Noticias De Bariloche

Cuando los Servicios de Inteligencia checos monitoreaban la política argentina

Como he tratado en “Fue Cuba”, el servicio de Inteligencia de la Checoslovaquia comunista tuvo una notable presencia y actividad en la Argentina. Basta recorrer sus innumerables legajos para observar el devenir nacional desde la caída del gobierno de Juan Domingo Perón en 1955 hasta los sucesos de la década de 1980.
A partir de 1962, año en que la Argentina y la Cuba comunista rompieron relaciones, la Inteligencia del StB (Státní bezpečnost), Seguridad del Estado, aliada de Moscú desde que los comunistas coparon el Estado checoslovaco en 1948, se convirtió en una de las principales fuentes de información junto con el Comité para la Seguridad del Estado (KGB) soviético y los otros organismos de Inteligencia de los países del Pacto de Varsovia acreditados en Buenos Aires. Según consta en los archivos secretos de la Inteligencia checoslovaca, en la segunda mitad de 1959 la política de la Unión Soviética y sus países aliados (satélites) respecto a Cuba se activó definitivamente.
Un papel ..

Como he tratado en "Fue Cuba", el servicio de Inteligencia de la Checoslovaquia comunista tuvo una notable presencia y actividad en la Argentina. Basta recorrer sus innumerables legajos para observar el devenir nacional desde la caída del gobierno de Juan Domingo Perón en 1955 hasta los sucesos de la década de 1980.

A partir de 1962, año en que la Argentina y la Cuba comunista rompieron relaciones, la Inteligencia del StB (Státní bezpečnost), Seguridad del Estado, aliada de Moscú desde que los comunistas coparon el Estado checoslovaco en 1948, se convirtió en una de las principales fuentes de información junto con el Comité para la Seguridad del Estado (KGB) soviético y los otros organismos de Inteligencia de los países del Pacto de Varsovia acreditados en Buenos Aires. Según consta en los archivos secretos de la Inteligencia checoslovaca, en la segunda mitad de 1959 la política de la Unión Soviética y sus países aliados (satélites) respecto a Cuba se activó definitivamente.

Un papel irremplazable en dicho proceso jugó el Servicio de Inteligencia de la URSS, Administración Central Nº 1 del KGB del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, conducido por el general Alexander Michailovich Sacharovskij, cuando introdujo en la ejecución de la política exterior soviética a los servicios de seguridad de los países satélites. Queda claro, en los contenidos de muchos de los documentos, que el objetivo político y económico no era solamente Cuba sino todos "los Estados de América Latina".

Cuando Perón llegó a la Presidencia de la Nación en 1946, con el Decreto 337/46 creó la Dirección de Informaciones o Coordinación de Informaciones de Estado (CIDE) y puso a su frente a Rodolfo Freude, "Rudi", como le decía el presidente. El nuevo organismo debía actuar por fuera de la injerencia castrense y proveer al mandatario de información interna y externa. A la caída de Perón (septiembre de 1955), el gobierno de la Revolución Libertadora nombró como secretario al general Juan Constantino Quaranta y el organismo fue tomado por asalto por militares en actividad y en situación de retiro. Comenzó, entonces, bajo el régimen de facto del general Pedro Eugenio Aramburu, un proceso de limpieza tendiente a "desperonizar" el organismo. El blanco principal del nuevo secretario no era el comunismo, era más bien el peronismo.

Tigre, un topo dentro del sórdido burdel de la Inteligencia

Pocas semanas antes del derrocamiento del presidente constitucional Juan Domingo Perón, la "central" de Praga recibió un pormenorizado informe sobre el sistema de inteligencia argentino. Con fecha 19 de julio de 1955, con la firma del teniente primero Pařízek, se elevó un informe cuya fuente en clave en Buenos Aires es "Tigre", un colaborador (espía) del StB.

El trabajo traza la diferencia entre la Inteligencia militar y la civil. En cuanto al primero, dice textualmente: "El servicio militar se concentra en el organismo denominado Informaciones del Estado Mayor que concentra sus tareas, especialmente, en Chile, Paraguay, Uruguay, Brasil y México. Las tareas están dirigidas por el amigo del informante, el teniente coronel Vigil, que encabeza dicho organismo y cuyo nombre nunca se menciona en la prensa. Los militares por lo general se dedican al espionaje y en el extranjero se comportan como donjuanes según la opinión generalizada".

Luego, con la información aportada por "Tigre", se habla de los agentes civiles en el exterior que se desempeñan como agregados culturales y su pertenencia aparente es al Ministerio de Relaciones Exteriores. También se ocupa de los agregados culturales cuyas relaciones con los funcionarios diplomáticos son "muy tensas" y que están en estado de "extinción, porque muchos de ellos no son lo suficientemente capaces para efectuar dichas tareas".

