Noticias De Bariloche

Con esfuerzo y Amor Elefante

¿En 2013 con 300 pesos se podía iniciar un emprendimiento? Si la pregunta va dirigida a Luciana Maldonado, la respuesta será un rotundo sí.

Es diseñadora, productora de modas, costurera y contadora de su propia marca de ropa a la que llamó Amor Elefante. Sin títulos universitarios aprendió el oficio de su madre, una tallerista que le enseñó todos los secretos llevándola de niña al taller donde trabajaba.

“Creo que mis ganas de hacer ropa viene de ahí. Estaba estudiando arquitectura y empecé a coser como un hobby. Nunca me lo tomé muy a pecho, pero un día se empezó a poner serio y resolví dedicarme a esto y dejar la carrera”, contó la joven.

Con ayuda de su madre confeccionó remeras y calzas. Organizó una feria. Solo disponía del lugar y de una soga donde colgaban las prendas. “El primer día vino una persona y se llevó todas las remeras, después vino otra persona y se llevó todas las calzas. Ahí fue cuando dije largo todo y me dedico a esto”, agregó Luciana. Buscó un nombre, abrió un Facebook y comenzó a diseñar las prendas, cortar los moldes y luego la tela, pegar botones y coser ojales. Su madre se encargaría solo de pasar por la máquina las telas para darles forma. “Yo me encargo de todo, desde la elección de las telas hasta llevar la contabilidad”, aseguró.

Su taller se ubica en la parte posterior de la casa paterna. Desde hace un año y medio abre todos los días su showroom que también funciona en la casa de su infancia. El taller creció y hoy ya puede costear el sueldo de dos señoras que participan de la confección. El boca a boca y las redes sociales son sus principales aliadas a la hora de vender.

Cuando se le pregunta si los comienzos fueron difíciles la joven asegura que “si lo fueron no me di cuenta porque era muy chica. Si es difícil ahora tampoco me doy cuenta porque en realidad me encanta tanto que no lo siento como un trabajo. Sí vivo de esto y tengo la suerte de vivir de esto. Trabajo mucho pero me gusta tanto que no noto que me esté quitando la vida”.

Por supuesto que fue y es necesario saber administrar los ingresos con la precisión de un relojero para que el dinero alcance para todo. “Pero si lográs distribuir los ingresos eficientemente se puede. De hecho desde hace dos años vivo sola y no necesito un segundo trabajo”, sentenció.

Hoy si querés tener algo es ciento por ciento sacrificio. Yo elegí esto, no me puedo permitir decir hoy no voy a trabajar”.

Luciana empezó vendiendo calzas y remeras.

Uno de los factores que la empujó a pelear sin tregua para lograr su objetivo fue que quería trabajar en forma independiente y en el camino se dio cuenta de que por más lindo que suene ser su propia jefa, el esfuerzo es mucho y es necesario tener mucha disciplina. “Cualquier persona que trabaje mucho durante todos los días, sea de lo que sea, puede vivir de un emprendimiento. Hay que resignar muchas cosas. Trabajás los fines de semana y los feriados. No te podés permitir decir que no tenés ganas y que no vas a trabajar”, dijo Luciana.

El diseño de cada camisa, pantalón o campera surge de su inspiración y de un modelo de mujer que le gusta. Su estilo conjuga la elegancia con la comodidad. Telas de texturas suaves y ahora luego de pasar varias temporadas apostando a los colores fuertes elige los más sobrios y neutros. “Hoy la gente no se compra ropa todos los días. Yo apunto a que cuando se lleven una prenda la usen durante mucho tiempo sin cansarse, eso con los colores fuertes no pasa”, afirmó.

Ordenando la ropa en el perchero que dejó de ser una soga, sueña con abrir su propio local en la ciudad de Neuquén y luego abrir otros en Córdoba, Buenos Aires y Rosario. “Es un proyecto que va madurando con el tiempo y conmigo”, es la frase que eligió para cerrar la charla.

The post Con esfuerzo y Amor Elefante appeared first on Diario Río Negro.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.