Noticias De Bariloche

Cómo piensa “la generación de la fe”, los jóvenes que aspiran a cambiar el mundo

La Escuela Roberto Rocca es una moderna institución ubicada en Pesquería, Nuevo León (Foto: Juan Vicente Manrique)

En el municipio de Pesquería, en el estado de Nuevo León, se encuentra la Escuela Técnica Roberto Rocca. Esta moderna institución académica es una de las dos que existen en el mundo.

Con un plan de estudios vanguardista centrado en el aprendizaje, aulas, laboratorios y talleres equipados con tecnología de punta; se busca la excelencia en sus maestros y alumnos, pero sobre todo la superación.

Fue en el 2016 cuando escuela -en el municipio de Pesquería- abrió sus puertas para recibir a 128 jóvenes talentosos, que sin importar sus circunstancias, tuvieran el anhelo de cambiar su realidad.

En unas semanas se gradúa la primera generación de la Escuela Roberto Rocca  (Foto: Patricia Juárez)
En unas semanas se gradúa la primera generación de la Escuela Roberto Rocca  (Foto: Patricia Juárez)

El director, maestros, staff y todo aquel que estuvo involucrado desde los inicios en el proyecto, llamaron a estos muchachos “La generación de la fe”.

Y claro que se tenía que tener fe. Fe en los jóvenes, en sus familias, en sus ganas, en la comunidad, en el proyecto que desde un principio fue ambicioso, pues el gran y único objetivo que persigue es mejorar la vida y el futuro de sus alumnos.

El objetivo que persigue la Roberto Rocca es mejorar la vida y el futuro de sus alumnos (Foto: Patricia Juárez)
El objetivo que persigue la Roberto Rocca es mejorar la vida y el futuro de sus alumnos (Foto: Patricia Juárez)

Pesquería es una de las comunidades de Nuevo León que presenta bajos índices de desarrollo humano, un ejemplo es que de 3.592 adolescentes que se gradúan de secundaria sólo 600 continúan con sus estudios, según datos del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2021, publicado por el gobierno del estado.

Elena

Elena, es una joven de 18 años que cursa el 6º semestre de Electromecánica. Todos los días viaja más de una hora y media desde el municipio de General Zuazua para tomar sus clases en la Roberto Rocca.

Elena estudia el 6° semestre de Electromecánica (Foto: Juan Vicente Manrique)
Elena estudia el 6° semestre de Electromecánica (Foto: Juan Vicente Manrique)

Ella tiene 4 hermanos, de no existir esta escuela no hubiera podido seguir estudiando, ni siquiera en una institución pública.

La Escuela Técnica Roberto Rocca dota a todos sus estudiantes de alimentación, apoyo con transporte, uniformes, libros, laptops, además de becas que cubren desde el 70 al 99% de la cuota, a casi un 90% de los estudiantes.

“Después de la secundaria si había pensado en meterme a la prepa 1, pero estaba muy cara, entonces le dije a mi mamá que en la que pudiera pagar, pero en todas la inscripción, materiales y todo eso es caro. Luego fueron a mi secundaria a decirnos de esta escuela y dijeron que iban a dar becas, entonces mi mamá me dijo que si quería, me metiera ahí”.

La ETRR es una escuela de vanguardia que brinda educación de calidad a casi 400 jóvenes (Foto: Juan Vicente Manrique)
La ETRR es una escuela de vanguardia que brinda educación de calidad a casi 400 jóvenes (Foto: Juan Vicente Manrique)

Luego del anuncio Elena se dedicó a estudiar por su cuenta para pasar el examen de admisión, había asesorías gratuitas en la escuela, pero su familia no podía pagar el costo que representaba el traslado.

Al principio se sentía insegura de quedar pero nunca se dio por vencida. Cuenta que se sintió feliz cuando vio los resultados y apareció su nombre en la lista de los aceptados.

Cuenta que en la Roberto Rocca se siente como en casa, la comida que les brindan, los amigos, los maestros, todo le gusta. Algo que nunca olvidará es el gesto que tuvo “un ingeniero de Brasil o de Argentina” con ella y su familia.

