Noticias De Bariloche

Antecedentes, liderazgo y estilos de los cuatro entrenadores argentinos que dirigirán en el Mundial de básquet

Los cuatro entrenadores argentinos que estarán en el Mundial de básquet en China: Che García (Dominicana), Julio Lamas (japón) Sergio Hernández (Argentina) y Fernando Duró (Venezuela).
Los cuatro entrenadores argentinos que estarán en el Mundial de básquet en China: Che García (Dominicana), Julio Lamas (japón) Sergio Hernández (Argentina) y Fernando Duró (Venezuela).

Por Pablo Cormick

El Mundial de básquetbol, que ya está a la vuelta de la esquina -a pesar de los más de 18.000 kilómetros que separan a China de Argentina-, marcará un hecho histórico para este deporte en nuestro país. Por primera vez, la Copa del Mundo de la FIBA tendrá a cuatro entrenadores argentinos: Sergio Hernández en la selección nacional, Néstor García en República Dominicana, Fernando Duró en Venezuela y Julio Lamas en Japón.

Tres de ellos comparten un objetivo inicial: finalizar entre los dos mejores equipos de América para conseguir la clasificación a los Juegos Olímpicos. La dificultad radica en que uno de esos cupos lo obtendrá Estados Unidos, candidato principal a retener el título que ganó en las últimas dos ediciones. Argentina en el Grupo B (Rusia, Nigeria y Corea del Sur) y Venezuela en el A (Polonia, China y Costa de Marfil) parecen tener un camino más accesible que Dominicana en el G (Francia, Alemania y Jordania) para acceder a la segunda fase. Por su parte, Japón, que ya tiene el lugar garantizado en Tokio por su condición de organizador, tiene un grupo G (Estados Unidos, Turquía y República Checa) complicadísimo.

Este póker de directores técnicos tiene varios puntos en común. Son parte de una misma generación, ya que el más veterano, Duró, nació en 1960 y el más joven, García, en 1965. Ninguno de ellos fue jugador profesional. También comparten el honor de haber sido campeones de la Liga Nacional. García fue el primero en lograrlo, en 1994 con Peñarol de Mar del Plata. Duró también se consagró una vez: en 2006 con Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia. Lamas tiene cinco títulos nacionales con cuatro clubes diferentes: Boca (1997), Ben Hur de Rafaela (2005), Libertad de Sunchales (2008) y San Lorenzo (2016 y 2017). Mientras que Hernández es el máximo ganador en la historia de la Liga con seis conquistas repartidas en tres equipos: Estudiantes de Olavarría (2000 y 2001), Boca (2004) y Peñarol de Mar del Plata (2010, 2011 y 2012).

El Che García, hoy técnico de Dominicana, es el que en más países trabajó: Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, Arabia Saudita, México, Brasil y España. (Facundo Pechervsky)
El Che García, hoy técnico de Dominicana, es el que en más países trabajó: Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, Arabia Saudita, México, Brasil y España. (Facundo Pechervsky)

Y hay más puntos de contacto, pues los cuatro consiguieron ser campeones con el seleccionado argentino. Con Duró a cargo de un equipo alternativo, Argentina ganó el Campeonato Sudamericano en 2004, mientras los jugadores de mayor renombre se preparaban para los Juegos Olímpicos de Atenas. De ese plantel que levantó la copa en Campos dos Goytacazes, Carlos Delfino y Walter Herrmann se sumaron al equipo olímpico. A Lamas la gloria le llegó en su segundo ciclo, en el Preolímpico de 2011, cuando logró reunir a la mayoría de los exponentes de la mejor generación de la historia. García vivió una situación idéntica a la de Duró. Su rol como entrenador jefe en la selección Argentina fue exclusivamente para el Campeonato Sudamericano 2012, cuando fue campeón con un equipo sin las grandes figuras, quienes se entrenaban con el objetivo de participar de los Juegos Olímpicos de Londres. Y Hernández, el entrenador con mayor cantidad de partidos al frente de la selección (102), logró llevar a sus dirigidos a lo más alto del podio en los Juegos Panamericanos que aún están en disputa.

