Inicio Turismo Un paseo por la cuna de la pasta italiana

Un paseo por la cuna de la pasta italiana

Compartir
Publicidad

Debido a sus numerosas creaciones culinarias, la región de Emilia-Romaña es conocida como “el estómago de Italia”. En Bolonia, la capital, se inventaron la mortadella y los tortellini.

En esta ciudad cocineras voluntarias procuran que la elaboración tradicional de la pasta no se pierda y, mediante cursos de cocina, transmiten sus conocimientos a los turistas.

La masa se balancea peligrosamente sobre el borde de la mesa. Un centímetro más y cae al suelo. Con el rodillo, la cocinera extiende aún más la masa base, sfoglia en italiano, sin rebasar el borde de la mesa. Elaborar pasta en casa no es fácil, al menos no en Bolonia. “¡Extiéndela más y más, rápido, rápido!”, grita Luisa Mambelli al grupo de alumnos que manipula el matterello (rodillo). La masa no debe secarse. “No importa. La próxima vez va a ser más rápido”, se consuela.

“Todo puede influir en la consistencia de la masa: la luz, la humedad ambiental, la cantidad de personas en el lugar”, explica Luisa, quien varias veces al mes recibe en su casa a personas totalmente desconocidas para enseñarles el arte de hacer pasta a la boloñesa.

Luisa no es una cocinera profesional sino una simple ama de casa o cesarine, tal como se llamaba antes cariñosamente a las dueñas de la cocina en alusión al emperador Julio César. Por esta razón, la asociación a la que pertenece Luisa desde hace diez años y que organiza los cursos de cocina de platos tradicionales se llama Le Cesarine.


Fuente: Río Negro | Turismo

Publicidad