Noticias De Bariloche

Bajaron la majestuosa araña del Teatro Colón para limpiarla: 26 fotos

A las 10:09 del lunes 23 de septiembre comenzó el descenso de la majestuosa araña del Teatro Colón. Treinta trabajadores -entre operarios de técnica, mantenimiento y limpieza- participaron del "operativo araña" para cumplir con la ceremonia de rejuvenecimiento de la luminaria de la Sala Principal del coliseo nacional. Cuatro horas después, la araña, sin polvo e iluminada, volvió al techo del teatro, custodiada por los bailarines y cantantes que creó el artista plástico argentino Raúl Soldi en 1966
A las 10:09 del lunes 23 de septiembre comenzó el descenso de la majestuosa araña del Teatro Colón. Treinta trabajadores -entre operarios de técnica, mantenimiento y limpieza- participaron del “operativo araña” para cumplir con la ceremonia de rejuvenecimiento de la luminaria de la Sala Principal del coliseo nacional. Cuatro horas después, la araña, sin polvo e iluminada, volvió al techo del teatro, custodiada por los bailarines y cantantes que creó el artista plástico argentino Raúl Soldi en 1966 (Adrian Escandar/)
La limpieza de la araña es una actividad que se realiza todos los años desde su reinauguración en 2010. Es una suerte de ceremonia, de rito, que congrega a todos los trabajadores del teatro. Para la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz, es un objeto energético, casi místico: "Es el día en el que bajamos nuestra joya más preciada para tenerla al alcance de la mano y de la dimensión humana. Es un ritual que tenemos: todo el equipo que trabaja en el Teatro Colón pasa a verla y a tocarla porque nos trae buena suerte. Además de su belleza, verla tan cerca y tan grande es imponente"
La limpieza de la araña es una actividad que se realiza todos los años desde su reinauguración en 2010. Es una suerte de ceremonia, de rito, que congrega a todos los trabajadores del teatro. Para la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz, es un objeto energético, casi místico: “Es el día en el que bajamos nuestra joya más preciada para tenerla al alcance de la mano y de la dimensión humana. Es un ritual que tenemos: todo el equipo que trabaja en el Teatro Colón pasa a verla y a tocarla porque nos trae buena suerte. Además de su belleza, verla tan cerca y tan grande es imponente” (Adrian Escandar/)
Es un proceso que demanda tiempo y dedicación. La araña desciende casi treinta metros para quedar a centímetros de las butacas del centro de la sala, que fueron previamente cubiertas por una gran lona negra. En la primera fase trabajaron operarios del teatro para destrabarla, desenchufarla e iniciar el descenso a través de un malacate, dos cables de acero y dos sogas sostenidas por dos colaboradores ubicados en los palcos superiores laterales que evitan el balanceo de la enorme estructura
Es un proceso que demanda tiempo y dedicación. La araña desciende casi treinta metros para quedar a centímetros de las butacas del centro de la sala, que fueron previamente cubiertas por una gran lona negra. En la primera fase trabajaron operarios del teatro para destrabarla, desenchufarla e iniciar el descenso a través de un malacate, dos cables de acero y dos sogas sostenidas por dos colaboradores ubicados en los palcos superiores laterales que evitan el balanceo de la enorme estructura (Adrian Escandar/)
La primera vez que se bajó para su restauración y modernización en 2010, cuando a su vez se reconstruyeron piezas rotas a cargo del orfebre Juan Carlos Pallarols, se trabó en el aire, a mitad de camino. Desde entonces, reforzaron los cuidados. La limpieza la hacen todos los años y a veces, según el rendimiento de los lámparas, se realiza una segunda sesión de mantenimiento.
La primera vez que se bajó para su restauración y modernización en 2010, cuando a su vez se reconstruyeron piezas rotas a cargo del orfebre Juan Carlos Pallarols, se trabó en el aire, a mitad de camino. Desde entonces, reforzaron los cuidados. La limpieza la hacen todos los años y a veces, según el rendimiento de los lámparas, se realiza una segunda sesión de mantenimiento. (Adrian Escandar/)
 En 2015, con la erupción del volcán chileno Calbuco, las cenizas llegaron a Buenos Aires. Los responsables de técnica recuerdan esa vez como la que más suciedad recogieron de la araña
