Inicio Economía Una agenda anticonflictos: pro inversión y sin paraísos

Una agenda anticonflictos: pro inversión y sin paraísos

Compartir
Publicidad

La Argentina asumió la presidencia del G20 con una propuesta de temas relevantes aunque dejando atrás los ejes más conflictivos, como la generación de crecimiento y la búsqueda de acuerdos comerciales. Y aunque el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, aseguró que se buscará limitar el proteccionismo, los especialistas dudan sobre cuánto le podrá torcer el brazo a Donald Trump.

En cuanto a la agenda de inversiones, las posiciones están divididas entre quienes creen que la presidencia es una oportunidad inmejorable para generar acuerdos y quienes estiman que es un punto ajeno.

El nivel de endeudamiento de los países y el intercambio de información sobre cuentas en los paraísos fiscales son dos factores que no fueron mencionados por el Presidente en presentación de la agenda y que despertaron críticas locales y del exterior. Las últimas advertencias sobre el nivel de deuda de los países desarrollados llegaron incluso desde el FMI, que también reclamó una agenda que promueva el crecimiento y el empleo.

“La elusión, las guaridas fiscales, estaban dentro del debate del G20 en los últimos años y no hay mención”, señaló la ex sherpa argentina y ex embajadora en Washington, Cecilia Nahón. Ayer Perfil publicó la carta que el ex premier británico Gordon Brown le envió a Macri pidiendo que incluya a los paraísos fiscales –tras las revelaciones de Panamá Papers y Paradise Papers– en la agenda del G20. “El rol de los paraísos fiscales fue analizado en el encuentro de G20 en Londres, en 2009, y en otras reuniones posteriores”, recordó Brown. El pedido concreto es “poner un límite a las jurisdicciones que no cumplen con la ley”.

Para el director de la consultora DNI, de negocios internacionales, Marcelo Elizondo, la presidencia argentina del G20 tiene relevancia estratégica y puede contribuir a “mejorar las relaciones económicas internacionales” si se cumple la mayor llegada de inversión extranjera directa y el acceso a mercados para exportaciones argentinas. Nahón, en cambio, consideró que “no hay correlación entre tener la presidencia del G20 y una lluvia de inversiones. Es vender pescado podrido”.

El G20 “emitió en 2016 el 55% de toda la inversión extranjera directa (IED) emitida en el mundo”, detalla Elizondo. Si Argentina logra aprovechar los vínculos dentro del grupo “generando acuerdos, absteniendo instrumentos políticos y normativos internacionales apropiados, accediendo a negociaciones públicas o a ámbitos de favorecimiento para decisiones privadas, puede ser una herramienta de ayuda la recepción de IED”, sostuvo el ex titular de la Fundación Exportar. El G20 ya es el gran inversor de la Argentina. “El 80% del stock de inversión proviene de países del grupo”.

Comercio. El primer desafío será la ministerial de la OMC que comienza el próximo domingo. “La agenda internacional se encuentra ante discusiones no pensadas hace algunos pocos años, con las dificultades para la continuación de la propagación de los acuerdos de integración económica internacional”, remarca Elizondo.

En ese punto, coincide con Nahón: “el Gobierno se ilusionó con un G20 que celebrara el libre comercio y la globalización pero llega muy devaluado, debilitado y con cuestionamientos al libre mercado de los dos lados del Atlántico Norte”.

×



Una agenda anticonflictos: pro inversión y sin paraísos

Leer mas

Publicidad

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here