Home Bariloche y La Región Archivan la denuncia contra jueces por el caso Fillol

    Archivan la denuncia contra jueces por el caso Fillol

    COMPARTIR

    El 22 de febrero de 2015, Marcela Fillol murió en el hospital Ramón Carrillo de esta ciudad tras luchar varios años contra una enfermedad terminal. También finalizó una feroz pelea judicial con su ex, Eduardo de Marcos, por la tenencia de la hija que había nacido años atrás durante una relación de pareja.

    Fillol murió sin poder ver por última vez a su hija, porque De Marcos incumplió la resolución de la jueza de Familia Marcela Pájaro, que había ordenado -bajo ciertas condiciones- la revinculación materna con la niña. La nena estaba con su padre en Buenos Aires porque De Marcos tenía su tenencia tras un fallo de la otra jueza de Familia que hay en esta ciudad, Marcela Trillini.

    De Marcos tenía la guarda cautelar provisoria porque Fillol no había acatado las resoluciones judiciales que había dispuesto Trillini. La madre tenía la guarda de la niña, pero la perdió después de se la llevara sin autorización judicial a Ecuador. Fillol alegó que lo hizo para protegerla.

    La batalla judicial que protagonizaron los padres trascendió Bariloche y tuvo repercusión nacional. Algunos contaron la versión de la madre, otros medios relataron los padecimientos del padre. La niña quedó en el medio de la batalla judicial.

    Tras la muerte de Fillol, su madre y abuela de la pequeña, presentó una denuncia contra varios jueces y juezas de Familia, defensores y defensoras de menores y hasta secretarios de organismos judiciales. También denunció a jueces del Superior Tribunal de Justicia.

    “Mi nieta no se pudo despedir de su madre y sólo pudo llorarla sobre el cadáver”, afirmó Marisú Terza, madre de Fillol, y responsabilizó al padre de la niña y a “todo el sistema judicial”. Denunció las “demoras” en hacer cumplir una orden judicial y “numerosas irregularidades”.

    La denuncia con la solicitud de investigación entró el 8 de abril de 2015 en el Consejo de la Magistratura. Pero avanzó con el freno de mano puesto. Dos años y dos meses después, el Consejo “chico” resolvió desestimar la denuncia y archivarla.

    El juez de la Cámara de Apelaciones en lo Civil de Bariloche Carlos Cuellar, hizo la investigación preliminar a pedido del Consejo de la Magistratura. Cuellar había presentado el 7 de febrero pasado el informe, pero hubo que esperar hasta el 29 de junio para tratarlo, cuando el Consejo se reunió por primera vez en el año.

    En ese encuentro, los consejeros evaluaron el dictamen de Cuellar, que propuso desestimar la denuncia “sin más trámite el archivo de las actuaciones”.

    La Procuradora del Poder Judicial, Silvia Baquero Lazcano, coincidió con enviar al archivo el expediente.

    El abogado y consejero Sebastián Feudal planteó que no compartía las críticas que Cuellar volcó en su informe sobre el comportamiento de los padres de la nena. “No estamos para juzgado a los padres sino a los funcionarios y jueces”, recordó.

    El legislador por el FpV Alejandro Ramos Mejía adhirió al planteo de Feudal. Señaló que hay personas que recurren al Consejo de la Magistratura a buscar una respuesta disciplinaria y no para ser juzgados.

    “Luego de haber estudiado minuciosamente todo lo actuado a lo largo de un cúmulo exasperante de causas judiciales, pocas veces visto aún en una materia tan especial como es el derecho de familiar y de menores, y en un foro endémicamente litigioso como Bariloche, que bien pudieron haberse evitado si los padres hubiesen estado a la altura de las circunstancias”, concluyó Cuellar.

    “En cualquier caso, no se visualiza -reitero- ningún supuesto disvalioso en el desempeño de los jueces y defensores que actuaron en decurso de toda esta historia judicial”, afirmó.

    Antes de archivar la denuncia de la madre de Fillol, los consejeros explicaron: “Que quede claro que esto no significa desalentar a la gente a presentar denuncias”.

    Leer mas

    ¿Qué opinas de esta nota?

    comentarios | Deja tu opinión acá abajo