Inicio Economía Salarios: 17% más cláusula gatillo

Salarios: 17% más cláusula gatillo

Compartir
Publicidad

Mientras la agenda pública se ocupa de las reformas impositiva, previsional y laboral, hay una discusión que ya comienza a darse puertas adentro del gobierno nacional, y que sin duda sumará nuevos capítulos. Se trata de la pauta salarial para el año 2018.

17% más una cláusula gatillo, sería el techo del gobierno para la negociación con los sindicatos estatales. Pero es además el tope que el gobierno espera que la mayoría de los sectores privados adopte para los incrementos salariales del año que viene.

La discusión política que se avecina no será sencilla, y ocupará el centro de la escena durante el verano. El punto es especialmente sensible para el sector docente, que desde hace dos años reclama la paritaria nacional establecida por ley, la cual pone el piso salarial desde el que cada gobernador puede negociar en su provincia, y donde las realidades son muy dispares.

La primera propuesta del gobierno sería un incremento del 10%, lo que con seguridad será rechazado. El objetivo oficial es iniciar desde ese piso para negociar un aumento no mayor al 17%.

El telón de fondo es el principal objetivo de política económica que el gobierno se ha trazado desde el inicio de su gestión: bajar la inflación. La meta trazada por el Banco Central (BCRA) para el año que culmina era una inflación del 17%. Claramente no se logró, dado que el nivel general de precios será del 24% al final de 2017, un 7% sobre el objetivo.

Para 2018, la meta del BCRA es de entre el 8% y el 12%, por ello el titular de la entidad monetaria, Federico Sturzenegger, insiste públicamente en que la meta del año que viene es 10%, el punto medio de la banda establecida. Ese será el argumento inicial a la hora de sentarse con el sector sindical a la mesa de negociación.

Saben sin embargo en el gobierno, que recibirán como respuesta el dato acerca del fracaso respecto a la meta de 2017. Es por tal motivo, que manejan la posibilidad de ‘estirarse’ un 7%, exactamente la cuantía del ‘error de cálculo’ de este año. A ello sumarían la cláusula gatillo, que permite asegurar el poder adquisitivo del salario si la inflación 2018 resulta mayor a la esperada.


Fuente: Río Negro | Economía

Publicidad