Para el informante, "los agregados laborales se dedican a los trabajos de inteligencia orientados principalmente a la selección de personas y con ayuda de medios financieros tratan de convertirlos en simpatizantes del peronismo, corrompen líderes extranjeros, etcétera". De acuerdo con el informante, "estos funcionarios están adscriptos al Secretariado Gremial de la Oficina Presidencial y su jefe superior es el gendarme [Guillermo] Solveyra Casares, al cual también están subordinadas dos secciones de Policía Federal (Coordinación Federal y Orden Social), los principales organismos anticomunistas del aparato represivo".

Párrafo del informe de la Inteligencia checoslovaca
Párrafo del informe de la Inteligencia checoslovaca

Según el informante, "la principal finalidad de todas las actividades es su carácter informativo y la lucha contra el comunismo abarca todo el continente. Antes participaba en dicha actividad por medio de delegados obreros, también la CGT, lo que ya no existe en la actualidad. A pesar de que hay dos organismos de espionaje conectados en el campo político y civil con el extranjero en lo que se refiere a la Inteligencia en el extranjero, el único organismo de coordinación es Coordinación Federal y Solveyra Casares participa personalmente en las cumbres del FBI en Estados Unidos de Norteamérica. El FBI y la Coordinación Federal tienen relación directa y el objetivo principal es la lucha contra el comunismo".

Por el decreto 776/56 el presidente de facto Aramburu instituye el SIDE (Servicio de Informaciones del Estado) y su jefe fue el general Quaranta, el mismo que habrá de entrar en la Embajada de Haití en junio de ese año para detener al general Raúl Dermirio Tanco, uno de los militares sublevados, comandados por el general Juan José Valle, el 9 junio de 1956 contra el gobierno de la Revolución Libertadora.

El 9 de marzo de 1956, por valija diplomática, "Tigre" informó a Praga que los servicios más importantes de Inteligencia de la Argentina eran el SIDE y el Servicio de Informaciones de la Armada (SIN). El espía checoslovaco informa que el SIN "recluta entre los periodistas y el SIDE lo hace entre especialistas, ex miembros de los antiguos servicios represivos y de la Inteligencia peronista".

El SIDE está presidido por Quaranta, "un hombre fuerte del régimen", y sus adjuntos son el comodoro Bilbao y el capitán de navío Mesina, "los tres tienen una clara orientación anticomunista […]. Ellos fueron los que sembraron la idea que había que investigar la venta de armas de Checoslovaquia a los peronistas refugiados en Montevideo".

El informante "Tigre" le adjudica al SIDE ejercer las tareas que realizaba al Control de Estado de Perón. El largo trabajo está lleno de detalles y nombres, y constituye una filtración de información grave. Entre tantos nombres aparece el del coronel Héctor Eduardo Cabanillas, cuya trayectoria estuvo relacionada con el secuestro del cadáver de María Eva Duarte de Perón (1955) y su posterior devolución en Madrid (1971).

Nombres que aparecen en los archivos de Praga.
Nombres que aparecen en los archivos de Praga.

Debe entenderse que el nuevo SIDE conservó a muchos agentes que prestaban funciones durante el peronismo. Según el mismo trabajo, el SIN estaba trabajando activamente y el que aparecía desde la época de Perón como uno de los informantes de "Tigre" —consciente o inconscientemente— es José María Bravo, uno de los líderes de la ex rama del Partido Socialista y miembro de la conducción del Instituto de Estudios Económicos y Sociales.

En esa época el SIN estaba comandado por el capitán de navío Ezequiel Niceto Vega (luego jefe de la Policía Federal con el gobierno de Arturo Frondizi) y el subjefe era el capitán de fragata Jorge Gunther (ambos marinos comandaron el ARA Bahía Thetis durante el tercer viaje de instrucción de 1954).

En otro informe sobre las "organizaciones argentinas de Inteligencia" durante 1957, firmado por el teniente mayor Dominik, realizado con información de "Tigre", la central pone su lupa en "los comandos civiles revolucionarios", a los que califica de poderosos por ser "peligrosos e intocables". Informa que no son muchos pero pertenecen "directamente a las entrañas del gobierno de Aramburu": "Sus miembros son ferozmente anticomunistas y antiperonistas e impunes y actúan siempre al margen de las acciones policiales o militares. Ante todo están bajo el dominio del capitán de navío [Francisco] Manrique, de [Carlos Alberto] Sánchez Sañudo, del general Quaranta, el coronel Rafael Campos y otros. De las personas civiles son los principales cabecillas doctor Miguel Ángel Zavala Ortiz y el doctor Euclides Ventura Cardoso".

La topo "Pilar"

Según consta en los archivos secretos de la Inteligencia checoslovaca, gracias a las confidencias de Pilar, la central de Praga tenía una idea muy aproximada sobre cómo funcionaban los servicios de informaciones argentinos. El 22 de abril de 1958 (a una semana de la asunción presidencial de Arturo Frondizi), en las oficinas de la capital checoslovaca se realizó el resumen de un voluminoso trabajo llegado de Buenos Aires.