Sergio Hernández, actual entrenador de la Argentina, es el mayor ganador de torneos de la Liga: seis con tres equipos diferentes. (Télam)
Sergio Hernández, actual entrenador de la Argentina, es el mayor ganador de torneos de la Liga: seis con tres equipos diferentes. (Télam)

De los cuatro, Néstor García es el que más recorrió el mundo gracias al básquetbol. Trabajó en las ligas de Argentina, Puerto Rico, Uruguay, Venezuela, Arabia Saudita, México, Brasil y España. Además, República Dominicana es el cuarto seleccionado que dirige el Che, aunque el quinto en el que participa del cuerpo técnico. Su primera incursión en un equipo nacional fue en el Premundial 2001, cuando fue asistente de Julio Toro en Puerto Rico. Su debut como entrenador principal de una selección fue en 2003, al convertirse en el primer extranjero de la historia en dirigir a Uruguay. En Argentina fue asistente de Lamas en el Preolímpico 2011, con aquella mencionada incursión como coach principal en 2012. Y luego llegó el período más exitoso de su carrera. Al mando de Venezuela entre 2013 y 2017 logró los Sudamericanos 2014 y 2016 y el Preolímpico 2015, que le dio la clasificación a los Juegos Olímpicos 2016.
Néstor es un entrenador muy comunicativo con sus jugadores y busca crear un vínculo estrecho. Incluso lo ha conseguido con jugadores balcánicos, que tienen tendencia a ser cerrados. Esta forma de ser siempre le dio buenos resultados. Con Dominicana transita ese proceso y en los Juegos Panamericanos comenzaron a verse algunos indicios.

Fernando Duró, actual entrenador de Venezuela, es el que más distancia pone con los jugadores.
Fernando Duró, actual entrenador de Venezuela, es el que más distancia pone con los jugadores.

Para Fernando Duró será su cuarto Mundial, aunque el primero como entrenador principal. En los tres anteriores fue asistente: en 1994 de Guillermo Vecchio con Argentina y en los otros dos de Rubén Magnano (en 2002 con Argentina y en 2010 con Brasil). Es profesor de educación física y comenzó su carrera como entrenador en la rama femenina del Centro Galicia de Bs. As., donde ejerció su función desde 1979 hasta 1987, cuando le ofrecieron primero ser preparador físico y dirigir al equipo masculino en el Club 3 de febrero. Allí estuvo dos años hasta que dio el salto al básquetbol profesional. Desde entonces, fue el coach de nueve clubes en Argentina y dos en Venezuela. De los cuatro, Duró es el que pone más distancia con los jugadores a partir de tres premisas: conducción, disciplina y reglas claras e iguales para todos. Tácticamente, hace mucho hincapié en la defensa y en ataque les ofrece más libertades a los jugadores.

Al frente de la selección de Japón, Julio Lamas hizo debutar en una Copa del Mundo a Manu(FIBA)
Al frente de la selección de Japón, Julio Lamas hizo debutar en una Copa del Mundo a Manu(FIBA)

Julio Lamas dirigió a Argentina en dos Mundiales, 1998 y 2014. En el primero, le dio la oportunidad de debutar en una Copa del Mundo a un joven Manu Ginóbili. En el último, perdió ante el Brasil de Magnano en octavos de final. Para el torneo que comenzará el 31 de agosto, Lamas logró una clasificación histórica con el seleccionado japonés, que no accedía deportivamente a esta competencia desde 1998 (jugó en 2006 por ser organizador). Julio es un excelente gestor de grupo, que ejerce el liderazgo de manera empática. Busca convencer a sus dirigidos para que todos hagan lo que le conviene al equipo y aplica el sistema de juego que cree conveniente para los jugadores que tiene.
En el seleccionado asiático ha buscado adaptar su manera habitual de relacionarse con los jugadores a la cultura japonesa.

Sergio Hernández guió al seleccionado argentino a su noveno Mundial consecutivo. Y para él será el tercero que lo tenga como coach. Fue cuarto en 2006 y quinto en 2010. La presencia de Luis Scola ha marcado el rumbo de sus participaciones anteriores y también lo hará en China, con 39 años. Oveja es un líder carismático, con mucho diálogo con sus jugadores.