En 2015, con la erupción del volcán chileno Calbuco, las cenizas llegaron a Buenos Aires. Los responsables de técnica recuerdan esa vez como la que más suciedad recogieron de la araña (Adrian Escandar/)
Las butacas cubiertas por una gigantesca lona y el minucioso trabajo de cada uno de los operadores, le devuelven el brillo a la majestuosa araña en un trabajo que lleva más de cuatro horas. Quitan luces y tulipas, y cuando queda solo la estructura, se procede a su limpieza sin productos químicos: solo un paño antiestática con plumero o manoplas
Las butacas cubiertas por una gigantesca lona y el minucioso trabajo de cada uno de los operadores, le devuelven el brillo a la majestuosa araña en un trabajo que lleva más de cuatro horas. Quitan luces y tulipas, y cuando queda solo la estructura, se procede a su limpieza sin productos químicos: solo un paño antiestática con plumero o manoplas (Adrian Escandar/)
Los trabajadores desenroscan los focos cuando la araña ya se encuentra suspendida apenas por encima de las butacas. Son, en total, 552 lámparas halógenas: no usan luces led porque no les permite regular de manera más sensible la intensidad de la luz en procura de iluminar la sala según el tipo de espectáculo. Quitan, también, las doce tulipas para su lavado.
Los trabajadores desenroscan los focos cuando la araña ya se encuentra suspendida apenas por encima de las butacas. Son, en total, 552 lámparas halógenas: no usan luces led porque no les permite regular de manera más sensible la intensidad de la luz en procura de iluminar la sala según el tipo de espectáculo. Quitan, también, las doce tulipas para su lavado. (Adrian Escandar/)
La araña pesa 1.300 kilos, está vestida por 552 lamparitas -cada una tiene 28 watts de potencia- y decorada por 12 tulipas. El plafón central tiene cinco metros y medio de diámetro y menos de cuatro de alto. La coronación que la completa queda amurada al techo: tiene siete metros y medio de diámetro y otras 84 lámparas. Allí dentro, en uno de los secretos del Teatro Colón, se ubica un corredor circular donde se suelen ubicar músicos y coristas para generar sonidos celestiales
La araña pesa 1.300 kilos, está vestida por 552 lamparitas -cada una tiene 28 watts de potencia- y decorada por 12 tulipas. El plafón central tiene cinco metros y medio de diámetro y menos de cuatro de alto. La coronación que la completa queda amurada al techo: tiene siete metros y medio de diámetro y otras 84 lámparas. Allí dentro, en uno de los secretos del Teatro Colón, se ubica un corredor circular donde se suelen ubicar músicos y coristas para generar sonidos celestiales (Adrian Escandar/)
La protección de las butacas antes de que comience el "operativo araña"
La protección de las butacas antes de que comience el “operativo araña” (Adrian Escandar/)
El Ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, destacó que “Este teatro fue elegido el mejor teatro del mundo, y eso habla de un patrimonio material. Es una araña de fines del siglo XIX, que hay que cuidar con el mismo detalle con el que fue construida. Para todos es un momento muy particular, viene gente de otras áreas a verlo porque todos tenemos la sensación de estar viviendo algo muy lindo.”
El Ministro de Cultura de la Ciudad, Enrique Avogadro, destacó que “Este teatro fue elegido el mejor teatro del mundo, y eso habla de un patrimonio material. Es una araña de fines del siglo XIX, que hay que cuidar con el mismo detalle con el que fue construida. Para todos es un momento muy particular, viene gente de otras áreas a verlo porque todos tenemos la sensación de estar viviendo algo muy lindo.” (Adrian Escandar/)
Tras la limpieza, vuelven a colocar nuevas lámparas halógenas, realizan la prueba de encendido, apagado y enfriado antes de volver a encender la célebre araña del Colón. Una vez que está aprobado el proceso, que todas las luces funcionan, se dicta la orden de ascenso que demanda otros cuarenta minutos hasta su colocación final en el cielo del teatro
Tras la limpieza, vuelven a colocar nuevas lámparas halógenas, realizan la prueba de encendido, apagado y enfriado antes de volver a encender la célebre araña del Colón. Una vez que está aprobado el proceso, que todas las luces funcionan, se dicta la orden de ascenso que demanda otros cuarenta minutos hasta su colocación final en el cielo del teatro (Adrian Escandar/)