Tiene instalaciones  y métodos de enseñanza de vanguardia  (Foto: Juan Vicente Manrique)
Tiene instalaciones  y métodos de enseñanza de vanguardia  (Foto: Juan Vicente Manrique)

“Una vez un ingeniero de Brasil o de Argentina, no me acuerdo bien, el director le platicó de algo de mi casa y antes de irse, el ingeniero dejó un apoyo de unos vales de despensa y con ese dinero que dejó me compré unos lentes… ya no veía de un ojo porque tenía una cicatriz o algo así, me dijo un oftalmólogo que ya no iba a ver con ese ojo, pero ya estoy viendo de vuelta”.

Ella esta apunto de graduarse y quisiera entrar a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, sin embargo, las condiciones económicas de su familia se lo impiden.

Elena espera que saliendo del bachillerato técnico la contraten en alguna empresa y así pueda obtener los recursos para ayudar a su familia y juntar para pagar lo que se necesita e ingresar a la Universidad. Tendrá que esperar al menos un año para eso, en 10 ella se ve con una casa, un carro y siendo jefa de departamento. Elena es parte de “La Generación de la fe”.

María del Carmen

María del Carmen es estudiante de  Mecatrónica (Foto: Patricia Juárez)
María del Carmen es estudiante de  Mecatrónica (Foto: Patricia Juárez)

María del Carmen Juárez cursa el 4º semestre de Mecatrónica. Tiene 16 años y a su corta edad tuvo que dejar la casa de sus papás para poder seguir estudiando. Desde hace 2 años vive en Nuevo León junto a algunas de sus hermanas, quienes son obreras en las fábricas que se instalaron hace poco en el estado.

Tamiahua es una comunidad en la sierra de Veracruz de donde María es originaria. Está a más de 13 horas de Pesquería, si hay mal tiempo se hace mucho más.

María cuenta que su comunidad es muy pequeña, de solo unas 40 o 50 casas, no hay señal de celular mucho menos de internet, la escuela que hay es multigrado y no hay computadoras. Ella se graduó ahí de secundaria, su maestra Keyla habló con sus papás y les dijo que María tenía que seguir estudiando, que sus aptitudes la llevarían muy lejos, que no le negaran la oportunidad.

La escuela les ofrece alimentos, uniformes, libros y equipo de computo (Foto: Patricia Juárez)
La escuela les ofrece alimentos, uniformes, libros y equipo de computo (Foto: Patricia Juárez)

Sus hermanos, que ya trabajaban en Nuevo León, le hablaron de la Escuela Técnica Roberto Rocca. María se ilusionó. Sin embargo, sus padres y hermanos le advirtieron que sólo iba a salir de la casa si era para estudiar.

Su maestra y María le dedicaron largas horas a repasar las lecciones. Cuando presentó el examen vio a “tantos niños” , que a pesar de estar preparada tuvo dudas de quedar. Cuando llamó a sus hermanos para que le dieran el resultado no le quisieron decir, ella pensó que no había sido aceptada.
En julio del 2017 cumplió 15 años, en su fiesta la maestra, su madrina, comenzó a leer una carta, decía: “Felicidades, lograste ingresar a la Escuela Técnica Roberto Rocca para cursar la carrera que elegiste en Ingeniería Mecatrónica”.

Las aulas están equipadas con tecnología de punta (Foto: Juan Vicente Manrique)
Las aulas están equipadas con tecnología de punta (Foto: Juan Vicente Manrique)

Cuenta que ni ella, ni su maestra ni sus papás pudieron evitar las lágrimas de la emoción.

Cuando llegó a la escuela María no sabía utilizar una computadora, agradece la paciencia de sus maestros y sus compañeros que la ayudaron a aprender rápidamente, tanto, que un año después lo profecía de su maestra se cumplió.

María estaba en China con el equipo que representaba a la Roberto Rocca en el Mundial de Robótica 2018, en Shanghái, donde obtuvieron la posición 18 de 250 escuelas concursantes.