El básquetbol argentino escribió su página más gloriosa al ganar la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Tras el triunfo en la final contra Italia, previa victoria sobre Estados Unidos en semifinales, Fernando Duró fue uno de los que encendió un habano para celebrar la conquista en pleno estadio OAKA. El Cabezón era uno de los asistentes de Magnano y así lo vivió: “Ganar la medalla de oro en Atenas fue el momento más sublime en mi carrera deportiva, con el mejor equipo de la historia de nuestro baloncesto. No es comparable con nada de lo que he podido conseguir en forma personal. Los cuatro años que estuvimos con Rubén en la selección argentina fueron un aprendizaje único”.
Para los otros tres que conformarán el cuarteto de entrenadores argentinos en China, el mayor hito de la historia del básquetbol argentino fue un momento clave en sus vidas. Néstor García recuerda ese 28 de agosto de hace 15 años como si hubiera sido ayer: “Vi la final solo en mi departamento de Buenos Aires, gritando como un loco. Cuando ganamos la medalla dorada me largué a llorar porque ese triunfo era el futuro de nuestro deporte. Ellos nos abrieron las puertas del básquetbol internacional a todos. Además, marcó una nueva manera de jugar frente a las grandes potencias. Lloré mucho y empecé a recibir llamadas de gente del exterior que me felicitaba por ser un representante del básquetbol argentino. Increíble”.
Así lo vivió Lamas: “Estaba en mi casa de Rafaela. Durante todo el segundo tiempo no podía quedarme sentado porque me parecía que Argentina iba a ganar el oro olímpico. Tenía un cocktail de emociones: estaba alegre y sentía orgullo por el lugar que iba a ocupar el básquetbol a partir de ese momento. Revisaba mentalmente los años anteriores de la selección y me asombraba por el crecimiento y madurez alcanzados por el equipo para llegar a competir por lo máximo a nivel mundial”.
Hernández también lo rememora: “En esa época yo dirigía a Boca y, entonces, estaba solo en mi habitación. Terminé mirando el partido arrodillado en mi cama súper emocionado. No lo podía creer. Saltaba y festejaba como si tuviera con quién abrazarme. Lloré como un nene. Cuando éramos más jóvenes, nadie se hubiera imaginado ver a Argentina ganar el oro olímpico”.

Estos cuatro entrenadores se formaron y crecieron, en gran parte, gracias a la Liga Nacional. León Najnudel, el mayor impulsor de la principal competencia argentina, decía que un director técnico debe tener muchísimos conocimientos y además entender de básquetbol. ¿Qué es todo eso que debe saber un entrenador?

“Un entrenador va eligiendo su camino, pero a veces el camino te pone en lugares donde no querés estar. El ideal es tener siempre las mejores condiciones, pero como no siempre se puede, hay que estudiar mucho, prepararse en aspectos que no son del juego como el coaching y aprender a gestionar. Es fundamental obtener la mayor información posible y hacer buenos diagnósticos antes de asumir la dirección técnica de un equipo”, dice Duró.

Por su parte, García explica que “hoy en día cualquiera sabe de básquetbol, ya que todo está en internet, en todos lados. Todos entrenan bien y hacen buenos scouting. Pero hay que saber mucho de manejo de grupo, de relaciones humanas, de programación neurolingüística, que es la avanzada más importante si uno quiere hacer una carrera internacional, de big data. Hay que tener mucho conocimiento”.

Para Lamas: “Si no sabés de básquetbol no podés aspirar a ser coach de un equipo profesional. A partir de ahí, la capacidad de convencer a los jugadores tiene un valor importante, así como también la de comunicar lo que uno quiere hacer. Poder interpretar las emociones de quienes liderás, transformarles un pensamiento negativo en un positivo y guiarlos por el camino de la unión de equipo. También, en un deporte tan dinámico y que evoluciona permanentemente, es primordial poder adaptarse a los cambios y entender que la capacitación debe ser constante”.

Según Hernández, “León se refería, ni más ni menos, a lo que hoy es el coaching. El conocimiento es la base del liderazgo, pero después hay que saber gestionar ese conocimiento, tener las herramientas para poder trasladarlo y hacerlo llegar. Más allá de esto, todo es relaciones humanas y un entrenador, como todo buen líder, debe tener un comportamiento correcto en ese aspecto, saber que está tratando con personas, que además son jugadores, pero primero son personas. León veía que había mucho interés en saber cómo defender el pick and roll, pero poco en entender cómo llevar adelante un grupo humano”.

Amor por el juego, pasión y mucha capacidad. Rasgos en común que hermanan a los integrantes de este cuarteto de argentinos que, cada uno con su estilo, buscarán llegar lo más alto posible en China. Sí, allá en el lejano oriente.

Contactanos

Tu opinión y experiencia en el sitio es muy importante para nosotros. Aguardamos tus comentarios.