Noticias De Bariloche

Cámara Laboral Primera de Bariloche hizo lugar a demanda de trabajadora de prensa

Reconoció además la calidad de representante gremial de la periodista , el pago de su título universitario y la entrega de certificados de trabajo. En los fundamentos se ha consignado que se comprobó que la trabajadora superó con creces las 24 notas anuales que exige el art 2 de la ley 12908, en el marco del rol de colaborador permanente.

En este caso, dedicada a la realización de notas periodísticas, como cronista, en forma normal y habitual para la mencionada editorial, en la sección “Cultura y Espectáculos” y que la empleadora, Editorial Río Negro SA, en un momento de la relación laboral comenzó a mermar dichas publicaciones de manera unilateral.

Antecedentes

En la presentación de la demanda se ha consignado, que la periodista, actora en esta causa, con la representación letrada de los abogados Galiani y Núñez, comenzó a trabajar para la demandada, en la agencia del diario “Rio Negro” de Bariloche, como cronista en el marco del estatuto del periodista desde enero del 1991 al 22 de agosto del 2001, fecha en que es despedida. Posteriormente, fue nuevamente contratada, el 10 de septiembre del 2014, para desempeñarse en la sección “cultura y espectáculos” realizando, mas de 24 colaboraciones anuales, cuyas constancias eran remitidas por mail. No obstante a esa relación subordinada, la trabajadora, debía facturar sus trabajos como si fuera autónoma. Las facturas eran acompañadas con correlativas y con detalle de cada nota, pero debía facturar, solo las que le permitía la empleadora. El tipo de tareas con comentarios en sus colaboraciones debía llevar a ser considerada “redactora especializada”, peticiona la demanda.

Con respecto a la modalidad de la desvinculación se mencionó al tribunal que con el transcurrir del tiempo la editorial fue quitando a la periodista la realización de las notas, para dejarla sin trabajo, situación que motiva un pedido de aclaración a respecto. En la oportunidad se intimó a la empresa, aclare la negativa de trabajo . Ello, conforme documentación, en la que detalla las características de la relación laboral y la exigencia de facturar como monotributista, intimando su registración laboral, el reclamo de diferencias laborales incluida bonificación por título, bajo sanción de considerarse despedida por culpa de la empleadora destacando. En esa ocasión también informó a la empresa dado su calidad de secretaria adjunta del Sindicato de Trabajadores de Prensa Zona Andina, -SITRAPREN-, sobre su estabilidad gremial, conforme la ley 23.551. Asimismo se remitió copia a AFIP de dicha intimación. La demandada, no contestó motivo por el cual la trabajadora el 24 de enero del 2018 se consideró despedida en forma indirecta e intimó el pago de los conceptos adeudados liquidación final y la entrega de los certificados de trabajo de acuerdo a las previsiones de la ley de contrato de trabajo.

En el marco normativo, se solicitó la aplicación del Contrato Colectivo de Trabajo 421-75 y en subsidio el 541/08 y los arts 59 y 60 del Estatuto del Periodista. Fundamentó el pedido de certificado de trabajo, de la multa de la Ley 24013, y del periodo de estabilidad gremial , planteando también la inconstitucionalidad del art 38 en caso de que se considere que la asociación gremial que representa que tiene en trámite su Inscripción gremial no está contemplada en la norma.
Al contestar la demanda, la editorial solicitó el rechazo de la misma, luego de una detallada negativa de los hechos invocados. Su argumento fundamental se basó en la extemporaneidad del despido indirecto, dado, y de acuerdo a su criterio, que la intimación es del 12 de septiembre del 2017 y la invocación del mismo del 24 de febrero del 2018. Citó jurisprudencia , doctrina en su apoyo y ofreció prueba.

Fundamentos del fallo

Luego de producirse la prueba ofrecida, de la realización de la audiencia de vista de causa, el tribunal se expidió sobre las cuestiones planteadas, es decir cuales se encuentran probadas y cuales no. En primer lugar se pronunció sobre la existencia de la relación laboral entre las partes. En tal sentido se ha consignado en la sentencia: “analizada razonada y lógicamente la prueba, incluso la instrumental, se comprobó que la actora superó con creces las 24 notas anuales que exige el art 2 de la ley 12908 -colaborador permanente-. Se comprobó que se dedicaba a realizar notas como cronista en forma normal y habitual para la demandada en la sección cultura y espectáculos y que la empleadora en un momento de la relación laboral comenzó a mermar dichas publicaciones en forma unilateral. Agregando que “por otra parte la demandada conforme su postura argumentó la existencia de un trabajador Independiente que prestaba servicios en forma esporádica. Atento que ha quedado acreditaba ampliamente la prestación de servicios con la testimoniales” “tengo por acreditada la relación laboral subordinada todo ello ratificado por el art 23 de la Ley de Contrato de Trabajo y la falta de prueba por parte de la demandada, de la existencia de la relación esporádica o independiente invocada. Por otra parte también es de hacer notar la presunción en favor de la trabajadora que causa la no contestación del telegrama del 2 de septiembre del 2017 – art 57 Ley de Contrato de Trabajo”

En otro tramo de la sentencia, fue tratada la situación gremial de la trabajadora. En este sentido se ha mencionado que la Asociación Sindical , a nivel nacional, se expresó sobre esa situación y acreditó su calidad de representante gremial, su notificación a la empleadora en la vigencia del Convenio Colectivo de Trabajo 421/75 del ámbito de Bariloche y complementario de materias no delegadas. Asimismo, se ha mencionado que “se aplique o no ese convenio, indica que la categoría de la actora encuadra en la escala salarial de “redactor especializado”, similar a la de “cronista especializado” del art. 25-6.8 del Contrato Colectivo de Trabajo, que, y conforme a la prueba realizada, en especial el consentimiento de las partes a la oficiatoria, debe aplicarse. Es decir, consigna el fallo, “la actora (trabajadora) tiene derecho a las diferencias reclamadas, dado además la falta de documentación de la demandada (Rio Negro), que resulten entre lo denunciado como percibido y lo que hubiese correspondido conforme la categoría 22 de la escala salarial prevista, mas los adicionales de convenio. Con referencia a la bonificación por título universitario, argumentado y sostenido por la trabajadora, el mismo no fue desconocido, por lo que se consideró que debía prosperar.

Con respecto a la procedencia del despido indirecto , el tribunal ha dicho que ” Las causales son diferencias salariales y fundamentalmente la negativa de la relación laboral, que ya ha sido reconocido en la tramitación. Ahora bien, la editorial RN sostiene, como defensa, que en caso de proceder ese reconocimiento, deber considerarse que entre las partes ha existido una desvinculación de mutuo acuerdo por el transcurso del tiempo conforme lo dispone el art. 241 de la Ley de Contrato de Trabajo. Esta norma en realidad no se refiere, dice el fallo, a un acuerdo tácito, sino que debe existir un comportamiento “concluyente y recíproco ” y fundamentalmente inequívoco, analizado además a la luz de las normativa laboral. Dicho de otro modo , no debe quedar dudas de la voluntad de dicha extinción y no se debe aceptar ningún tipo de presunción en contra de renuncia de derechos de orden público. En este marco, el fallo destacó: “la trabajadora claramente demostró su voluntad de continuar la relación laboral con su intimación solicitando incluso la regularización de su relación laboral no respondiendo la demandada siendo por lo tanto aplicable como se dijera el art 57 de la norma.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.