dónde vengo y dónde estoy. Me dedico sinceramente a esto todos los días de mi vida. Siempre estoy obligado a esto y lo que más me gusta es estar acá. Es mi pasión”, dijo.

En cuanto a su propuesta, Demuru manifestó: “Creo que vienen por la relación precio/calidad. Se marcó una tendencia de innovación en Cariló. Muchos lo están copiando porque se está armando un polo gastronómico mucho más importante, y la competencia ayuda a que los demás crezcamos. Que mejoremos”.

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

“Son dos meses muy explosivos y durante el año se labura bien pero no se iguala a la temporada. Estoy todas las noches acá y por temporada duermo cuatro horas. Si no vengo una noche no pasa nada, pero estoy al tanto por teléfono”, confesó Demuru, quien recomendó la provoleta del lugar y “el clásico pastel de cerdo, el cual se agota todas las noches”.

Break 197

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

“Toda la temporada está explotado, durante el año estuvo bastante bien, pero hoy no puedo desenchufarme”, aseguró Ignacio Cattaneo, dueño de Break 197, quien ideó junto a su mujer un lugar en el que las comidas rápidas prevalecen, con platos que se cocinan en casa.

Cattaneo indicó que pensó en tres factores a la hora de llevar a cabo el lugar: calidad, buenas hamburguesas y cervezas. “Buen diseño de los platos y la estructura, yo destaco eso. También que las hamburguesas son caseras y el pan también. Recomendaría una hamburguesa bosque o la break, que está muy buena. Si no hay milanesas o supremas, que obviamente son caseras”.

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

197 responde a tres números que poseen un significado íntimo e importante dentro de la familia de Cattaneo. Mi papá me decía que para saber si un restaurante iba a marchar bien debía pensar en una pregunta: ¿Yo me sentaría acá? Entonces hice todo lo necesario para pasar por la puerta y querer sentarme acá“, indicó Cattaneo.

Josefa

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

De Pablo Algieri, un hombre que se convirtió en empresario gastronómico sin querer serlo. “Vine hace 20 años a vivir a Cariló porque me cansé de malvivir en Buenos Aires. Y me escapé. Pensé en ganar calidad de vida, sin ambiciones económicas y se juntó todo”, contó.

“Josefa por mi abuela, italiana. Tengo el recuerdo de ella, vestida de negro, amasando en una mesa larga. Y mucho de lo culinario lo aprendí de mis abuelas. Me gusta mucho cocinar, pero en casa, cuando estoy tranquilo. Pero en los platos del lugar intervengo yo”, sostuvo.

“Es un lugar de pastas, de comida confortable, no un lugar gourmet. Yo recomiendo los ravioles negros de salmón, los malfatti que están espectaculares y el ragú de hongos. Tenemos precios que son muy razonables”, destacó.

Bistro

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Ubicado dentro del Hotel Marcin, posee 80 cubiertos por noche con una propuesta alejada del bullicio nocturno. Un salón frente al mar, shows en vivo y la posibilidad de cenar y luego disfrutar del café o un rico postre en el lobby del hotel.

Rubén Puelle, su chef ejecutivo, explicó: “Abrimos de jueves a domingos y los días restantes la cena sólo se sirve en el lobby. Bistro es ideal porque son pocos cubiertos, con otro ambiente, mucho más íntimo”.

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Y detalló: “En el lobby ofrecemos una gastronomía clásica, con una carta de minutas y ensaladas. En Bistro, una oferta variada, con sofisticadas creaciones en donde destaco el lomo con salsa de almendras envuelto en jamón crudo con papas noisette y arvejas. También el salmón rosado, con salsa cítrica y risotto negro”.

Griller

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Sin dudas una experiencia única dentro de la noche carilosense. Franco Gasparrini, su dueño, ambientó los tres ambientes del lugar con la mirada puesta en Nueva York, su ciudad favorita, a la cual viaja una vez por año para copiar ideas de otros emprendimientos gastrónomicos y trasladarlas con mejoras a Griller.

“Un público de gente que viene literalmente todas las noches a comer acá. Tenemos un salón en la parte superior, que fue el primero que creamos. Es el que le aconsejamos a las parejas o familias que prefieren pasar una velada íntima y relajada. Abajo, el salón más grande, en el cual predominan las luces y el sonido, el cual empieza a elevarse con el correr de la noche”, confesó Gasparrini. El tercer sector es aledaño al restaurante, en la parte exterior, alejado del ruido y con mayor contacto con la naturaleza.

Diego Medina
Diego Medina (Diego Medina/)

Y agregó: “En este sector la gente se desinhibe y baila. Es común pasar por acá a la 1 de la mañana y ver las mesas corridas”.

Gasparrini recomendó las ribs de cerdo con papas fritas, el clásico de Griller, y el ojo de bife condimentado a la leña, también acompañado por papas fritas. “El cubierto lo cobramos bien, y tratamos de estar siempre arriba en la realidad de mayor calidad de lo que cuesta el plata. Y siempre a los comensales les digo lo mismo: combinen la comida con las propuestas en la carta de tragos”, completó.

Fotos: Diego Medina

SEGUÍ LEYENDO:

Pescados, carnes y pastas en cuatro balnearios: cuánto cuesta comer frente al mar en Cariló

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.