Home Entretenimiento 10 datos sorprendentes sobre cómo se ruedan las escenas de sexo en...

10 datos sorprendentes sobre cómo se ruedan las escenas de sexo en Hollywood

COMPARTIR
Escenas coreografiadas al milímetro

Escenas coreografiadas al milímetro

Que todo está cuidadosamente preparado ya lo sabíamos. Lo curioso es que, para coordinar todos esos movimiento, es habitual que los directores recurran a coreógrafos de baile profesionales. No olvidemos que las escenas de sexo en el cine tienen que parecer algo maravillosamente armónico, cuando en la realidad todos somos un auténtico desastre. Que todo esté tan bien medido permite, también, dar una seguridad a los actores, que aprenden la coreografía que les marcan los bailarines.

Foto: 'Virgen a los 40' (Judd Apatow, 2005).

¡Vivan los dobles de cuerpo!

Sí, existen los dobles de cuerpo, y no sólo por si algún actor o actriz quiere esconder sus vergüenzas (que también), sino también por la duración de los rodajes. Imaginaos horas y horas en pelota picada al lado de tu compañero de rodaje… Una incómoda pérdida de tiempo para gentes atareadas.

Foto: 'Soñadores' (Bernardo Bertolucci, 2003).

Sí, las erecciones existen

Todos somos humanos. A veces no podemos evitar excitarnos, pero los hombres tienen un hándicap: que se les nota. Algún actor ha declarado que se avisa y se disculpa antes de tiempo, para evitar controversia y que, si finalmente no ocurre, su compañera no se sienta de alguna forma 'rechazada'. Parece que no, pero estos procesos son difíciles y, pese a ser trabajo, conllevan inevitables situaciones de ego, incomodidad y autoestima.

Foto: 'Y de repente tú' (Judd Apatow, 2015).

Pelo púbico falso

Todo en las películas tiene que ser perfecto. Todo está cuidadosamente estudiado: desde las posturas, hasta la ropa, pasando por… ¡El pelo púbico! En efecto, en muchas ocasiones se utiliza pelo falso por diferentes razones. Quizá vaya con el guión, quizá sea una manera más de esconder los genitales.

Foto: 'Eyes Wide Shut' (Stanley Kubrick, 1999).

¿Sudamos?

Quién más quién menos, en verano o en invierno, ha sudado practicando sexo. Pero, cuando finges practicarlo, ¿sudas de igual forma? Parece una tontería, pero la gran pantalla revela todas las falsedades con la rapidez de un rayo. Por eso, es habitual en las escenas de sexo hacer que los actores luzcan sudados sin estarlo realmente. La vaselina o el aceite de bebé, según reconocen los profesionales de la industria, son algunos de los productos que se usan.

Foto: 'Titanic' (James Cameron, 1997).

Hay que taparse los genitales

Todo sea dicho: muchos actores y actrices se encuentran cómodos en su desnudez y no necesitan tapar demasiado. Otros, en cambio, utilizan una serie de utensilios de lo más variopintos, tales como el conocido calcetín-pene para los hombres o el parche-aterrizaje para las mujeres.

Foto: 'Fuego en el cuerpo' (Lawrence Kasdan, 1981).

Si tienes la regla, te aguantas

El mundo no para por nadie. Tampoco los rodajes de Hollywood. Hay unos planes de producción que cumplir, y la menstruación no es una excusa para retrasar la escena sexual. El parche que suelen ponerse las mujeres para taparse puede quitarse y ponerse para que puedan cambiarse, pero al ser un adhesivo… No es nada agradable.

Foto: 'La vida de Adèle' (Abdellatif Kechiche, 2013).

Toneladas de maquillaje

No sólo hay profesionales que se encargan de que los actores parezcan sudados, sino que también se les aplica bastante, bastante maquillaje. Algunos actores han llegado a declarar que es como "una segunda piel". Este suele aplicarse con un spray, que hace la tarea mucho más sencilla.

Foto: 'Sin compromiso' (Ivan Reitman, 2011).

La importancia de los juguetes

Lo cierto es que no los vemos mucho en el cine, pero están ahí: son los juguetes eróticos. Es una decisión muy complicada, y hay departamentos enteros encargados de decidir qué tipo de 'sex toy' es más adecuado para una película o para su audiencia. Se estudian cientos de opciones antes de decidirse por uno.

Foto: 'Cincuenta sombras de Grey' (Sam Taylor-Wood, 2015).

Y al final… la batamanta

Bueno, no tiene por qué ser una batamanta: con un albornoz es más que suficiente. Hay que aclarar que, tras la escena, los actores y actrices no andan desnudos por el set, como Dios los trajo al mundo. Sus asistentes, o alguien del equipo, en seguida les proporciona algo para que se tapen.

Foto: 'El diario de Noa' (Nick Cassavetes, 2004).

Leer mas

¿Qué opinas de esta nota?

comentarios | Deja tu opinión acá abajo