Home Entretenimiento ¿Volveremos algún día al nivel del verano de 1987?

¿Volveremos algún día al nivel del verano de 1987?

COMPARTIR
Arma letal

Arma letal

Si hablamos de éxitos de aquel verano, no podemos olvidarnos de esta mezcla de acción y comedia protagonizada por Mel Gibson y Danny Glover. Aquella primera entrega dio inicio a toda una exitosa saga que explotó las diferencias y similitudes entre dos policías condenados a entenderse.

Atracción fatal

El thriller erótico que unos años más tarde pondría de moda Paul Verhoeven con 'Instinto básico' (1992), ya daba señales de vida con esta película de Adrian Lyne. En ella, la infidelidad que perpetra Michael Douglas le rebota en la cara cuando se da cuenta de que su amante, interpretada por Glenn Close, es una auténtica psicópata. Fue todo un éxito de taquilla y consiguió hasta seis nominaciones a los Oscars de aquel año.

No puedes comprar mi amor

Esta comedia romántica adolescente con una jovencísimo Patrick Dempsey fue una de las favoritas de una generación. El enredo de la historia residía en la popularidad, ese ansiado deseo de todo adolescente norteamericano de película, y en cómo Dempsey se da cuenta de que ser popular no le dará lo que más quiere. Porque ni la popularidad ni el dinero pueden comprar lo que más importa. Además, nos dejó una imagen icónica (el paseo final a lomos de un cortacésped) que se ha homenajeado en películas como 'Rumores y mentiras' (2010).

La chaqueta metálica

Uno de los clásicos más aplaudidos de Stanley Kubrick y uno de los más escalofriantes alegatos contra la guerra. Este film también vio la luz en el verano de 1987, y su dureza y excentricidad no pasaron desapercibidas. Su guión fue nominado a un Oscar, y los gritos de su sargento Hartman aún resuenan en nuestras cabezas.

Depredador

Arnold Schwarzenegger sacó en esta película toda la hombría que tenía dentro y se enfrentó a una de las especies alienígenas más terroríficas de la historia del cine. Esta violenta película de acción fue un exitazo de taquilla, dio inicio a una saga que aún está viva hoy en día y, ante todo, confirmó lo machote que es Arnold.

Dirty Dancing

Aunque su impacto en la taquilla de aquel verano no fue significativo (como véis, tenía una competencia abrumadora), esta película protagonizada por Jennifer Grey y Patrick Swayze se fue ganando con los años los corazones de todo el mundo. Su éxito fue in crescendo, hasta ser hoy una de las películas románticas más rebeldes y rompedoras de todos los tiempos.

Robocop

Paul Verhoeven se llevó el premio a Mejor Director en el Festival de Sitges de aquel año por esta fabulosa película de acción, convertida a estas alturas en un icono de los ochenta. De ambientación futurista, cuenta la historia de un policía que, tras ser asesinado, vuelve a la vida en un proyecto sin precedentes: mitad hombre, mitad máquina.

Jóvenes ocultos

Todo un clásico del subgénero de vampiros adolescentes, que deja a la saga 'Crepúsculo' a la altura del betún. Y eso que tampoco fue un gran éxito de crítica. Aunque, ¿cuándo ha sido eso un impedimento para que una película se convierta en un clásico de culto? Eso es lo que ocurrió con esta cinta de Joel Schumacher, que cuenta en su reparto con caras conocidas de la época como Kiefer Sutherland o Corey Feldman.

007: Alta tensión

Quizás sea Sean Connery el 007 más recordado, pero es innegable que Timothy Dalton supuso una renovación del personaje en plenos años 80. Era un actor consagrado, de alto nivel interpretativo, y dio al espía británico un realismo y profundidad como nunca habíamos visto antes. Además, la película fue un éxito de taquilla, y Dalton volvió a repetir por segunda (y última) vez en 'Licencia para matar' un par de años después.

El chip prodigioso

El Joe Dante que nos trajo 'Aullidos' (1981) y 'Gremlins' (1984) se presentó en el verano de 1987 con esta película de ciencia ficción que exhibió unos efectos especiales apabullantes, que merecieron incluso el Oscar en dicha categoría. A causa de un experimento de miniaturización interrumpido por un robo inesperado, el piloto interpretado por Dennis Quaid acaba dentro del cuerpo de un hombre de lo más peculiar.

No hay salida

Este thriller protagonizado por Kevin Costner fue muy aplaudido en su momento, gracias a unos mecanismos de suspense basados en una trama de crímenes pasionales en el seno mismo del gobierno norteamericano. Una película notable que cuenta con un Gene Hackman siempre solvente y una tensión que dejó sin respiración a más de un espectador en los ochenta.

La Bamba

Fue nominada a Mejor Película en la categoría 'drama' en los Globos de Oro de aquel año, y sin embargo fue la última producción cinematográfica que firmó su director, Luis Valdez. 'La bamba' es el biopic del cantante mexicano Ritchie Valens, que con tan sólo 17 años se hizo un nombre en la industria de la música.

Aventuras en la gran ciudad

Un clásico ochentero para toda la familia firmado por Chris Columbus, guionista de grandes films de la década como 'Gremlins' (1984) o 'Los Goonies' (1985). Este fue su salto a la dirección, y su estilo spielbergiano se hizo notar. Aunque no es una de las más recordadas, y posiblemente no una de las mejores del género, hizo pasar un buen rato a los espectadores que se acercaron a verla en el verano de 1987.

Superdetective en Hollywood II

El retorno del extravagante detective Axel Foley tras el éxito de su primera aventura se vivió (también) en el verano de 1987, en los buenos tiempos de Eddie Murphy. Dirigida por Tony Scott, esta nueva aventura vuelve a explotar la combinación entre acción y comedia, en una investigación por las calles de Los Angeles que no estará exenta de peligros.

Una pandilla alucinante

Si nos alejamos de los taquillazos y buscamos un poco el frikismo, nos encontramos con esta divertida película de Fred Dekker. En ella, un grupo de personajes extraños perturban la tranquilidad de un pueblo en su búsqueda de un amuleto que decantará la balanza en la batalla entre el bien y el mal.

Leer mas

¿Qué opinas de esta nota?

comentarios | Deja tu opinión acá abajo