María del Carmen en su viaje a China (Foto: cortesía)
María del Carmen en su viaje a China (Foto: cortesía)

“Si no existiera esta escuela me hubiera quedado trabajando, me cambio mi pensamiento. Yo me hubiera quedado a trabajar en una empresa, ganar poco dinero para ayudar a mi papá, así hubiera sido de no existir esta escuela”.
Ahora, al terminar el bachillerato ingresará a la carrera de Ingeniería en Robótica, quiere estudiar doctorados y viajar por el mundo. También quiere ayudar a su comunidad, Tamiahua.

“Quiero ver si puedo ayudar a la comunidad donde yo vivía antes, porque las comunicaciones no están muy bien. Crear algo para mejorar la calidad del ambiente porque también es un tema que me preocupa. De alguna manera me gustaría devolver un poco de lo que esta escuela me ha dado”.

María junto con algunos de sus compañeros están creando un magneto que generaría luz a bajo costo, “Por ejemplo hay muchos niños, que oscurece y ya no tienen luz, entonces no tienen tiempo de estudiar ni hacer tareas, estamos viendo la manera de crear luz para esas comunidades sin que sea tan costoso”.

“Yo siempre he dicho que la escuela fue para mí como un ángel, he tenido muchos conocimientos que nunca creí, ni tampoco llegar tan lejos como lo he hecho hasta ahora”.

Riky

A los primeros alumnos que están por graduarse los maestros le pusieron “La Generación de la fe” (Foto: Juan Vicente Manrique)
A los primeros alumnos que están por graduarse los maestros le pusieron “La Generación de la fe” (Foto: Juan Vicente Manrique)

Ricardo Treviño Capetillo está en 6º semestre de Electromecánica, vive con su mamá y con sus hermanos en Pesquería.

También se graduará con “La Generación de la fe”. Al egresar entrará a la Universidad Autónoma de Nuevo León en Ingeniería en Mecatrónica y quiere estudiar francés. Le gana la emoción al pensar en su graduación de la Escuela Técnica Roberto Rocca.

“Estoy muy contento, nervioso y triste a la vez. Creo que voy a llorar, son 3 años muy buenos, muchas amistades, los maestros, los directivos siempre están ahí para ayudarte. Si va a doler”.

En el 2016 la ETRR abrió sus puertas -en Pesquería- para recibir a 128 jóvenes talentosos (Foto: Patricia Juárez)
En el 2016 la ETRR abrió sus puertas -en Pesquería- para recibir a 128 jóvenes talentosos (Foto: Patricia Juárez)

Riky, como le dicen de cariño, dice que extrañará a sus maestros, que ellos le enseñaron a saber de lo que es capaz de lograr.

“Más allá de lo técnico y de lo que te hayan enseñado de las materias, nos enseñan valores, nos enseñan respeto, nos inculcan cosas para ser mejores personas. Siempre andan con una sonrisa en su rostro y te contagian esa alegría”.

Belmonte, maestro de Máquinas y Herramientas, un jubilado de 60 años, es uno de los profesores a quien admira, “Creo que él con quien mejor me entendido y al que más admiración le tengo, todo lo que le preguntaba me contestaba, sabe alemán, ha estado en varios países, es un ejemplo a seguir, sabe muchas cosas”.

La Escuela Técnica Roberto Rocca busca la excelencia en sus maestros y alumnos, pero sobre todo la superación (Foto: Patricia Juárez)
La Escuela Técnica Roberto Rocca busca la excelencia en sus maestros y alumnos, pero sobre todo la superación (Foto: Patricia Juárez)

Él también quiere viajar, hacer una carrera exitosa como ingeniero en metalurgia, y algún día, regresar a dar clases a la Roberto Rocca.

“Gracias por enseñarme tanto, por cuidarme estos 3 años y no me voy a olvidar de esta escuela cuando cumpla mis metas. Voy a venir y voy a tratar de regresar un granito de arena por todo lo que se me dio. No sé, en lo que pueda apoyar a los jóvenes, siendo maestro de las nuevas generaciones que estén aquí”.

“Nos vemos pronto, la graduación no es un adiós, es un hasta pronto como se dice”.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.