Según cuenta la leyenda que aún circula por los pasillos del Teatro Colón, décadas atrás, los trabajadores aprovechaban la limpieza de la araña para tocarla. Posar su mano sobre la estructura significaba buenos augurios laborales: se creía que iban a permanecer en el trabajo. También, los operarios cuando la tocaban pedían deseos
Según cuenta la leyenda que aún circula por los pasillos del Teatro Colón, décadas atrás, los trabajadores aprovechaban la limpieza de la araña para tocarla. Posar su mano sobre la estructura significaba buenos augurios laborales: se creía que iban a permanecer en el trabajo. También, los operarios cuando la tocaban pedían deseos (Adrian Escandar/)
La araña del Teatro Colón es original del momento de su inauguración; fue construida en Europa a fines del siglo XIX por los hermanos Esteban y Luis Azaretto
La araña del Teatro Colón es original del momento de su inauguración; fue construida en Europa a fines del siglo XIX por los hermanos Esteban y Luis Azaretto (Adrian Escandar/)
La majestuosa araña tiene dos partes: una fija -amurada al techo- de siete metros y medio de diámetro y otra desplazable, de cinco metros y medio de diámetro y casi cuatro de alto, que constituye su plafón central.
La majestuosa araña tiene dos partes: una fija -amurada al techo- de siete metros y medio de diámetro y otra desplazable, de cinco metros y medio de diámetro y casi cuatro de alto, que constituye su plafón central. (Adrian Escandar/)
Este "operativo araña" contó con la acústica de martillazos que armaban la planta de la campana acústica del escenario. Por la noche, la Orquesta Filarmónica del Gran Ducado de Luxemburgo ofrecerá un concierto en el marco del Ciclo de Abono del Mozarteum Argentino. Dejaron todo preparado mientras quitaban los focos viejos de la luminaria
Este “operativo araña” contó con la acústica de martillazos que armaban la planta de la campana acústica del escenario. Por la noche, la Orquesta Filarmónica del Gran Ducado de Luxemburgo ofrecerá un concierto en el marco del Ciclo de Abono del Mozarteum Argentino. Dejaron todo preparado mientras quitaban los focos viejos de la luminaria (Adrian Escandar/)
Niños de colegio y turistas también presenciaron la ceremonia de limpieza y mantenimiento de la gran pieza del coliseo argentino. Tuvieron el privilegio de captar, desde cerca, la majestuosidad y dimensión de la araña que se encendió por primera vez en una función de gala el 25 de mayo de 1908 con el estreno de la ópera Aída, de Giuseppe Verdi
Niños de colegio y turistas también presenciaron la ceremonia de limpieza y mantenimiento de la gran pieza del coliseo argentino. Tuvieron el privilegio de captar, desde cerca, la majestuosidad y dimensión de la araña que se encendió por primera vez en una función de gala el 25 de mayo de 1908 con el estreno de la ópera Aída, de Giuseppe Verdi (Adrian Escandar/)
"Me gusta disfrutar mucho del trabajo previo, antes de que el público ingrese en la sala. Los ensayos, los simulacros de evacuación y la limpieza de la araña son situaciones particulares de las que me encanta participar", consideró la directora general del Colón María Victoria Alcaraz, quien valoró, a su vez, que "la cuidamos con mucho esmero, con mucha dedicación porque es un patrimonio de todos los argentinos"
“Me gusta disfrutar mucho del trabajo previo, antes de que el público ingrese en la sala. Los ensayos, los simulacros de evacuación y la limpieza de la araña son situaciones particulares de las que me encanta participar”, consideró la directora general del Colón María Victoria Alcaraz, quien valoró, a su vez, que “la cuidamos con mucho esmero, con mucha dedicación porque es un patrimonio de todos los argentinos” (Adrian Escandar/)
Una imagen distinta, la araña al alcance de la mano.
Una imagen distinta, la araña al alcance de la mano. (Adrian Escandar/)
En esta ocasión, la araña no parecía acumular gran cantidad de polvo. La limpieza anual se realiza para reemplazar las lámparas y aprovechar para limpiar una estructura que está en el medio de un sistema de climatización ubicado en la terraza, que hace circular y regenerar el aire de la sala.
