Inicio Últimas Noticias Opinión: “Se viene una noche de grandes emociones” por Juan Cuccarese

Opinión: “Se viene una noche de grandes emociones” por Juan Cuccarese

Compartir
Publicidad

Si hace cuatro o cinco fechas imaginábamos el contexto de este encuentro, seguramente nos hacíamos otra idea. Estadio semivacío, poco interés y dos equipos luchando por asegurar la permanencia. Y esto hubiera sido correcto desde la lógica, por el presupuesto de los equipos y por el momento que atravesaban ambos.

Sin embargo, la (falta de) lógica en el fútbol nos vuelve a regalar un espectáculo. Deportivo Roca recibirá a Independiente de Neuquén con la clasificación en juego, y promete ser “el” partido del certamen. Lejos de pensar en la parte baja de la tabla, los dos arriban con chances y en medio de una levantada futbolística. Las obligaciones, está claro, serán para el Naranja. Por la localía, por el peso específico del plantel y porque es el único que depende de si mismo. Aún así el Rojo no puede darse el lujo de salir a esperar. La fórmula es tan simple como decir que si los neuquinos no ganan, quedan eliminados.

Deportivo Roca llega entero desde lo anímico, y mucho tiene que ver el quiebre que se produjo tras la victoria 3-1 ante Cipolletti. En su mejor partido como local, el Naranja demostró que estaba para mucho más y se convenció que la pelea estaría arriba. Después de eso, fue otro equipo: si bien cayó con Sansinena, ganó dos partidos al hilo y en ambos mereció. Y he allí una diferencia con el Roca pre-clásico, que en varias oportunidades había merecido más de lo que terminaba ligando.

Independiente también viene de racha. No pierde hace cinco encuentros, y de todos estos ganó 3 cruces, uno como visitante ante Rivadavia. En este caso, el Rojo tuvo la resiliencia para superar una seguidilla de tres derrotas seguidas de un empate y otra caída, algo que podría haber hundido a cualquier plantel. La ausencia de Berra significará un duro revés, pero el equipo de Trotta demostró que está preparado para cualquier escenario.

No hay un favorito demasiado claro. Con un nivel parejo, un nombre por nombre parecido y un presente en remontada, los dos tendrán el mismo objetivo. Cosas del fútbol, el cruce que asomaba como clave para la permanencia termina siendo juez de un cupo en la próxima instancia. Lo sabe el Naranja, que puede llegar a dejar afuera a sus dos máximos rivales en la categoría; y lo sabe el Rojo, que demostró que también puede dar pelea. Por lo pronto, una cosa es segura: será una noche de grandes emociones y de mucho fútbol.


Fuente: Río Negro | Últimas Noticias

Publicidad