Home Sociedad El viento derribó la obra de un jardín de infantes en la...

    El viento derribó la obra de un jardín de infantes en la capital neuquina

    COMPARTIR

    El fuerte temporal de viento del sábado afectó casi la mitad de la construcción del nuevo jardín de infantes que se erige en Colonia Nueva Esperanza. Se trata de una obra no tradicional, similar a la construcción “en seco”, que resulta más rápida de levantar y prescinde de ladrillos. Un vecino del barrio opinó que este tipo de construcción no es el adecuado porque en el sitio no hay reparo.

    “Ya estaba hecha todo la estructura. El viento tiró parte del frente y del techo que estaban montando. La estructura quedo caída y retorcida. Llamó la atención porque casi el 50% de la obra quedó tirada”, afirmó Alejandro, un vecino que reside a 500 metros del área donde se levanta la construcción.

    El hombre destacó que “por suerte no había operarios” y comentó que el viento fue particularmente intenso entre las 16 y las 22 del sábado.

    En el predio se construye una escuela primaria y un jardín de infantes. El gobernador Omar Gutiérrez estuvo allí hace pocos días para colocar la piedra fundamental. Ambos establecimientos demandarán una inversión de casi 50 millones de pesos.

    La obra afectada por el viento está a cargo de una UTE integrada por Bahía Blanca Viviendas SRL y Escarabajal Ingeniería SRL y tiene un plazo de ejecución de seis meses.

    La iniciativa está incluida en el Plan Tres Mil Jardines del Ministerio de Educación de la Nación, que prometió 30 de ellos para la provincia. En las ciudades más grandes, serán de alrededor de 900 metros cuadrados cubiertos, mientras que en las localidades más pequeñas tendrán alrededor de 425 metros cuadrados.

    El de Colonia Nueva Esperanza es uno de los siete adjudicados a Neuquén capital. Desde ayer podía verse cómo, producto del viento, una gran cantidad de chapas se torcieron y cayeron.

    Alejandro manifestó que el tipo de construcción que se emplea para el jardín de infantes no es adecuado para el lugar. “Acá tendrían que haber empezado con material o con ladrillo. Estas obras prefabricadas son muy frágiles para este lugar por el viento. Acá la meseta no tiene reparo y el viento pega fuertísimo. Y si a eso le sumás la ola de inseguridad que hay en el barrio, no va a durar mucho”, dijo.

    Alejandro relató que, producto del temporal, algunas viviendas precarias sufrieron voladuras de techo en Colonia Nueva Esperanza.


    Fuente: Sociedad – Rio Negro

    ¿Qué opinas de esta nota?

    comentarios | Deja tu opinión acá abajo