Inicio Últimas Noticias Acortar los plazos es el desafío para el nuevo presidente del TSJ

Acortar los plazos es el desafío para el nuevo presidente del TSJ

Publicidad

La oficina de Germán Busamia en el Tribunal Superior de Justicia tiene pocos objetos. Apenas dos portarretratos con fotos familiares. “Soy despojado”, comenta el vocal, que ingresó hace seis meses al poder Judicial, proveniente de la actividad privada, y el 19 de febrero asumirá como presidente del cuerpo.

En 1972 llegó de Córdoba capital a la provincia. Su padre, de origen sirio libanés, se desempeñó siempre como médico del sistema público de salud. Su madre, maestra, trabajó como empleada administrativa. Vivió su infancia y adolescencia en el barrio Alta Barda, por entonces una frontera inhóspita. Desde 2007 su lugar de residencia es el country Rincón Club de Campo, con vista al río Neuquén. Se afilió al MPN en 1995, dónde mantuvo un breve encuentro con otro descendiente sirio-libanés: Felipe Sapag. Asegura que su amistad con el gobernador que lo propuso en el cargo no lo condiciona a la hora de ejercer la función.

P- ¿Qué objetivos tiene como presidente?

R- Yo tengo una gran afinidad con lo que es gestión. Un eje fundamental es el servicio, que es ver el tema de los plazos de la gestión, cómo se trabaja, en qué tiempo se dan las respuestas. Otro tema es infraestructura, lo que es edificio y lo que es equipamiento informático. Yo creo que hay que revisar íntegro con qué criterio estamos asignando inmuebles, la relación entre inmuebles propios e inmuebles alquilados. Un tercer eje es el tema de personal: capacitación en si mismo. Hay que fortalecer en todas las temáticas nuevas que no se pueden desconocer

P- ¿Cuáles son?

R- Perspectiva de género, situaciones de violencia, acceso a la justicia, transparencia, personas con discapacidad, personas en vulnerabilidad en cualquier ámbito, niños, ancianos. Sacar cualquier tipo de barrera económica, geográfica, tecnológica

P- ¿Cuál es el principal problema que tiene el poder Judicial?

R- Lo que ha faltado y lo que falta es hacer un análisis profundo, serio y responsable de cuál es la planta funcional auténtica que necesita cada área del Poder Judicial.

P- ¿El principal problema es la distribución de personal?

R- Yo creo que sí. Tiene que ver con la ubicación del personal y con esto de explicarle al personal cuál es el rol que tiene que cumplir, para quién trabaja. Porque hoy la estructura ha bajado mucho, entonces el empleado que se sentía en vínculo directo con un prosecretario y que tenía al secretario sentando ahí y al juez en la otra puerta, no lo tiene. Es una estructura muy abierta. Yo creo tener de todos los fueros actualmente un diagnóstico más o menos claro, porque además voy a los fueros. Yo miro mucho estadística. Entonces voy y miro cuál es el ambiente de trabajo .

P- ¿Este año se va a poder avanzar con la reforma procesal civil?

R- Este año no sé si vamos a poder empezar a escribir el documento, que será el anteproyecto que el poder Judicial proponga a la Legislatura. Lo que tenemos como meta es que nos pongamos de acuerdo en qué es lo que buscamos, qué tipo de Código.

P- ¿Cómo llegó a afiliarse al MPN?

R- Acababa de ser electo gobernador Felipe Sapag. Como opción de trabajo un grupo de jóvenes recién regresados a Neuquén, recibidos, participamos de una reunión dirigida a los jóvenes. Fuimos a la seccional primera, se nos dijo cuáles eran los lineamientos sobre la provincia, qué espacio se le daba a los jóvenes. La verdad que nos entusiasmó. Después de la reunión se invitó a los que estaban ahí que no estaban afiliados a afiliarse. En ese mismo momento nos afiliamos los que estábamos ahí.

P- ¿Nunca participó de las campañas?

R- En absoluto. He participado en esas cenas que se han hecho de apoyo a determinadas candidaturas. Con unos vecinos fuimos a las de Omar Gutiérrez, en campaña. A una fuimos al club Pacífico, otra a la asociación Española, pero más que todo invitados por quienes participaban, más cuestiones de amistad con los que organizaban o estaban involucrados en eso. De hecho siempre las invitaciones nos la hacía Marcos Silva, por amistad de años o por vecindad. Y porque había afinidad con el gobernador.

P- ¿Y eso lo condiciona?

R- No, no la verdad que yo el ejercicio del trabajo lo hago sin estar mirando tanto ni la amistad, ni la familiaridad, ni los compromisos.

P- ¿Qué hace que un abogado que tiene un estudio prestigioso opte por la actividad pública?

R- La verdad que en el ejercicio particular de la función creí haber llegado a donde podía llegar en el mercado en el que me manejaba. Creí que parte de las cosas que había advertido, señalado y criticado desde la profesión, en mi función en el Colegio de Abogados, también me generaba la posibilidad de abordar la cuestión judicial desde otro lado, desde adentro, con el compromiso que eso genera.

P- ¿No hay una ambición de poder?

R- (Hace silencio y suspira) Es innegable que ocupar un cargo de un organismo colegiado, que es cabeza de poder lleva una cuota de poder, compartida. No es fácil administrar poder en un cuerpo colegiado con cinco personalidades muy fuertes, con cinco visiones muy claras. No tomé la decisión de venir al Tribunal para sentir que ejerzo poder.

P- ¿El aborto debe ser legal?

R- Si la sociedad argentina está madura y cree que es el momento para sancionarlo, yo lo voy a acatar porque soy juez de la Constitución. En lo personal, en lo familiar, no estoy de acuerdo, pero no voy a luchar en contra.

Leer mas

Publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here