En esta ocasión, la araña no parecía acumular gran cantidad de polvo. La limpieza anual se realiza para reemplazar las lámparas y aprovechar para limpiar una estructura que está en el medio de un sistema de climatización ubicado en la terraza, que hace circular y regenerar el aire de la sala. (Adrian Escandar/)
Los trabajadores que participaron del "Operativo Araña"
Los trabajadores que participaron del “Operativo Araña” (Adrian Escandar/)
La araña está dividida en tres fases de energía. Las mismas se encienden y se regulan desde la terraza, encima de la zona del paraíso, el último piso del teatro. Las arañas laterales de los palcos también tienen luces halógenas para generar un efecto de luz común en toda la sala. Son más de mil lamparitas
La araña está dividida en tres fases de energía. Las mismas se encienden y se regulan desde la terraza, encima de la zona del paraíso, el último piso del teatro. Las arañas laterales de los palcos también tienen luces halógenas para generar un efecto de luz común en toda la sala. Son más de mil lamparitas (Adrian Escandar/)
La impresionante araña en toda su dimensión: sus 1300 kilos y 572 lámparas
La impresionante araña en toda su dimensión: sus 1300 kilos y 572 lámparas (Adrian Escandar/)
El lugar que ocupa de araña visto desde arriba.
El lugar que ocupa de araña visto desde arriba. (Adrian Escandar/)
La arquitectura del Teatro Colón corresponde a la tendencia eclética de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Fue el primer teatro de la ciudad de Buenos Aires, y desde 1989 es considerado Monumento Histórico Nacional. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1908. En la imagen, el hueco que dejó por unas horas en el cielo del Colón la espléndida araña
La arquitectura del Teatro Colón corresponde a la tendencia eclética de fines del siglo XIX y principios del siglo XX. Fue el primer teatro de la ciudad de Buenos Aires, y desde 1989 es considerado Monumento Histórico Nacional. Fue inaugurado el 25 de mayo de 1908. En la imagen, el hueco que dejó por unas horas en el cielo del Colón la espléndida araña (Adrian Escandar/)
Tres arquitectos contribuyeron a su edificación. Los relatos de época recuerdan su construcción como una tragedia italiana. El proyecto inicial estuvo a cargo del italiano Francesco Tamburini, arquitecto oficial del Estado, quien murió el mismo año en que realizó el diseño. Su socio, el arquitecto Víctor Meano, lo continúo, pero en 1904 fue asesinado. El que finalmente terminó la obra y le dió un toque más francés fue el belga Jules Dormal. El edificio, que se extiende por 8.200 metros cuadrados, alberga 2.487 asientos. En la imagen, una vista treinta metros arriba de donde duerme la araña
Tres arquitectos contribuyeron a su edificación. Los relatos de época recuerdan su construcción como una tragedia italiana. El proyecto inicial estuvo a cargo del italiano Francesco Tamburini, arquitecto oficial del Estado, quien murió el mismo año en que realizó el diseño. Su socio, el arquitecto Víctor Meano, lo continúo, pero en 1904 fue asesinado. El que finalmente terminó la obra y le dió un toque más francés fue el belga Jules Dormal. El edificio, que se extiende por 8.200 metros cuadrados, alberga 2.487 asientos. En la imagen, una vista treinta metros arriba de donde duerme la araña (Adrian Escandar/)
Travel365, uno de los sitios de turismo más destacados a nivel global, eligió en 2018 al primer coliseo argentino como el teatro de ópera más importante del planeta por considerarlo "un verdadero monumento del arte teatral, lírico y acústico, sin duda de los mejores de todos los tiempos"
Travel365, uno de los sitios de turismo más destacados a nivel global, eligió en 2018 al primer coliseo argentino como el teatro de ópera más importante del planeta por considerarlo “un verdadero monumento del arte teatral, lírico y acústico, sin duda de los mejores de todos los tiempos” (Adrian Escandar/)

Fotos: Adrián Escandar

Seguí leyendo:

El Teatro Colón fue elegido como el más importante del mundo

25 fotos del Teatro Colón, la gran joya arquitectónica que deslumbra al mundo

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.