Pilar señala cinco centros que nutren de información, supuestamente, al Estado argentino, a saber: 1) los servicios de las Fuerzas Armadas; 2) Relaciones Exteriores; 3) Presidencia de la Nación; 4) SIDE ("que posee la mayor cantidad de informaciones posibles"); y 5) Policía Federal. También existen otros "circuitos chicos de menor importancia que en algunas ocasiones se nutren con delaciones en algunos ministerios, provincias e instituciones".

La portada del nuevo libro del “Tata” Yofre
La portada del nuevo libro del “Tata” Yofre

Para la informante, los primeros cuatros sectores están interesados en la política internacional, y "es justamente la política internacional donde sus actuaciones se entremezclan ridículamente". Existe en embajadas en "un país más o menos importante donde funcionan los servicios sin que el embajador lo sepa. Cada sector trabaja por su cuenta e informa utilizando su propia interpretación".

Sin ningún eufemismo —casi con sorna— Pilar relata que "lo que les interesa a los centros de información y a los funcionarios es cómo se ve la Argentina y qué se dice de ella. Esto es práctica a pesar de que Argentina no hace nada para lograr una mejor comprensión por parte de sus vecinos a amigos".

Los conocimientos de Pilar sobre el funcionamiento de la SIDE.
Los conocimientos de Pilar sobre el funcionamiento de la SIDE.

También se refiere a "los fondos secretos" que cada ministerio "maneja a su manera", y al sistema de cifrado del que se ocupó durante muchos años el Ejército Argentino. "El cifrado se divide conforme a las áreas territoriales y cambian con frecuencia, principalmente, cuando se empieza a sospechar que la clave fue descifrada. El cambio del sistema es muy costoso y está clasificado por zonas (Estados Unidos, América Central, América del Sur, Europa del Este, Occidental y Asia). De esta manera, se puede descubrir la cifra correspondiente a una determinada zona y cambiarla no es tan costoso."

Pilar enseña dónde se guardan los sistemas de cifrado en las embajadas y quiénes se ocupan de eso: "El personal que se ocupa de la cifra no siempre es cuidadoso […] no siempre hacen su trabajo en forma responsable. Parece raro pero es así […]. Dos grandes tomos sirven para la encriptación y dos para la decodificación".

Con notable precisión la topo escribió que "en el curso de los tres últimos años se cambió tres veces el sistema de cifrado ante todo para los Estados Unidos". "Aquí en Buenos Aires —dice Pilar— el correo diplomático que se envía en los equipajes diplomáticos se revisa. La correspondencia se lee y hay muchos embajadores que fueron declarados personas no gratas durante los gobiernos de Perón y Aramburu porque fue violada la correspondencia diplomática. En la época de Perón se conoció el caso del embajador Atilano Carnevali de Venezuela. La carta fue abierta y leída, en consecuencia se le solicitó al gobierno venezolano que lo relevara de su cargo y fue transferido a Chile."

De regreso a los archivos… “Tata” Yofre (Foto: Penguin Random House)
De regreso a los archivos… “Tata” Yofre (Foto: Penguin Random House)

"A pesar de que en la Argentina asumirá un nuevo gobierno, los servicios de Inteligencia ya existentes, sin ninguna duda, van a continuar sus actividades del mismo modo. Es una característica muy típica para los gobiernos argentinos la denominada seguridad nacional-internacional", concluye Pilar.

Al final del informe el agente Pýcha de la central de Praga anotó: "Puede servir de comparación con la información obtenida de Junio y Vila".

Celosos de sus secretos, sus costumbres, códigos y prerrogativas, los militares desde 1955 hasta 1963 convirtieron a la Secretaría de Informaciones de Estado en un refugio de oficiales retirados del servicio activo (y aspirantes a seguir cobrando del Estado además de sus jubilaciones), familiares, "favoritas" y amigos. Tal como surge de los informes del archivo de la Inteligencia checoslovaca, el organismo era un "gruyere" perforado de filtraciones. De la central de Praga a la Lubianka (sede de la soviética KGB) había tan sólo un paso.

Sin embargo, debe tenerse presente que la Secretaría de Guerra con la firma de su subsecretario, coronel Manuel Reimundes, dio una directiva titulada "Disposiciones provisorias de defensa contra el comunismo" (BRSE Nº 3751 del 16 de octubre de 1958) advirtiendo que el comunismo "en lo social, en lo político y en lo económico, su acción clandestina ha sido sorprendentemente clara. Además ha estructurado una 'quinta columna intelectual' disfrazada de humanitarista en el orden educacional: propaganda de prensa, radioeléctrica, televisada y cinematográfica; escuelas, colegios, universidades, etcétera"47. Eran los tiempos iniciáticos del mandato de Arturo Frondizi pero el fenómeno comenzó con la Revolución Libertadora por revanchismo al peronismo en los claustros y supina ignorancia.

SEGUÍ LEYENDO: Los orígenes ocultos de la Triple A y la traición de López Rega

Leer mas

Agregar comentario

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.